Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

viernes, 31 de octubre de 2014

Tiritando

("Tiritas" - Fotografía realizada por LLG)
Guardo en mi pecho
cada uno de los cristales
que han estallado en campos de batalla.
Sentimientos abiertos de par en par, 
donde el dolor es tan agudo,
que romperse y volver a pegar los trozos, 
es la única forma de salvarse. 

De salvarnos. 

viernes, 17 de octubre de 2014

Qué necesario es el Rock and Roll

("Lista para salir" - Fotografía realizada por L.L.G)

- Cumples años (un cuarto de siglo), y empiezas a cuestionarte si la ropa que llevas es adecuada para tu edad: ¿mallas, pantalones rotos, converses, y camisetas recortadas?. Si deberías empezar a hacer ciertas cosas y dejar de lado otras: ¡olvídate de los videojuegos, series, cómics y animes! Si deberías asentar la cabeza: no salir tanto los jueves y fines de semana. Pensar más en el futuro que en el presente: tener piso, trabajo, perro, hijos, etc. Si deberías comer menos chocolate y hacer más ejercicio: por tus futuras cartucheras. No bailar como una loca por casa en calcetines, moderar el volumen de la música que escuchas, asistir a actividades culturales... 
- ¿Y tú te lo cuestionas?
- A veces... pero no dejo de hacer lo que hago, ¡y me encanta! 

miércoles, 15 de octubre de 2014

Marismas

Últimamente todo es gris, y yo me emborracho con café, soñando que el sol aparece entre las nubes y me arranca de esta soledad tan llena y tan vacía al mismo tiempo; que ya no sé donde está el norte. A veces me sorprendo pensando en hacer viajes al otro lado del mundo para encontrarme entre la gente. Intento mostrar mi cara oculta a la luna llena, pero solo encuentro silencio, y alegorías a la incertidumbre de no saber si voy o vuelvo. Quizá esta tormenta es solo temporal, y la verdad está al otro lado de la calle, junto a los semáforos en verde, o los besos furtivos en portales. 

domingo, 12 de octubre de 2014

Oda a la superación de amores rotos

¿Sabes qué es lo mejor de no buscarte?

No esperarte y desesperarme sabiendo 
que no vas a venir a tropezarte conmigo. 
Que no vas a ser valiente, 
que no.
Que ni quiero,
que ya es tarde.

¿Sabes qué es lo mejor de buscarte? 

Encontrarte y que (por fin) no seas parte de mi.
Que el dolor haya desaparecido. 
Que de mis entrañas ya no broten escalofríos.
Que mis pupilas ya no se colmen de rencores,
ni de distancias, 
ni de miedos,
ni de sentimientos,
ni de recuerdos... 

Que no haya nada. 
Que no haya nadie. 
Que no estés tú. 

Que sea solo yo
con otra vida, 
otro nombre,
otra edad, 
y otro corazón.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Hacerse mayor y otras conversaciones

[...]

- Además, si tú no quieres tener hijos... - deja caer Dave.
- Yo... no lo sé. 
- Vamos, que sí quieres - le saca la lengua. 
- A ver, yo ahora no me veo, pero sí que es verdad que se me cae la baba cuando veo a un bebé sonreírse, o a un niño de cuatro años aprenderse de memoria todos los ríos de España... - reflexiona Lucía - aunque... hay un tránsito en la adolescencia que no lo acabo de ver... Sin embargo... como que dejas algo en el mundo, ¿no?
- Pues lo llevamos al monte cuando sea prepuber y que vuelva a casa siendo adulto - se carcajea Dave. 
- De todas formas para eso hay que tener cierta estabilidad económica, vivir juntos, etc. Aún hay algunos cuantos pasos que avanzar antes de llegar a ese punto de los hijos... Ya sabes, primero hay que ver si somos capaces de vivir juntos o no nos aguantamos. 
- Yo te aguanto muy bien.
- ¡Sólo hemos estado juntos una semana! ¡Eso no vale! - exclama Lucía enfadada. 
- Suficiente para querer estar contigo toda la vida. 


(Zalamero...)

miércoles, 1 de octubre de 2014

Alter ego

Hoy he recordado a aquella amiga que se hacía llamar Octubre. Era una chica muy segura de sí misma, atrevida, coqueta, seductora e independiente. No le importaba no caer bien a la gente y no temía a las consecuencias de sus palabras. Caminaba siempre con la barbilla levantada y la mirada al frente. Casi podía sentir la rabia corriendo por sus venas, muy explosiva y pasional. Le encantaba seducir, jugar, huir y ser atrapada. Era irónica y sarcástica y le encantaba reírse a carcajadas y llevar la contraria. Sabía vivir el presente sin preocuparse del pasado. Se consideraba a sí misma la chica de acero, orgullosa, pero a la vez cercana y extravertida. 

Solo tenía un defecto... 

no existía, 
y por más que quisiese alcanzarla, 
nunca lograría ser como ella...