Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

sábado, 28 de febrero de 2015

Redención

Desaparecer de la vida de una persona, de esa persona, a veces no es un acto de cobardía, egoísmo, o miedo, sino un acto de amor hacia uno mismo, e incluso una forma de salvarle a ella también.


Y desapareces, 
incluso cuando lo que más deseas 
es quedarte para siempre.

Y desapareces,
esperando que el tiempo cierre las heridas,
sin saber que no es el olvido,
sino la aceptación,
lo que hace que sigas adelante.

Y desapareces
sin irte del todo,
con ese finísimo hilo
que mantienes atado a su ventana,
esperando que un golpe de viento
lo rompa del todo, 
sabiendo que 
en realidad 
no quieres irte,
ni esa persona, 
que desaparezcas del todo.


6 comentarios:

Lucia A. Pourtier dijo...

Wow me has dejado sin palabras! Un beso cielo!

Leire dijo...

Precioso..., aunque a veces resulta tan difícil de entender!

Besos

Chinita en colores dijo...

La historia de mi vida en esta entrada.
Me ha gustado mucho tu blog, si quieres puedes darle un vistazo al mio.
http://chinitaencolores.blogspot.com.ar/

Miss Carrousel dijo...

"Desaparecer".
Hay relaciones, personas, con las que la única posibilidad viable para seguir respirando es esa, esfumarse, largarse a hurtadillas una noche cualquiera y no volver más.
Y cómo duele.
Y cómo tortura.
Porque a pesar de todo, como dices, no quieres irte.
<3

Ester Del Pozo. dijo...

A mi a veces me entran ganas de desaparecer, de irme y no regresar jamás...

Lectora de Almas Ajenas dijo...

Me acabas de emocionar con este texto. Me ha encantado.