Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

domingo, 27 de abril de 2014

Imagining

¡Buenas noches! 

Recién salida del horno, tengo el placer de presentaros mi última interpretación al piano. Su autor es Brian Crain y se titula Imagining.


Espero que la disfrutéis. 



martes, 22 de abril de 2014

Primer movimiento

¿Por qué no comerse el mundo todos los días para desayunar?

jueves, 17 de abril de 2014

La respuesta

Había perdido la noción del tiempo, eran las cuatro de la mañana y no conseguía dormir. Su mirada seguía enfocando y desenfocando recuerdos, pensamientos y preocupaciones sobre la pintura blanca del techo, como si así consiguiese darles una perspectiva menos amenazadora. Pero lo cierto es que nada conseguía disipar la sensación de que se estaba enfermando lentamente, de que se estaba enfermando de silencio. 

Aquella frase resonó en sus oídos. "Puede que la respuesta…". Realmente no lo sabía. Realmente ahora no estaba seguro de nada, y es que no hay peor enemigo que uno mismo y las noches de insomnio.

"Doctor, ¿es grave?", le preguntaba a su imagen reflejada en el espejo, quien le devolvía una débil sonrisa nada esperanzadora. Se estaba descuidando, bajo sus ojos rojos asomaban dos bolsas oscuras que amenazaban con tatuarse a fuego en su piel si seguía alterando sus horarios de sueño y vigilia. 

"Puede que la respuesta…" ¿Qué? ¿Tendría que sufrir otro ataque de pánico, pálpitos o volverse loco para descubrir que la respuesta se encontraba en no darle tantas vueltas a nada (ni siquiera al programa de la lavadora)? 

Entrecerró los ojos con pesar y cansancio. Quizá fuese hora de intentar conciliar el sueño. Entonces visualizó una frase que le recordaba su padre a menudo: "Hay que soltar lastres. Hay que pasar página. Fuera sentimentalismos. ¿Personas tóxicas? ¡Fuera! ¿Pensamientos tóxicos? ¡Fuera! No te quedes callado, si hay que dar un puñetazo a la mesa, se da, y si hay que soltar un "mecagoenlahostia", se suelta. No te envenenes gratuitamente. La vida ya te pondrá trabas en el camino, hay que saber sortearlos, no te pongas la zancadilla a ti mismo antes de tiempo". 

Tenía razón. Claro que la tenía...


Sonrió para sí firmemente convencido de que había llegado el momento de cambiar el rumbo de sus pasos. Y que esta vez llegaría lejos, mucho más lejos de lo que había llegado hasta ahora.

miércoles, 9 de abril de 2014

Paracetamor

- Si no he hecho nada en todo el día, ¿por qué estoy tan cansado?
- No sé, quizá tengas falta de algo…
- De ti.

domingo, 6 de abril de 2014

Mi plan

Ser actitud y que le jodan a mis miedos. Salir de la zona de confort, darle una patada a tanta monotonía insustancial, hablar, hablar alto y claro, mostrarme al exterior, romper mis diques de seguridad; mostrar mis garras, mis colmillos, mis ganas, mi rabia. Explosionar por primera vez y romperme, romperme del todo, romperme entera. Gritar, gritar en voz alta, desde el centro de mis pensamientos, desgarrarme, quemarme, llorar, saltar en mil pedazos toda esa tensión que me consume, que me ahoga. 

Y que le jodan también al qué pensarán cuando crean que me he vuelto loca, porque entonces estaré más cuerda que nunca. 

Este es mi plan. Salvarme antes de que sea demasiado tarde. Antes de que haya sido devorada por la nada, o por la autodestrucción a la que me somete mi mente, con sus cuatro pasos de ventaja, mientras me mira por encima del hombro de forma despectiva. 


Necesito convertirme en cenizas para comprobar que no he dejado de sentir, que sigo viva, que hay dolor como también felicidad, y renacer, resurgir, regresar.  

¡Más actitud!

viernes, 4 de abril de 2014

1. Malones

Aquel viaje me cambió para siempre, y no sólo por las personas con las que viajaba, o que conocí en el transcurso de los seis días que pasamos en tierra extranjera, sino porque el amor no conoce de límites y a mi me atravesó de norte a sur y de este a oeste. Vale, sé que estoy tocando un tema que no tiene mucho mérito, porque ¿quién no se ha enamorado alguna vez? 

Pero esta vez es diferente..., ¿alguna vez habéis oído hablar del amor a primera vista? Los cabrones de mis amigos dirán que aquello no era amor, que aquello era puro instinto animal o ganas de echar un polvo, pero lo que sentí en aquel momento no puede ser descrito únicamente por una descarga de hormonas.

Era viernes tarde cuando decidimos que la mejor forma de despedirnos de aquel país, era tomarnos unas pintas en su honor. Habíamos oído hablar de un local en el había música en directo, 10 caños de cervezas diferentes y muy buen ambiente. Cuando cruzamos la puerta la música nos inundó. Era enorme. Recuerdo que planeamos abrir un local así en España, si nuestras carreras no nos daban de comer el día de mañana. 

Conseguimos compartir mesa con unos alemanes que ya iban un poco perjudicados para ser las nueve de la noche. 

- Tío, yo lo veo, con lo que nos gusta la fiesta, tendríamos el éxito asegurado - me comentaba Cristian. 
- Pero joder, esto es un edificio enorme, allí los bares no son tan grandes, a no ser que sea una discoteca, y ni siquiera un restaurante - resoplé.
- ¡Pues por eso Yago! Porque como allí no hay nada igual, seríamos la novedad.
- Bah, se puede soñar pero no tan a lo grande. 
- Tío, eres un aburrido de cojones. Ya vendrás a nosotros disculpándote y buscando una oportunidad de trabajo. 
- Lo más triste es que puede que sea verdad... ¡Me voy a pedir! ¿Alguien quiere algo más?

Como no obtuve respuesta, fui hacia la barra. De la que estaba allí me fijé por primera vez en el escenario, y fue cuando perdí la noción del tiempo y del espacio. El grupo estaba compuesto por un bajo, una guitarra eléctrica, un cajón y una guitarra acústica. Tres tíos y una tía, ¡y menuda tía!