Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 25 de marzo de 2014

Desnudarse

"Escribir es siempre aceptar el riesgo de decirlo todo, incluso - y sobre todo - sin saberlo". (Carol Dunlop)

miércoles, 19 de marzo de 2014

Go on!

La magia de escapar de las rutinas, la magia de viajar, es hacerlo justo cuando lo necesitas. Ahorrar, llenar la maleta de sueños y ganas, vaciar los bolsillos de miedos y dudas, y pintar un destino en el horizonte, justo donde te empeñas en tatuar a fuego tus límites. 

La magia surge cuando decides irte acompañada de personas, que en este momento, en esta etapa, forman parte de tu vida. Surge cuando te dejas llevar, cuando te sorprenden, cuando te descubres ante otros ojos, cuando aprendes de otras rutinas, de otros pensamientos, de otras metas. Cuando compartes horas, minutos, segundos, cuando te empapas de los buenos, e incluso de los malos momentos. 

Y te llenas, te completas, te renuevas, te inspiras, te animas, te contagias, explotas, saltas, resurges, revives, renaces… Y vuelves a encontrar una motivación que te empuja hacia adelante, como un remolino, destrozando de un golpe seco todos aquellos delirios que te consumían lentamente. 



domingo, 16 de marzo de 2014

Por suerte o por desgracia

"Es probable que yo siga aquí boca arriba, dibujandote entre las estrellas".

martes, 11 de marzo de 2014

Metereologías

("Días de luz y vida")

Nunca había podido imaginarme que la meteorología pudiese afectar tanto al estado de ánimo... 

Ella vivía del sol, como las plantas, haciendo metamorfosis de la luz a sus sonrisas. Vivía del cielo azul y de la suave brisa, llenándose los bolsillos de aromas primaverales y cálidos. Por eso, nunca entendí que decidiese migrar allá donde casi nunca se puede disfrutar del nocturno cielo estrellado, o del incendio de los atardeceres de verano.

Se había mudado al norte, entre montañas, donde a penas se puede disfrutar de la luz del sol, donde casi los 300 días del año, el cielo está cubierto por un espeso manto de nubes grisáceas y oscuras, y la lluvia se deja caer día sí, día también. 

Os hablo de ella porque la conocí cuando su piel aún era dorada, su mirada intensa, y sus pasos firmes. Cuando aún soñaba despierta, cuando corría, cuando gritaba y hacía ruido, cuando se reía a carcajadas, cuando se enamoraba de cada momento, y encontraba inspiración en cada segundo que respiraba. 

Ahora no la reconozco. Su piel es gris, blanca, translúcida, mortecina. Sus ojos ya no brillan con intensidad, a penas se ríe, a penas siente que deba luchar por algo; se deja arrastrar en silencio como una sombra de lo que fue. Se siente vacía, hueca, desganada, desmotivada, sin corazón, sin razón, sin sueños, sin vida… 

La echo de menos. 

Si el sol no regresa, que lo haga ella.

sábado, 8 de marzo de 2014

Cumpleblog

Cinco años latiendo en este rincón. Cinco años dándole alas a la imaginación. Cinco años creando, creyendo y compartiendo. 


Muchas gracias a todos, seguidores o no, los que han estado de paso, o los que habéis decidido quedaros. Gracias a vosotros, este espacio ha ido creciendo y ha permanecido activo aún cuando las fuerzas han flaqueado. 



Mi momento favorito del día es entrar aquí y leer vuestros comentarios, vuestros pequeños y a la vez grandes rincones, donde volcáis todos vuestros pensamientos, sueños y ganas, donde aprendo cada día nuevas lecciones, donde abro mi mente y me dejo llevar entre vuestras palabras.



No tengo mucho más que añadir. Espero que sigáis escribiendo siempre, pase lo que pase, porque todos y cada uno de vosotros valéis muchísimo. 




¡Un abrazo y hasta la próxima entrada!


miércoles, 5 de marzo de 2014

El supermercado

"Esta no es una película americana" se recordó Nuria mientras recogía el paquete de tiritas que se le había caído al suelo. Miró de reojo al chico que tenía al lado, el cual seguía un poco desorientado en la sección de geles de baño y cosméticos, totalmente ajeno a lo que sucedía a su alrededor.

Por un momento había deseado que él, gentilmente, se hubiese agachado para recogerle las tiritas, y entonces, mientras sus miradas se eclipsaban, surgía la chispa de pasión que haría que comenzasen una historia de amor envidiable. 

Sonrió para sí. Soñar era a veces demasiado fácil y demasiado doloroso. Quizá al final estaba destinada a convertirse en una solterona rodeada de gatos, cuyo único plan a largo plazo, era procurar que sobreviviesen las plantas que decoraban los balcones de su piso. Bueno, quizá estuviese exagerando un poco. 

Revoloteó hacia la sección de dulces y chocolates cuando se percató de que el chico la seguía de cerca. 

- Perdona, ¿me podrías ayudar? 
- Eh… ¿sí? - se interesó Nuria. 
- Es que es toy un poco perdido… No encuentro los desodorantes y me estoy volviendo loco entre tantos botes y cajas… 
- Clar… - no pudo terminar de hablar porque en ese momento, la tableta de chocolate que cuidadosamente había puesto haciendo equilibrios entre las galletas, la cerveza y las bolsas de patatas, se había precipitado contra el suelo, entre los pies de ambos. 
- ¿Lo haces adrede o eres así de patosa? - se carcajea el chico. 
- No, es que quería comprobar si lo que pasaba en los supermercados de las películas americanas era cierto - se atrevió a decir. 
- ¿Y qué es lo que pasa en esas películas?
- Ya sabes, nos agachamos a la vez, nuestras manos se rozan, nos miramos, sonreímos, y a partir de ahí… 
- ¿Sexo?
- Los botes de desodorante están en el segundo pasillo a la derecha. 
- ¡Oh, venga! Tía, solo bromeaba, no te pongas así. 
- Tienes razón, quizá eso es lo que no nos cuentan en las películas, y sólo nos venden la idea de un amor romántico que no existe. 
- Joder perdona, si llego a saber que eres tan rara no te digo nada. 
- ¡Anda y que te den, maldito capullo! - le espeta Nuria mientras se aleja hacia la caja para pagar. 

Él la mira estupefacto mientras comienza a reírse a carcajadas. 

- ¡Oye, espera! - corre hacia ella. - ¡Oye! - le agarra del brazo. 
- ¿Qué quieres? - le lanza una mirada furibunda. 
- Toma, te has olvidado del chocolate… - se lo da, rozándole la mano.
- Gracias… - le mira Nuria con intensidad.
- Por cierto, me llamo Mario, ¿y tú?

sábado, 1 de marzo de 2014

Green Greens

A falta de letras, a falta de palabras, a falta de musas de tinta y poesía, esta noche me acompaña la música. Green Greens es una melodía del juego de plataformas Kirby. 

Espero que la disfrutéis tanto como yo interpretándola.

¡Un abrazo!