Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

sábado, 26 de noviembre de 2016

Desconectarse

Empiezas a darte cuenta de que algo va mal cuando te descubres desconectándote en silencio de todo lo que alguna vez te hizo latir. Te descubres presa de una desidia tan atroz que hace que todas las ganas mueran antes de ser, siquiera, imaginadas.

Empiezas a darte cuenta cuando el espejo escupe la imagen de una piel devorada por miedos y rencores. Cuando tu mirada se asoma al inmenso abismo por el cual se precipitan todos tus sueños. Cuando el invierno te abraza por la espalda y se funde bajo tus costillas, cuando las cicatrices vuelven a abrirte en canal, cuando te descubres esperando en el andén equivocado a un tren que nunca llegará.

Y es entonces cuando, nadando entre tanta oscuridad, te descubres más valiente que nunca: empiezas reconocer que algo va mal y que de seguir así, te transformarás en alguien que temerá mirarse a los ojos, por miedo a descubrir que se ha perdido para siempre.

2 comentarios:

Lucy in the Sky with Diamonds dijo...

Cuánto tiempo...
Hay cosas que no cambian, tú sigues siendo la misma pianista valiente de siempre, y a mí me siguen enamorando tus entradas.

Un abrazo!

Beatrice dijo...

Muchas veces hay que pasar por un sendero algo oscuro para que valoremos o tengamos más presente aquellos que nos iluminaban con su luz. Es necesario experimentar ciertos sentimientos, mirarse al espejo y comprender que algo no va bien para poder solucionarlo.

Pensaba que iba a ser este pensamiento el que me llevara a través de toda la entrada, pero el final me ha terminado de atrapar. Reconocerlo es totalmente de valientes, y esa valentía te ayudará a llegar hasta tierra firme.

Un abrazo gigante