Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

jueves, 27 de junio de 2013

Reconectar

Me llevó más de diez años comprender que la única persona que puede guiar mi vida soy yo mismo, que la única persona que vivirá conmigo siempre, soy yo mismo, y que la única persona que buscará mi beneficio, ¿adivinas? ¡Exacto! También comprendí que eso no es ser egoísta. Para nada. Eso es ser inteligente y ahorrarte un montón de problemas futuros. ¿Recuerdas esa frase que dice: si no te quieres tú, quién te va a querer? ¿Si no te mimas tú, quién lo va a hacer? ¿Si no te levantas cuando te caes, crees que alguien lo hará por ti? 

Con esto no estoy diciendo que dejes tus relaciones de lado porque contigo te baste y te sobre. No. No las descuides, no las dejes de lado, porque aunque seas tú mismo siempre, el ser humano es un ser sociable por naturaleza. También necesitamos de los demás. No te encierres. Los demás también pueden curarnos. No te aproveches, pero tampoco dejes que se aprovechen de ti. Nunca permitas que comentarios hirientes se conviertan en tu segunda piel. Acepta las críticas constructivas, pero nunca las destructivas. 

Creo que dar excesivas explicaciones es innecesario. Mi mensaje es: no te machaques, no distorsiones tu imagen o pensamientos, no pretendas ser otra persona, porque tú ya eres maravillosa, no creas que eres menos que los demás, ni te castigues por los errores o fracasos del pasado. Acéptate y quiérete. Perdónate. Permítete fallar y volver a intentarlo. Confía en ti, en lo bueno y en lo malo, cuídate y date tiempo, no te presiones, no te humilles, y no te anules por creer que alabando todo lo que hacen los demás vas a caer mejor. No te encierres en ti mismo. Cree en lo que haces y adelante.

Yo confío en ti. 

¿Y tú? 

4 comentarios:

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Me encanta la entrada!!!
Gracias por tu energía y por tus palabras!!
mil besos guapi

Bea G. dijo...

Nada más que añadir, quedo bien claro :D

Nerea dijo...

¡Cuánta razón, Leire!

No puedes ser como los demás quieren que seas, porque sería traicionarte a ti mismo. La personalidad de cada uno es un tesoro.

A veces, actuando tal y como a uno le nace, se falla; otras se acierta. Pero no tiene que importar, porque estás siendo exactamente como quieres ser. Y toda esa libertad no la podemos desterrar por querer ganarnos a cualquier persona.

Hay gente muy falsa, y las relaciones con ellos no valen la pena.

Besoooos.

Sara dijo...

Precisamente hoy necesitaba una entrada como ésta.

Cuando llevas mucho tiempo escuchando críticas destructivas, la confianza en uno mismo se acaba yendo por el desagüe, y te acabas preguntando ¿Y si tienen razón?

Hoy creo que comienza mi tiempo para reconectar conmigo misma, como tú bien dices. Y no tiene que ser algo negativo :)

Sé que te lo digo muchísimo, pero allá va: Qué bien me sienta entrar en tu blog.