Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

miércoles, 4 de junio de 2014

Eliminar y salir

Miré con desprecio la pantalla de mi móvil. Parpadeó indicándome que alguien, o quizá no, reclamaba mi presencia. Cómo odiaba aquellas aplicaciones. En incontables ocasiones me había visto tentado a lanzar aquel aparato infernal a la alcantarilla. "Estarás siempre disponible", rezaban los anuncios publicitarios, vendiéndote la mejor idea del mundo. ¿Y qué pasa si yo no quiero estar siempre disponible para todo el mundo?

Un nuevo mensaje. Un correo. Nada relacionado con mis intenciones kamikazes, radicales e inminentes de salir de ese pequeño espacio de interminables rencores acumulados. Quizá después de todo era libre. Quizá después de todas aquellas peticiones de amistad, fotos compartidas, bailadoras flamencas y mierdas con ojos, no era más que un número que engordaba el ego narcisista de más de uno. Quizá ahora la amistad consistía en eso, en estar permanentemente conectado, disponible y dispuesto a reírle las gracias al intelectual de turno. 

Amistades desvirtuadas. 

"¿Eliminar chat y salir del grupo?". 
Confirmar.

Sonreí satisfecho y aliviado. En ese momento me di cuenta de a quien realmente le importaba, a quien nunca le importé, y lo feliz que puedes llegar a ser sin la necesidad de estar permanentemente conectado al mundo. 

7 comentarios:

Amanecer Nocturno dijo...

Por eso yo no tengo un móvil "moderno con Internete" y únicamente tiro de ordenador. Las redes sociales pueden llegar a agobiarte hasta el infinito.

Un beso.

Anastasia dijo...

Gran texto. Sin duda en la sociedad en que vivimos tu nivel de buen amigo o novio que eres se mide por la rapidez con la que seas capaz de responder un mensaje. Estamos anclados a un aparato que nos coarta, y hay demasiado individuo suelto pensando que con el móvil vibrando cada cinco minutos somos más libres. Ilusos

Un beso enorme, y me gusto mucho la entrada :3

Lào. dijo...

Con los "smartphones" hemos avanzado, pero hemos retrocedido el doble (o incluso más). Nunca enteré la importancia tan grande que se le da a la velocidad con la que contestas un mensaje, o las fotografías en las que estás o no etiquetado.
Muy buen texto (y mejor aún reflexión).

*abrazos*

Pececillo Carrousel dijo...

Cada vez la tecnología nos va consumiendo más y más, hasta convertirnos a todos en zombies. Creo que es nuestra propia responsabilidad saber cómo manejarla.
Tienes toda la razón. Bien hecho. :)
Besitos

Miss Carrousel

Bea G. dijo...

Disfruta la vida y deja que el tiempo decida quien es merecedor de quedarse a tu lado :)

Hiponoe dijo...

Siempre he querido hacer lo mismo. Lo hago durante un tiempo, vuelvo, me voy...y así sucesivamente.
Últimamente me lo estoy volviendo a replantear, me encanta como lo has plasmado.
Te voy a dejar una frase que me dijeron hace poco respecto a esto y que últimamente la pienso mucho... ''Las tecnologías nos acercan a quienes tenemos lejos, y nos alejan de quienes tenemos cerca.''

Elendilae dijo...

Qué razón Hiponoe!