Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

miércoles, 10 de octubre de 2018

Lacónicamente

Le miró con intensidad, pudiendo verse a sí misma sumergiéndose en aquellos ojos azules como el océano. Estaban sentados uno en cada silla pero más cerca que nunca. Estaban hablando de todo y de nada, pero sabía que entre líneas había mucho más, mucho más que sólo palabras triviales. Entonces confesó: 

- Me gustaría tomar un café contigo. 

Pasaron algunos segundos que parecieron eternos hasta que ella atisbó a afirmar: 

- Un... café... 
- Sí. Me gustaría... mucho - sonrió mientras mantenía los ojos fijos en ella.

Sintió que se le cortaba la respiración, pues aquella propuesta, inocente en principio, significaba mucho más que sólo uno café. Significaban horas hablando sin parar entre risas y sonrisas cómplices, minimizando aquella distancia insalvable que los mantenía en una indiferencia aparente, acariciándose sin querer queriendo, y por qué no, quemando aquella tensión con besos en el cuello y mordiscos en el alma. 

Y en realidad se moría de ganas, se moría de ganas por intercambiar mucho más que palabras entre los descansos de clase y clase, pero manteniendo su corazón bajo aquella coraza de espinas que le impedía lanzarse a la piscina tan rápido como le pedía su cuerpo, respondió: 

- Claro, algún día quizá. 


jueves, 4 de octubre de 2018

Un año más fuerte

Observo, mientras camino, cómo la ciudad comienza a teñirse de colores cálidos. Las hojas rojas, naranjas y amarillas crujen bajo mis pies. Una sonrisa cruza mi rostro al descubrir a una pareja de adolescentes enamorados coleccionar instantes tras una cámara de fotos. El tiempo se detiene mientras juegan a perseguir sus labios entre besos y caricias. Desvío la mirada, pues entiendo que este instante es sólo para ellos dos. 

Desde hace algunos años, el otoño había sido para mi una estación más, sin embargo, desde que me he permitido romper con viejos lastres para darme alas, siento que vuelvo a hallar la inspiración en cada canción, la magia en cada pequeño matiz, en cada fotografía, en cada mirada valiente y fugaz, en cada gesto y en cada corazón latiendo lleno de vida. 

Hoy, que sumo un año más a esta travesía vital, manifiesto la intención de cuidar bien a mis musas, que han regresado sanas y salvas, para que sigan acompañándome en esta etapa llena de nuevos retos y aventuras. 

jueves, 27 de septiembre de 2018

Converger

Por casualidad o destino se adentró en aquella lejana y exótica isla de Nunca Jamás. En un primer momento dudó, pues creía corresponder a un mundo completamente diferente y, quizá aquellos niños muertos de miedo ante su propia realidad, nunca abrirían sus puertas para dejarle entrar. Dudó si sería capaz de tenderles una mano amiga a la que aferrarse, pues estaba reencontrándose con todos y cada uno de los monstruos que había ido arrastrando a lo largo de su vida, y que en algún momento tanto le habían atado de pies y manos.

Sin embargo, lejos de tropezar con las piezas de aquel puzzle de experiencias pasadas y presentes ancladas en la desolación, encajó en aquel rompecabezas como si nunca hubiese pertenecido a otro lugar. Lejos de darse de bruces con aquellos muros de contención, atravesó aquellas corazas de acero y hielo, alcanzando aquellos corazones que anhelaban el cálido contacto de una caricia sincera. 

Y entonces descubrió que ella era parte de esa isla y que, al tenderles la mano, se la estaba tendiendo a ella misma, que al escucharles, se estaba escuchando, que al respetarles, se estaba respetando, que al sentirles, se estaba sintiendo, que al quererles, se estaba queriendo. 

Y fue entonces cuando se dio cuenta de que ella era una niña perdida más, dándose la oportunidad de su vida. 

lunes, 27 de agosto de 2018

Another places

Hace una semana estaba a más de 1300 kilómetros de aquí, redescubriendo una ciudad llena de ruido, música y luz. Me vi mirando con curiosidad a todos los desconocidos con los que me cruzaba, tratando de imaginarme su día a día. Me vi caminando serena por cada rincón, contagiándome de aquella energía invisible que me hacía sonreír y soñar con esbozos de un futuro lleno de ciudades secretas y paisajes a los que acudir cuando necesite encontrarme. Cámara en mano, paseé por sus calles y avenidas, inmortalizando cada pequeño detalle: edificios clásicos, avenidas, parques, flora, fauna y humanidad. 

Me prometí volver, quizá la próxima vez con el fin de perderme. 

sábado, 14 de julio de 2018

Declaración de intenciones

Me he pasado más de media vida sintiendo miedo, evitando situaciones y personas, escudándome tras una coraza de aparente indiferencia, pensando que así prevenía catástrofes mayores, aunque sintiendo igualmente la angustia de la cual trataba de escabullirme. 

He pasado demasiados años sintiendo que la ansiedad me desbordaba y me consumía, transformándome sin ni siquiera darme cuenta, sin ni siquiera poder evitarlo. Llegándome a convencer de que esa persona que veía reflejada en el espejo, con la mirada perdida, los músculos agarrotados, el negativismo y la desidia como segunda piel y la frialdad tras la que arropaba mi oxidado corazón, era yo. 

Y sí, pasé demasiado tiempo caminando al borde del precipicio, deseando caer, perderme para siempre en ese callejón sin salida. Y puede que realmente lo hiciera, pero no duró mucho. Cuando llegas al fondo sólo puedes rebotar, o eso es lo que me dije. Y menos mal. 

Me he pasado más de media vida muerta de miedo. Pero ahora... ahora me quiero viva de osadía. 

miércoles, 23 de mayo de 2018

Ganas

Sentía el deseo ardiendo bajo su piel. Sentía la sed de sus besos agrietándole los labios. Sentía el ansia de volver entre sus abrazos devorándole desde el interior. Sentía el cosquilleo en el estómago, la sonrisa desprevenida, la mirada perdida en recuerdos, echando de menos aquello que nunca ha tenido, como un juego descabellado de la vida, como un castigo cruel del destino: condenado a alimentarse tan sólo de anhelos y distancia.

miércoles, 18 de abril de 2018

Circe


Necesitaba bailar, gritar, drogarse, leer bajo el sol, sentir la brisa en su piel, sonreír, besar y que le besen, abrazar y que le abracen, dejar de sentir miedo, abrirse en canal, ponerse vestidos de colores, susurrar, erizar miradas, tener ganas, que le tengan ganas, correr, correrse, explotar, desgarrarse, vibrar, saberse valiente, dulce, guerrera, radiante, sensual, atrevida y llena de vida. 

domingo, 1 de abril de 2018

Back to black

Había vuelto. De pronto, todos los recuerdos de aquella taberna volvieron a mi mente: las conversaciones con desconocidos, el humo, el silencio, el ruido, la música, la voz ronca del camarero, el deseo cómplice mezclado con alcohol y sonrisas, las madrugadas de versos y caricias...

Vacilé unos instantes, todo se antojaba extraño de repente. Habían pasado más de tres años desde entonces. Literalmente había huido de la ciudad, había escapado de aquel lugar que era como mi segunda casa y ni siquiera me había despedido. 

Me armé de valor y crucé la puerta. Todo parecía estar en su sitio. Las mesas y sillas de madera dispersadas a lo largo de todo el local, la pared llena de post-its con letras de canciones y dedicatorias, la luz rojiza y tenue envolviendo cada rincón, ceniceros rebosantes de humo y recuerdos y, por supuesto, aquella rosa negra que daba nombre al local, colocada en una pequeña urna de cristal encima del piano de pared.

Casi podía imaginarme allí, volcando mis miedos sobre la barra del bar, ahogando las penas en ginebra y huyendo de cualquier atisbo de realidad. Era fácil ser otra persona, era fácil ponerse la venda en los ojos y hacer como que todo estaba bien. Esbocé una sonrisa amarga. 

Entonces, alguien preguntó por mi nombre a mis espaldas. Estaba casi segura de quién se trataba, pues aquel deje del sur tan característico me había fascinado desde el primer momento. Me giré con lentitud y allí estaba aquel chico con la guitarra colgada al hombro, de tez morena, barba desaliñada y sonrisa pícara. 


- ¿Has vuelto para que te siga llenando la vida de canciones?

jueves, 8 de marzo de 2018

Cumpleblog: 9 años

Al comienzo de este año decidí hacerme un propósito importante, un pacto que me obligase a continuar siempre hacia adelante, a pesar de las dificultades, a pesar del miedo, dolor, incertidumbre, vacío o desidia... Esa promesa es: permanecer.

Sé que este año, así como los anteriores, ha ido decayendo mi presencia por este espacio. A veces nada me parece lo suficientemente bueno como para publicarlo aquí, otras veces no sé como expresarlo, otras ni siquiera tengo tiempo o inspiración. Y me da rabia. No quiero abandonar. Tampoco quiero perderme otros rincones de luz que aún resplandecen, muy a duras penas también, pero siempre llenos de magia y fuerza.

Por eso hoy, el día en el que este blog cumple 9 años, extiendo mi promesa a seguir, a persistir, a resistir, a quedarme... A seguir habitando letras, frases, textos, sueños y pensamientos. 

Muchas gracias por estar conmigo todos estos años. 

Espero vernos permanecer por muchos años más. 


miércoles, 7 de febrero de 2018

Eres

Eres papel y vino, 
un otoño a medio hacer, 
besos en los bolsillos. 

Eres luz en el camino, 
una ventana abierta, 
sueños de niño. 

Eres remanso de paz, 
cálido refugio, 
un punto y seguido.

Eres boceto y pintura, 
un suspiro camuflado,
música y latidos.