Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 24 de febrero de 2014

No fue bueno, pero fue lo mejor

Querido Leo:

Han pasado más de dos años desde la última vez que hablamos, y créeme cuando te digo que no hay ni un solo día en el que no me acuerde de ti. 

¿Recuerdas cómo nos conocimos? Fue a través de una amiga común en un chat para adolescentes. Era nuestra válvula de escape después del instituto. Permanecíamos horas colgados de conversaciones absurdas, hablando con unos y con otros, conociéndonos, compartiendo miedos, dudas, rabia, sueños, futuro. 

Por aquel entonces yo tenía 17 años. Me creía la chica de acero, corazón coraza, la que huye del amor porque ya había sentido lo que era caer de cabeza desde la estratosfera. Pero aún así, no pude evitarlo,  no sé como, me enamoré de ti. Y tú… tú eras un chico extraño, con un presente agónico que nadie, ni el peor de mis enemigos, se merecía. Y eso lo cambiaba todo, lo transformaba; a ti te destrozaba y a mi me consumía no poder hacer nada por ayudarte. 

Y entonces desapareciste. Sé que hubo un malentendido, una cagada, hablando pronto y mal, algo que hizo que nos distanciase para siempre. Ni siquiera lo hablamos detenidamente. De la noche a la mañana todo se había esfumado. Siempre me repetías: "aléjate de mi, sólo hago daño a las personas". Y te saliste con la tuya, y yo, la chica de acero, fui tocada y hundida. 

Dramas adolescentes supongo. Quizá otra persona no lo hubiese vivido tan intensamente.

Hoy es tu cumpleaños, y ojalá exista eso que dicen de que el universo conspira a tu favor en algunas ocasiones, para que de alguna forma, te haya brindado la oportunidad de seguir adelante con un presente menos desalentador que entonces. Sé lo difícil que te resultaba buscar razones por las que aferrarte a la vida, ni siquiera yo pude cambiar tu perspectiva de futuro. Ojalá seas feliz, de verdad.

Siempre tuya,

Vega.

4 comentarios:

La vida Bohemia dijo...

Corazón coraza...qué grande Benedetti.
Me has puesto nostálgica, Pianista.
Me has hecho recordar a varias personas con las que establecí un vinculo mediante internet.
Y que aún pasando los años, me sigo acordando de ellas.
Ojalá el universo conspire...

Amanecer Nocturno dijo...

Oooh, qué historia más demoledora. A mí estos días lluviosos, cortos y freberianos también me llevan a mi adolescencia, a los intensos días de todo o nada de esa época.

Un abrazo, bella.

Lucy in the Sky with Diamonds dijo...

No sé si esta historia estará basada en hechos reales, pero viví una muy muy muy parecida. Hace tiempo era como Leo y conocí a alguien como Vega...
Tampoco sé qué fue de él, pero los planes del universo pueden ser muy sorprendentes.

Muchos besos, que pases un buen finde :)

Fernanda dijo...

Qué carta perfecta, es lo único que uno puede desearle a esas personas que quiso tanto, mejores razones para aferrarse.