Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 11 de julio de 2016

Bajo la luz de los sueños

Era una noche tranquila, el cielo estaba completamente despejado y la luna sonreía desde el horizonte. Alzó la mirada y se vio sobrecogida por aquel mar de estrellas y constelaciones titilantes: Cassiopea, la Osa Mayor, la Estrella Polar, Deneb, Mizar... 

Había quedado con un grupo de personas, que como ella, admiraban todo lo relacionado con el espacio. Además, entre aquellas, se encontraban cuatro astrónomos que habían traído consigo sus telescopios. El espectáculo no había hecho mas que comenzar. 

- Si miras por aquí - apuntaba uno de los expertos - podrás observar Júpiter. 
- ¿En serio? - preguntó Ana, al tiempo que se acercaba al ocular. 

Una esfera de color beige dividida por dos bandas transversales rojas aparecía en el visor. A su vez, cuatro puntitos brillantes de color azul, correspondientes a los satélites, la seguían de cerca. 

- ¡No puede ser! - exclamaba con emoción. 

El astrónomo sonreía complacido. 

- ¿Hay algún otro planeta que te gustaría ver?
- ¡Saturno! Si es posible, claro...
- Con este telescopio, casi todo es posible.

Comenzó a manipular un pequeño mando, en el que introducía las coordenadas que correspondían con dicho planeta. Al cabo de unos pocos segundos, el telescopio giraba sobre sí mismo, gracias a un pequeño motor, en la búsqueda y captura del astro. 

- A ver... mira ahora...

Volvía a asomarse a aquella pequeña ventana con vistas a una realidad casi mágica. Saturno aparecía ente sus ojos, como una pequeña lenteja dorada, rodeada por un único anillo. No había margen de error, aquel era, sin duda, el mismo planeta que Galileo o el mismísimo Christiaan Huygens, observaron desde sus respectivos telescopios.

- ¡Es increíble! - canturreaba mientras daba pequeños saltitos de emoción.  
- Y mira... - introducía nuevas coordenadas con las que el telescopio volvió a girar sobre su eje en busca de un nuevo objetivo con el que dejar a Ana boquiabierta. - Observa ahora... ¿qué te parece?
- ¡Es la luna! Mira los cráteres, parece un queso gruyere, la luz, ¡es maravillosa! Ya sé en qué voy a ahorrar mi dinero próximamente...
- ¿Te unirás a nuestra troupe? 
- ¡Por supuesto! A fin de cuentas, siempre he vivido colgada de las estrellas... 

domingo, 3 de julio de 2016

Saudade

Hoy necesito volver al mar, comprarme vestidos rojos, pintarme las uñas, escuchar grupos que me inviten a cerrar los ojos y soñar despierta, llorar, escribir, leer, ver amanecer, hacer fotos, tumbarme en la cama para no pensar en nada y a la vez pensarlo todo, mirar las estrellas, terminar de ver aquella película que dejé a medias, dejarme la voz recordando aquel concierto en primera fila, sonreír durante cinco segundos y medio, tomar café helado y guardar algo de calor en mis bolsillos para cuando el invierno aceche tras la incertidumbre de no saber qué camino escoger...