Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

domingo, 6 de julio de 2014

Avanzando o retrocediendo

A veces pienso que sólo sé quedarme muy quieta a la vez que huyo a la velocidad de la luz al otro extremo de todo lo que me rodea.
----

¿Crees que todo lo que vamos sufriendo, todo el daño que nos hacen o hacemos, queriendo o sin querer, nuestro cuerpo, nuestra mente, lo va guardando, interiorizándolo, asumiéndolo, hasta transformarnos en alguien irreconocible a nuestros propios ojos, por ese miedo que se ha cosido a la piel de nuestro presente?

4 comentarios:

Lurio dijo...

Sin ninguna duda.
Todo, absolutamente todo, deja huella.
Muchas veces es una huella irreconocible de la que nunca seremos conscientes pero no es solo el daño el que lo hace y no siempre lo malo es negativo ni lo bueno es positivo pero , hay una cosa que , creo, es fundamental :

Nunca dejamos de ser nosotros, en ningún momento, y eso es lo más duro. Tener que reconocer que esos que hacemos y pensamos esas cosas somos nosotros mismos.

Lào. dijo...

No dudo ni un momento que sea así.
Todo lo que nos va pasando a lo largo de la vida nos define, nos hace ser así o de otra manera; aunque no sólo el dolor, todo. Y puede llegar un momento en el que nos preguntemos quiénes somos, claro, porque nunca dejamos de cambiar.

*abrazos*

Ana Belén dijo...

"Somos quienes somos por lo que nos ha tocado vivir"
Una entrada preciosa, me ha encantado!
Un besazo <3

Una simple yo dijo...

Lo creo, desgraciadamente lo creo.. muy buena entrada, me ha hecho reflexionar. Un beso enorme :)