Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

miércoles, 23 de marzo de 2016

Ser o no ser

La buhardilla de su casa era lo más cerca que tenía para sentirse un bohemio, un artista de vanguardia, un alma libre, un poeta... Subía a ella cada vez que necesitaba poner en orden sus pensamientos, su vida en general o el hilo inexacto de las palabras mudas de sus labios. Últimamente pasaba más tiempo hablando consigo mismo que con el resto de los mortales con quienes convivía a causa de su trabajo. 

Su mirada vagaba a través de las ventanas de aquel cuarto, se perdía entre las paredes desgastadas de los edificios de su barrio, coleccionaba cantos de pájaros y saltos al vacío de algún que otro polluelo sin miedo a volar: cómo los envidiaba. Hacía tiempo que había cortado sus alas para amoldarse al tamaño de la jaula que él mismo había construido. 

Rufus, el gato naranja de su vecina, también solía colarse en aquella oda a la melancolía y soledad. Ambos se hacían compañía mutuamente, aunque sin necesidad de depender uno del otro. Parecía comprenderle tan bien... 

- Si no fueses gato, ¿qué te gustaría ser? - le preguntó mientras le acariciaba detrás de las orejas. - Yo si no fuese lo que soy, me gustaría ser todo lo que fui o todo lo que imaginé, pero... 

El gato volvió sus grandes ojos amarillos para mirarle con intensidad y maulló levemente. 

- Tienes razón... Simplemente eres y actúas conforme a tu esencia. No sé por qué nos preocupa tanto ser lo que somos o lo que dejamos de ser o lo que los demás esperan de nosotros. Quizá el secreto sea no plantearse la mera existencia de uno mismo, simplemente vivir haciendo lo que nos gusta sin hacer daño a nadie... Puro instinto. ¿Es ese tu secreto, amigo?

Rufus ronroneó sobre su regazo y clavó sus pequeñas garras sobre sus piernas, para justo después escapar corriendo hasta el alféizar de la ventana, echando un último vistazo hacia el interior de aquella buhardilla y desaparecer en la oscuridad de la noche. 

- Supongo que eso es un sí... 

jueves, 17 de marzo de 2016

Prométetelo

Ojalá pudiese arrancarme el corazón para no sentir tu dolor clavado en mi pecho y de alguna forma, liberarte a ti también de ese pesar. Ojalá me creas cuando digo que si me he rendido, no ha sido por no haberlo intentado mil quinientas veces y otras mil quinientas más, sino por no haber encontrado el equilibrio exacto en el que seguir fluyendo; por no haber hallado el remedio adecuado para subsanar las heridas que nos hicieron sangrar en alguna que otra batalla y, con ello, seguir adelante. Por no haber encontrado las fuerzas suficientes con las que seguir caminando a tu lado. 

Quiero pensar que el tiempo será nuestro mejor aliado. Quiero pensar que nuestra historia no morirá donde habita el olvido, ni donde habitan los monstruos, ni donde habita el rencor o la rabia. Y que a pesar de todo, algún día, volvamos a ser un par de idiotas que se ríen de las mismas chorradas una y otra vez, aunque no sea lo mismo. 

Quiero que, a pesar de todo, seas feliz, seas fuerte y seas todo lo que quieras llegar a ser. Prométemelo. Prométetelo.

lunes, 14 de marzo de 2016

Atisbo

Nunca delante del abismo
le habían entrado tantas ganas de saltar
como cuando a su espalda acechaban 
el miedo y la incertidumbre.


Y aún sabiendo que ni el paracaídas más eficaz 
podría salvarle la vida,


saltó.

jueves, 10 de marzo de 2016

Mémoire

Empezó a darse cuenta por familiares, amigos y compañeros de trabajo que no recordaba acontecimientos relativamente importantes de su vida: fiestas de cumpleaños, cenas de empresa, escapadas, viajes, etc. Su mente había decidido borrarlas, como si nunca hubiesen existido, como si él nunca hubiese estado allí. Resultaba realmente frustrante. Se sentía un desconocido en sus propios recuerdos, la tercera persona que observa desde fuera, omnipresente, pero ciego, sordo y mudo.

Conjeturó que tal vez se trataba de simple despiste, de acciones automatizadas que se realizan sin prestar la suficiente atención como para necesitar ese espacio donde almacenarlas.

Pensó, a su vez, que tal vez fuese un mecanismo de defensa, una forma de salvaguardarse de aquello que no terminaba de encajar. Una forma de escudarse tras la nada, para que nada pudiese herirle. Allá donde hubiese vacío no tendría que curar heridas, ni sanar cicatrices, ni salvarse de los monstruos del rencor y el remordimiento. 

Sin embargo, a pesar de esa relativa calma, esa falsa sensación de bienestar, sentía que le faltaba algo. Parte de su esencia, de lo que él era, o de lo que él podría llegar a ser, se desvanecía con el paso del tiempo. Sentía que tal vez pudiese acceder a ello si se esforzaba lo suficiente, pero todas las puertas estaban cerradas. 

No quería tener que pronunciar en voz alta aquella palabra que tanto miedo le daba. Pensar en esa enfermedad a una edad tan temprana era como si su mundo entero se derrumbase bajo sus pies. Pensar en que dentro de unos años no quedaría nada de él y ni siquiera sería consciente de ello. Olvidaría hasta las cosas mas triviales como comer o andar o incluso respirar. 

Decidió que tal vez pudiese guardar parte de su esencia en libretas y cuadernos. Escribir, aprender a tocar un instrumento, realizar ejercicios de cálculo, aprender listas interminables de palabras sueltas, llevar consigo una cámara de fotos y de vídeo para no perderse ni un segundo de su vida. 

martes, 8 de marzo de 2016

7 años

("Cumpleblog: 7 años" - Realizada por Ele)

Hoy hace siete años que decidí abrir este espacio que me ha servido para viajar a universos paralelos, crear historias de ciencia ficción, conocer a otras personas con inquietudes similares, dar rienda suelta a mi imaginación y observar con perspectiva todo lo que me rodea. 

Sin darme cuenta he crecido, he comenzado y finalizado etapas, he visto a personas que han llegado para quedarse y otras para marcharse, he saboreado el placer de comentarios constructivos y también he recibido algún que otro dardo envenenado. 

He vivido etapas de inspiración constante, donde las musas iban y venían inquietas, revoloteando a mi alrededor, enredadas en mis dedos para dibujar mil retazos de realidades inciertas. He vivido etapas de silencio y quietud, de desgana y hastío, de soledad y abandono. 

Pero a pesar de todo, llevo escribiendo desde los 7 años y espero seguir por muchos años más. Y quien sabe, quizá me atreva a dar el salto al papel, o al menos a versiones digitales, recopilando una parte y un todo de lo que he sido, soy y seré: tinta, música, fotografía, pensamientos y sueños. 

Muchísimas gracias por acompañarme. 

jueves, 3 de marzo de 2016

No regreses

Dicen que no hay que volver a los lugares donde has sido feliz; supongo que tampoco a aquellos de los que trataste de escapar con todas tus fuerzas. 

Sabía que si regresaba, le iba a ser muy difícil reunir el valor necesario para irse de nuevo. Y por ello evitaba ser consciente del poco tiempo que le quedaba para disfrutar de aquellas tierras entre montañas. 

Sin embargo, a pesar de todo, regresó y ahora se encuentra atrapada entre un pasado lleno de fantasmas y un presente cosido a una página en blanco. Sabe que está viviendo en una falsa y efímera comodidad. Le gustaría volver a ser esa chica valiente, decidida y soñadora que bailaba sobre los tejados. La chica del abrigo negro y el pelo de fuego. La chica con mil historias que contar, la que bailaba frente al espejo, la de los conciertos de piano a media noche, la optimista, la de la sonrisa eterna, la de las constelaciones en su mirada, la que confesaba secretos a la luna llena y la que siempre se mantenía en pie dispuesta a ganar una y mil batallas.