Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 29 de octubre de 2013

A cualquier parte

(Fotografía realizada por Leyre L.G)
Nunca se le ha dado bien viajar sola. Siente cierto amor-odio hacia los transportes públicos, a pesar de que no puede optar por otro medio. Le agobia el exceso de gente, los transbordos, las prisas, las maletas y el incesante murmullo de las despedidas.

Todavía no ha descubierto lo bohemio de compartir asiento (eso dice mucho de cómo se mueve por el mundo, sin dejar que nadie traspase sus barreras de seguridad) y de recorrer largas distancias, a pesar de que siempre lleve consigo una libreta, un bolígrafo, una cámara, un libro y miles de pensamientos asaltándole en cada curva. 

A veces tiene miedo de perderse entre tanto tráfico. A veces tiene miedo de no saber llegar a su destino.

5 comentarios:

Cé. dijo...

Yo también detesto viajar. El viaje. Mira que me gusta pensar que el medio es un objetivo, y no el fin. Y que suena muy bonito eso de que el trayecto también forma parte de la experiencia. Pero es horrible. Por un lado me resulta aburrido y por otro, también me incomoda la cantidad de gente en el metro o cercanías, y el tener que entablar conversación con mi compañero de vagón en viajes más largos si él la comienza, "por educación". También soy de las que lleva libros, a veces portátil con series y un largo etc. pero aún así... pf. Ojalá el teletransporte. Por no hablar de lo difícil que es a veces saber dónde queremos ir.

La chica de los chicles dijo...

En efecto, es todo muy bohemio. Con lo que me encanta a mi lo bohemio, madre. A mi si me enamoran los viajes, aunque coincido con ella en cierto modo ¿Por qué saber a donde vas? Si no sabes llegar puedes disfrutar del viaje tranquilamente, la parada tarde o temprano ya llegará.

Undestinocontigo! dijo...

A mi siempre me ha encantado viajar. Creo que puedo dejarlo todo atrás y comenzar con unos nuevos pasos en caminos más seguros.
Bella entrada.
Besos.

Gloria dijo...

Me encanta viajar y sobre todo ese concepto que le has dado al compartir asiento. Se puede aprender mucho viajando y habitando pequeños espacios que hacemos nuestros por cortos periodos de tiempo y sobre todo el juego que dan para escribir como lo que has publicado hoy aquí.
Saludos desde Tenerife y te invito a viajar hacia mi espacio cuando gustes.

Luciérnaga dijo...

Interesante entrada :)
A mí personalmente me gusta viajar, pero siempre rodeada de cuaderno y bolígrafo.. es como si la imaginación se disparase y fuese a la misma velocidad que el transporte

Hacia mucho que no me pasaba por aquí, pero leerte siempre es un placer :)