Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

sábado, 5 de diciembre de 2015

Cartas

Aún guardo tu número de teléfono por si el destino quiere que un día me equivoque y te escriba por error y sea la excusa perfecta para volver a hablar contigo. Ojalá que a ti te pase lo mismo. Aún sueño con imposibles de ceniza y barro. Quizá haya perdido el norte definitivamente o quizá nunca te haya tenido conmigo. 

Guardo todas tus cartas por si un día, en vez de quemarlas, vuelvo a leerlas con los ojos empañados en tu recuerdo. Todas las que me escribiste y todas las que te respondí con mi corazón tatuado en cada página. 

No sé si soy un romántico empedernido, estoy loco o borracho. 

La verdad es que te echo de menos. Echo de menos esperarte a la salida de tu trabajo, echo de menos ir a comprar juntos al supermercado de la esquina, echo de menos las tardes de café, las noches de insomnio hablando contigo hasta el amanecer, echo de menos tus braguitas rojas en el suelo de mi habitación, echo de menos el olor de tu piel, la forma que tenías de sonreir(me), tus pupilas, tu pelo, tu forma de descubrirme el mundo, tu timidez, hasta tu forma de ignorarme y tu indiferencia. 

Dicen que querer para siempre es mucho tiempo, pero tú has roto todas las barreras de la física imposible y aún habiendo pasado 10 años desde que nos despedimos, por primera y por última vez, aún te quiero. 

Y no sé si habrá alguien que lo haga como yo, quizá te quieran mejor, pero no tanto.  

P.D: Y joder, después de tanto tiempo, ¡claro que habrás rehecho tu vida! ¡claro que compartirás noches de insomnio con otros ojos! ¡claro que tu corazón latirá más rápido y más lento al mismo tiempo por otros abrazos! E incluso yo habré rehecho mi vida y me perderé en cualquier otra ciudad que no lleve escrita tu nombre, pero no consigo superarte. No puedo. Y no sabes la rabia que me da seguir rellenando folios en tercera persona con nuestra historia. No sabes lo jodido que es disimular no buscarte en cada chica que se cruza conmigo en el metro. No sabes la impotencia que da y lo injusto que es el seguir dando pistas para que me encuentres (y yo sin embargo no saber nada de ti). No sabes lo condenado que me encuentro. Quizá es que en el fondo no quiero superarte.

1 comentario:

M dijo...

Desgarrador y, a la vez, hermoso (para qué negarlo)
"Quizás te quieran mejor, pero no tanto". Si tengo que quedarte con una frase sería con esa, me ha encantado.
Un saludo