Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

domingo, 7 de febrero de 2016

Ausente

Entrecierro los ojos frente a mis libretas en blanco. Demasiadas páginas vacías de letras, pensamientos y tinta. Quizá ya no tenga nada que decir. O ya no sepa como hacerlo. Me entristece pensarlo. Escribir siempre ha sido una parte fundamental en mi vida, una forma de escapar de todo lo que me rodeaba, ver las cosas con perspectiva al cabo del tiempo, hacer inmortales a ciertas personas que están o que ya se han ido. Escribir siempre ha sido una prolongación de mi cuerpo, de mis alas, de mis sueños. 

Me niego a cerrar este espacio donde he conocido a gente maravillosa, donde he aprendido, reído e incluso llorado. Quiero seguir construyendo universos paralelos y alter egos; cerrar puertas, descoser nudos, completar círculos... 

Últimamente siempre escribo sobre lo mismo, sobre el vacío, el hastío y amores mal curados. Estoy cansada de nadar entre las mismas aguas, de esperar trenes que no terminan de llegar y otros que no terminan de irse. Quizá sea yo misma la que no termina de hacer o de deshacer. Supongo que es importante darse cuenta de cuándo estás llegando al final del camino, aunque no se tenga ni idea de hacia donde caminar después. 

Siento mi ausencia. Y siento no pasarme tan a menudo por vuestros rincones llenos de magia. Este año no me he propuesto ninguna meta a largo o corto plazo, pero me gustaría, al menos, seguir dejándome caer por aquí. 

Gracias por leerme. 

5 comentarios:

C_yPunto dijo...

Gracias a ti por escribir. Me he sentido muy identificada con este texto. Lo cierto es que, por muy cliché que suene, necesitamos vivir para escribir y a veces el tedio nos come y nos espanta las palabras.

Espero que aparezcan por tu vida personas preparadas para agitarla y sacarte ganas de escribir, pero sobre todo, ganas. De lo que sea.

Un abrazo.

Lurio dijo...

Ufff, la de veces que me he encontrado así. Repitiéndome, escribiendo y teniendo la sensación de haber escrito eso mismo mil veces. Aburrido ya de no encontrar, de no tener ganas de buscar.... pero siempre se pasaba, unas veces duraba más que otras, unas era cuestión de semanas, otras de meses e, incluso en ocasiones, años. Siempre ocurría algo, aparecía alguien o simplemente era yo solo el que cambiaba y todo volvía a tener sentido, volvían las ilusiones, las ganas y la sonrisa y al recordar el tiempo de hastío solo podía sonreir y decirme que todo pasa, que todo llega.

Rubén Pérez dijo...

¡Buenos días!
¿Qué tal la meta de vivir cada instante como su fuese el último, de quererse a uno mismo más de lo que puedes llegar a querer a cualquier otro, y de disfrutar con el camino que vas construyendo(aunque no lo creas)?
Conozco muy bien esos momentos "malos" en los que cuesta reconocerse ante el espejo y otorgar un sentido a nuestra casual existencia. Y es por eso por lo que te aconsejo que te "regocijes" ante ellos. En los peores momentos es cuándo puedes mostrar la pasta de la que estás hecho, y sacar la mejor versión de ti mismo.
Y si no te apetece escribir durante un tiempo, pues no lo hagas. Lo importante es que cuando vuelvas lo hagas en tu máximo esplendor y reflejes en cada línea la magia a la que nos tienes acostumbrados...

BeatrizPL dijo...

Creo que imponerte la obligación de escribir es un error. Quizás necesites respirar, las letras llegarán a ti tarde o temprano, cuando tengas nuevas historias que contar. Cuando no puedo escribir, leo, leo mucho. Es una buena manera de resetear. Un beso.

Juli dijo...

Hola, estoy muy de acuerdo con BeatrizPL.
No sos la única a la que le pasa de tener estos momento donde ya no sabes qué escribir o sobre qué. Suele pasar, es algo totalmente normal, solamente no procures hacerlo por pura obligación; es peor así.
Tomate un tiempo, ya vas a encontrar el lugar y la inspiración para volver a hacer lo que tanto te apasiona. Nosotros vamos a seguir acá esperando.

Un beso y suerte.