Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

sábado, 28 de febrero de 2015

Redención

Desaparecer de la vida de una persona, de esa persona, a veces no es un acto de cobardía, egoísmo, o miedo, sino un acto de amor hacia uno mismo, e incluso una forma de salvarle a ella también.


Y desapareces, 
incluso cuando lo que más deseas 
es quedarte para siempre.

Y desapareces,
esperando que el tiempo cierre las heridas,
sin saber que no es el olvido,
sino la aceptación,
lo que hace que sigas adelante.

Y desapareces
sin irte del todo,
con ese finísimo hilo
que mantienes atado a su ventana,
esperando que un golpe de viento
lo rompa del todo, 
sabiendo que 
en realidad 
no quieres irte,
ni esa persona, 
que desaparezcas del todo.


domingo, 8 de febrero de 2015

Cuatro paredes

("Dos paredes, el rincón de los sueños" - Fotografía realizada por LLG)

Imagina meter cinco años de tu vida en 4 cajas, dos maletas enormes, bolsas y algún que otro viaje en coche, para regresar al lugar del que partiste, o del cual huiste, piensas.

Imagina dejar vacías las cuatro paredes de una habitación que te ha visto reír, saltar, crear, bailar, gritar, emocionarte... Una habitación que también te ha visto deshacerte en lágrimas, recuerdos y rabia, que te ha visto romperte y caer, pero también levantarte. Una habitación por la que han pasado algunas de las personas más importantes en esta etapa, las cuales, guardas en tu corazón con cariño. 

Imagina tener que despedirte dejando atrás lo que fuiste, y lo que nunca más serás, porque encontrarás otro espacio al que llamar casa, aunque no haya nadie al otro lado que abra la puerta. 

Supongo que la vida se trata de eso, de pasar páginas, dejar atrás los lugares donde fuiste feliz, para buscar otros nuevos que te llenen con la misma alegría o mejor luz. Crecer como persona, seguir avanzando, plasmar tu esencia en otras cuatro paredes, y que ellas se encarguen de protegerte cuando afuera el mundo se desmorone, o incluso cuando la guerra se desate dentro de las mismas. 

jueves, 5 de febrero de 2015

Y tan a gusto

Tener la autoestima alta es,
 haberte comprado unas medias, 
y pensar antes que están mal hechas,
a que has engordado unos kilitos de más en las navidades.

martes, 3 de febrero de 2015

II. Erika

Fue todo lo que dijo. Me miraba con aquellos grandes ojos grises como si me estuviese evaluando, o en el peor de los casos, devaluando. Se recostó sobre la silla y miró hacia la calle con gesto de aburrida. No entendía nada, así que decidí actuar, no me gustan demasiado los silencios:

- Yo me llamo Adrián. 
- ¿Acaso te he preguntado? - volvió su rostro hacia mi, sonriendo gélidamente. 
- No, pero no me hace falta que me preguntes para hablar. - respondí ofendido, empezaba a cansarme aquella actitud. 
- Habla entonces. 

Me dejó fuera de juego. Qué podía decirle; se le notaba quemada, acorralada, hiriente, herida. Miré también a través de la ventana, quizá la inspiración se encontrase fuera, entre la gente, entre los rostros desconocidos y los semáforos en ámbar. 

- Me voy, ha sido un placer. - se levantó sin ni siquiera haberse terminado la copa. 
- ¡Espera!
- Cariño, si vamos a estar en silencio me voy a mi casa... 
- No sé por dónde empezar, no me pasas ni una... 
- Entonces sé como yo. Vamos, a los tíos se os da bien... Se un cabrón - esto último lo dijo recalcando cada sílaba, casi susurrándomelo en el oído.
- Serán los tíos con los que has estado, pero no todos somos así. 
- Atácame, venga.

La miré con atención. ¿Me estaba pidiendo que fuese cruel, que me portase mal con ella? ¿Es eso lo que les gusta a las tías de hoy en día? ¿Masoquismo y sumisión? No... Erika no parecía el tipo de chica que se somete a nada, y menos alguien. Quería que entrase en su juego, atacar y ser atacada, provocar y ser provocada... una chica difícil, muy difícil. Sonreí. Era la forma de ligar más rara que había experimentado nunca, pero he de reconocer que me gustaba. Mucho.