Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 3 de julio de 2017

Reverso

Nunca se le ha dado bien cerrar puertas, pues siempre le ha gustado guardar la llave para entrever la luz que aún se cuela por los resquicios del tiempo; ni quemar páginas, pues aún deja que su mirada deambule entre los capítulos que, alguna vez, abrazaron sus sombras.

Nunca se le ha dado bien coser cicatrices, ha sido más de besar y soplar la herida. No sabe cómo se grita en voz alta, aunque a veces se sorprenda rugiendo a través de palabras de acero y cristal. Tampoco sabe cerrar círculos, pues siempre ha pensado que la vida estaba hecha de espirales; ni volar alto, prefiere bailar como si nadie la estuviese mirando. 


Y quizá algún día consiga cerrar todas las puertas, quemar todas las páginas, coser todas las cicatrices, gritar en voz alta y completar todos los círculos... pero tal vez entonces olvidaría como se hace eso de mirarse en silencio frente al espejo de los recuerdos; no se atrevería a cruzar al otro lado para observarse llena de arañazos y perdería la vida tratando de recuperar lo que un día fue. 

2 comentarios:

Sophie dijo...

Wow, me llego de una manera que no sabría explicar, gracias por compartir

Beatrice dijo...

Buenas,

Sabes que siempre siempre he admirado tus textos y lo he hecho de manera honesta. Este es un espacio libre y decidimos siempre entrar en él por nuestro propio pie, porque así lo queremos (o necesitamos). Sin embargo, tengo que decirte que este texto me ha llegado de manera especial posiblemente porque se corresponda con mi situación actual (o de hace bastante tiempo).

Mucas veces no quemamos libros ni cerramos puertas, nuestras acciones llevan por título un "Y si..." y eso nos parece una atadura y nos hiere.
¿Y si, como dices, la vida va en espiral? ¿Nos encontraremos atrapados en un torbellino o nos habrá ayudado guardar un espacio pequeño entre la puerta y la cerradura?

Quién sabe... ¿Esperaremos toda la vida a dar un paso y que no sea en falso?

Un abrazo