Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

viernes, 27 de diciembre de 2013

Churras y Merinas

Ha vuelto a salirse del redil, nunca ha sido oveja de rebaño. Sin embargo, no ha sido fácil; la soledad, entre comillas, siempre es la última opción. Han sido varios años de pasto bajo el mismo cielo, bajo el mismo sol y bajo las mismas tormentas, pero él es una de esas ovejas raras que no terminan de encajar en ningún sitio tan fácilmente como el resto, y necesita algo más que la simple coincidencia en el espacio - tiempo para confiar, para divertirse, para abrirse, para ser él mismo. 

No ha habido reproches, ni llantos, ni críticas. Llamadle inconformista, pero ya que sale, hubiese preferido un poco de cada, sólo para saber que le ha importado a alguien alguna vez, y que todo lo que ha intentado aportar, no ha sido en vano. 

Le entristece el hecho de perder todo contacto solo por no sentirse a gusto en comunión, porque a cada oveja por separado las aprecia en gran medida, pero visto lo visto, quizá no tenga tanto que perder. 

Ya lo dice el dicho: "no se pueden mezclar churras con merinas", y "los amigos de verdad solo se pueden contar con la mitad de los dedos de una mano".

4 comentarios:

Martina Romá dijo...

Toda la razón tienes. No encajar en el molde, en lo que la sociedad tiene por establecido como normal muchas veces te separa.
Pero los amigos, de verdad, aunque sean pocos y se puedan contar con la mitad de los dedos de una mano, pueden ver lo que a otros les ciega, la amistad por encima de las apariencias.
Un besazo y felices fiestas :)

Cé. dijo...

Lo bueno de que solo se puedan contar con los dedos de una mano es lo importantes que les hace.

Luis Lorenzo dijo...

¡Impresionante post! que invita a comentar.
A ninguno nos gusta ser oveja de rebaño, no por ser rara o no encajar en ningún sitio, sino porque el tipo de aorecion a cada oveja, por separado, no puede ser el mismo. Muy orgullosamente nos queremos convencer de que somos los que dejamos el redil, cuando ni siquiera estuvimos, es posible que ni nos dejaran pasar y es que, visto lo visto u sin saber si tenemos tanto o no que perder, que no demos la talla en el rebaño.Nunca sabremos lo que hemos importado a alguien alguna vez y si lo que hemos aportado ha sido en vano o simplemente insuficiente porque no recibgamos reproches, llantos o críticas, igual es que no hemos dado la oportunidad para hacerlo. Los amigos, si son de verdad, y aun sabiendo que se perderá todo contacto, provocan situaciones para evitar que nos sintamos a gusto en comunión.

luis lorenzo dijo...

quería decir aprecio en lugar de aorecion.