Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 31 de diciembre de 2013

Lecciones aprendidas

2013 se despide con lecciones aprendidas, con ideas más claras, con sentimientos más puros.

No sabría decir si ha sido mejor o peor que el 2012, ha sido diferente, se han asentado muchas cosas, y han venido otras nuevas que han puesto patas arriba todo el castillo de naipes.

Me da un poco de vértigo pensar todo lo que va a suponer este nuevo año. Siento que van a cambiar muchas cosas, tanto académica, profesional, como personalmente. Pero creo que será un gran año. 

Como propósito, espero que mi muso regrese pronto y me de palabras nuevas para compartir con todos vosotros.

Muchas gracias por estar ahí. 

Espero que 2014 os brinde grandes oportunidades, y se cumplan todos vuestros proyectos. 

¡Feliz año nuevo!

viernes, 27 de diciembre de 2013

Churras y Merinas

Ha vuelto a salirse del redil, nunca ha sido oveja de rebaño. Sin embargo, no ha sido fácil; la soledad, entre comillas, siempre es la última opción. Han sido varios años de pasto bajo el mismo cielo, bajo el mismo sol y bajo las mismas tormentas, pero él es una de esas ovejas raras que no terminan de encajar en ningún sitio tan fácilmente como el resto, y necesita algo más que la simple coincidencia en el espacio - tiempo para confiar, para divertirse, para abrirse, para ser él mismo. 

No ha habido reproches, ni llantos, ni críticas. Llamadle inconformista, pero ya que sale, hubiese preferido un poco de cada, sólo para saber que le ha importado a alguien alguna vez, y que todo lo que ha intentado aportar, no ha sido en vano. 

Le entristece el hecho de perder todo contacto solo por no sentirse a gusto en comunión, porque a cada oveja por separado las aprecia en gran medida, pero visto lo visto, quizá no tenga tanto que perder. 

Ya lo dice el dicho: "no se pueden mezclar churras con merinas", y "los amigos de verdad solo se pueden contar con la mitad de los dedos de una mano".

martes, 24 de diciembre de 2013

Viajes en el tiempo

Hay a veces que me pregunto si, esas personas que han compartido parte de nuestro camino, y que por diversas circunstancias de la vida, ahora no siguen a nuestro lado, nos recuerdan o piensan en nosotros.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Páginas en blanco

No tengo palabras, ni tinta, ni rimas, ni versos. Mis ideas mueren en el mismo momento en el que les quiero dar alas. Me ahogo en el silencio de mis páginas en blanco. He perdido la magia y no sé dónde volver a encontrarla. Necesito escribir, y siento que nada es lo suficientemente bueno para que salga a la luz. 

Quizá haya caído en el error, en el inevitable error, de dejar de escribir para mi, de no escribir para desahogarme, de no escribir para poner orden y concierto en mis pensamientos, de que me importe más el que quede bonito, que el que salga como yo lo siento o como lo vivo. 

Ahora se aproximan días de relativo descanso, de relativa tranquilidad (siempre presentes los exámenes a la vuelta de la esquina), de luces de colores y chocolate caliente. 

Espero volver con las energías y la inspiración renovada. 

¡Felices fiestas!

sábado, 7 de diciembre de 2013

Solo eso.


No esperes demasiado a nada ni a nadie, actúa.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Todo parece más fácil

Me sumergí en la bañera con la esperanza de que toda aquella tensión se ahogase, al menos durante 10 minutos. El agua me abrazó y también el silencio. Sentí como la ansiedad desaparecía lentamente. Cerré los ojos y suspiré aliviada; saltar de una preocupación a otra era un ejercicio agotador, y más si toda esa algarabía inconsciente se concentraba en cada músculo de mi cuerpo. Así parecía tan fácil... Allí, entre esas cuatro paredes blancas, bajo el agua caliente, dejar la mente en blanco era un juego de niños. 


jueves, 28 de noviembre de 2013

17 años con nosotros

Nela

Hoy te has ido y todavía no me lo creo, me cuesta hacerme a la idea... Pensar que ya no estarás ahí para recibirme cuando vuelva, que ya no te podré rascar tras las orejas, ni hacer cosquillas en la tripa, ni te podré llevar en brazos para que luego me dejes todos los jerséis llenos de pelos, ni te podré sacar fotos (aunque no te gustase posar para mi), ni te quedarás a mi lado mientras estudie, ni corretearás por el pasillo, ni me pedirás galletas, ni le ladrarás a todos los perros que intenten acercarse a ti... ¡menudo carácter!

Ya eran muchos años, y la vejez nos acaba pesando a todos, pero sé que no has sufrido, y eso es importante. 

Creo que has sido muy feliz pues siempre has sido la reina de la casa. Y ya que no me he podido despedir de ti, ya que no he podido estar ahí para decirte adiós, te dedico estas palabras.

Te echaré mucho de menos. 
Te quiero mucho.

Me ha encantado haberte visto crecer, desde una bolita de pelo negra y preciosa, hasta llegar a convertirte en "la eléctrica", con esa fuerza y esa energía casi inimaginables para alguien tan pequeño. Me ha encantado compartir cada momento bueno y malo contigo. Me has encantado, toda tú. 

Gracias y hasta siempre.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Callejeando


Quería ser tan alta como la luna. 



Batman tiene su propio bar. Gotham puede esperar.


¡Sube, que te llevo!


Las noches de los fines de semana
esta calle está llena de gente, aunque no lo parezca.


¿Quien dijo que pintar en la calle no era arte?


Estalactita artificial.


¿Nos perdemos?


Fuente Caracol.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Salvar vidas

Me había pasado media vida intentando salvar vidas. Heridas del corazón, miradas perdidas, labios sin aliento, sin esperanza, sin sueños, manos vacías, bolsillos rotos. Era algo así como el ángel de la guarda que llega sin haber sido llamado, una luz al final del camino, el clavo ardiendo, la tabla de salvación en mitad del mar. Creía en el destino, en las vidas que se cruzan porque estaban predestinadas, y ahí estaba yo, intentando pegar los trozos de personas que se rompían sin poder evitarlo, que no sabían repararse, que no querían repararse. No pedía nada a cambio, sólo quería salvarlos. 

Sin embargo, hay personas que han decidido su propio final, se han convencido de ello, y aunque tú creas que lo mejor son otros caminos, no significa que deban seguirlos, aunque no estés de acuerdo, no tienes el poder, ni la decisión última para cambiar sus vidas. Quizá consigas salvar a alguien, pero quizá no. 

La gota que colmó el vaso fue cuando descubrí chicos de entre 13 y 16 años que habían perdido todo aliento por seguir adelante. Adolescentes que sentían que no les quedaba nada por lo que luchar, que sentían que solo estorbaban, que nadie les echaría de menos, que lo único que les animaba era la idea de quitarse de en medio. Y en contra de todo pronóstico lógico y racional, no querían ser salvados. ¡No querían vivir! No podía entender como alguien a tan tierna edad quisiera perderse para siempre.

La sensación de frustración y culpabilidad era inmensa. Frustración, porque estaban completamente cerrados en banda a colaborar. Culpabilidad, porque aún con buena intención, no siempre conseguía mi propósito. Y ese fue mi gran error: culparme de sus bucles y recaídas, haciendo míos los problemas de los demás.

Esas personas nunca pidieron ayuda, esos chicos y chicas nunca pidieron ser salvadas de sí mismos, y entonces no supe verlo. La clave es que solo puedes ayudar a quien quiere realmente cambiar algo de su vida. A quien te busca y hace todo lo posible por salir de su abismo. 

Así, me hice psicólogo, y dediqué el resto de mi vida haciendo lo que más me gustaba, pero con la distancia y la seguridad de quien sabe que el cambio, no solo depende de uno mismo o del profesional, sino de la persona que acude al despacho, con el firme propósito de salir adelante.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Valiente

Querer es de valientes, 
y desde que te conozco
me encanta bailar en los tejados. 


martes, 12 de noviembre de 2013

Puro teatro

(Fotografía realizada por Leyre L.G)

Una obra que se estrena cada día, 
y aunque el final esté escrito de antemano,
el éxito está casi asegurado.


jueves, 7 de noviembre de 2013

Youth

- ¿Te puedes creer que comprendí la frase "Carpe Diem" cuando empecé a trabajar con personas mayores?
- ¿En qué sentido?
- Sí. Todos repetimos como mantras eso de "yolo" (you only live once), "vive la vida", "eternamente jóvenes", "vive como si fuese el último día"... pero... no creemos en lo que decimos, porque realmente no llegamos a vivir así nuestro día a día, o nuestro presente a corto plazo... 
- ¿Y por qué con personas mayores?
- Porque... los miras a los ojos y te desarman por completo. Porque ves que el tiempo pasa para todos, en todos los aspectos. Los hay que dependen completamente de alguien, que necesitan una silla de ruedas para moverse, que han perdido gran parte de su memoria, que están desorientados en el tiempo y en el espacio, que no pueden escribir porque han perdido movilidad en sus extremidades, pero que todavía comprenden si les hablas... Y entonces te preguntas si no se sienten frustrados porque a penas pueden manejarse por sí mismos. 
- Pero los hay con 70 años que están perfectamente, ¿eh?
- Sí, por supuesto, eso es maravilloso, y con 80 y con 90, ¡eso es genial! Eso es lo que todos desearíamos, pero... ¿y si no estás así cuando llegues a esa edad? 
- Eso es algo por lo que todos debemos pasar, es el ciclo de la vida. Naces, creces, trabajas y te mueres, jajaja... 
- Jajaja, sí, ahí es donde te das cuenta de lo efímera que es la vida, y que debes aprovechar cada segundo, disfrutando, a ser posible, para luego llegar a los 70 u 80 y decir, ¡me lo he pasado de cojones! 
- Pero todo lo que viste allí, no sería malo, ¿no?
- No, claro. Me refiero a que cuando empecé a trabajar con ellos, me di cuenta del significado de "aprovecha el momento"; ahora veo menos la televisión y leo más, no me quedo tanto tiempo sentado en una silla mirando al infinito, como si no tuviese cosas más importantes que hacer, aprovecho cada segundo para hacer lo que me gusta, e intento sacar el lado positivo a aquello que no. También comencé a entenderlos, a no verlos como seres extraños, a darles mi cariño, un apoyo, una oreja en quien volcar sus vivencias, una sonrisa, un "¡qué guapa estás hoy Eugenia!". Creo que es una experiencia que te cambia, y que muchos deberían vivirla. 

domingo, 3 de noviembre de 2013

Introspección

Me apetecía escribir pero en realidad no estaba segura de lo que quería plasmar, me apetecía silencio, pero en realidad saltaba de una canción a otra para mantenerme al hilo de mis pensamientos (que en ese momento eran muchos y muy caóticos). Me apetecía calma, pero no paraba de moverme en círculos por la habitación, pensando en el último vídeo que acababa de ver y de cómo me había removido por dentro, como un eco de lo que llevaba tiempo preguntándome a mi misma; acerca del presente, del futuro, de los pasos que hay que dar para alcanzar nuestros objetivos, y de la forma en la que queremos conseguirlos. 

Permanecí con la vista clavada en la pantalla de mi portátil, sin apenas moverme, sin apenas respirar, sin apenas ver u oír, como si ese estado de vegetación aparente, pudiese darme las claves para que mis dedos comenzasen a moverse por el teclado, sin éxito. 

Cerré los ojos cansada de darle vueltas a unos pensamientos que no llevaban a ninguna parte. Quizá la clave estaba en retomar aquella filosofía que intenté seguir a rajatabla allá por el 2012 y que por alguna extraña razón, había abandonado silenciosamente.

Fluir, dejarse llevar, confiar en que cada paso que damos es el correcto, no darnos por perdidos antes de tiempo, y no abandonarnos al tedio de la rutina. Rebotar y no dejar de jugar. 


El video que me ha llevado a la introspección:

martes, 29 de octubre de 2013

A cualquier parte

(Fotografía realizada por Leyre L.G)
Nunca se le ha dado bien viajar sola. Siente cierto amor-odio hacia los transportes públicos, a pesar de que no puede optar por otro medio. Le agobia el exceso de gente, los transbordos, las prisas, las maletas y el incesante murmullo de las despedidas.

Todavía no ha descubierto lo bohemio de compartir asiento (eso dice mucho de cómo se mueve por el mundo, sin dejar que nadie traspase sus barreras de seguridad) y de recorrer largas distancias, a pesar de que siempre lleve consigo una libreta, un bolígrafo, una cámara, un libro y miles de pensamientos asaltándole en cada curva. 

A veces tiene miedo de perderse entre tanto tráfico. A veces tiene miedo de no saber llegar a su destino.

viernes, 18 de octubre de 2013

¿Aceptas?

¿Aprender de los errores (o de la vida) significa aceptar? (No resignarse) 

Aceptar aquello que no podemos cambiar por mucha rabia, ira o tristeza que nos siga provocando. Dejarlo estar.
Aceptar que algunas cosas ocurren, independientemente de nuestra voluntad. 
Aceptar que hay un tiempo para cada cosa y que de nada sirve seguir culpándose o auto destruyéndose por ello. 
Aceptar para vivir sin sin angustia. 
Aceptar como perdón por infligirnos daño durante demasiado tiempo. Por consumirnos lentamente entre recuerdos y palabras no confesadas. 

miércoles, 16 de octubre de 2013

Gritar

Quiero ruido, estoy cansada de tanto silencio. 

lunes, 14 de octubre de 2013

Origen

¡Hola! 

Aquí os dejo mi última interpretación al piano, Inception de Hans Zimmer. 

¡Espero que os guste! 


sábado, 12 de octubre de 2013

II. La chispa de su vida

- ¿Vienes a desayunar? Trae café - comenta Dave desde la cocina.
- Mejor no, que el café te altera - le sonríe Lucía. 
- Tú eres la que me alteras... - ronronea acercándose a ella.
- Entonces si te lo traigo te vuelves loco... - le susurra en el oído.
- Mmm... y si no traes nada de nada... 

jueves, 10 de octubre de 2013

Pensamientos de vida y muerte

Los observé en silencio. 

Me miré por dentro y por fuera, proyecté mis sueños y mis metas para preguntarme si, todo lo que estaba haciendo, era suficiente para lograrlos. Si lo que estaba haciendo me permitiría, con el paso de los años, estar satisfecha con el resultado.

También percibí mi miedo y mi angustia. Mi miedo al cambio, mi miedo a la fugacidad, mi miedo al rápido transcurrir de las estaciones, mi miedo a no aceptar que nada permanece, que nada volverá a ser como lo es ahora, que nunca volveremos a ser los mismos, que no hay dos oportunidades, que lo que ganamos ahora lo perdemos después, que las personas que conocemos también se van: nuestros padres, nuestros amigos, el amor de nuestras vidas... 

Observé también la incomprensión, y en otros casos, la soledad. Destierros voluntarios o involuntarios, lejos de la energía vivaracha de los jóvenes que quieren comerse el mundo. 

Vi mi futuro en aquellas manos ajadas por el tiempo, en aquellas miradas, en aquel ir venir de pensamientos y murmullos. Vi mi vida transcurriendo lentamente a través de etapas, libros y capítulos, para llegar a ese final abierto e inevitable. 

Podría pensar, tal vez, que mi futuro no sea prolongarme en una cama o en una silla de ruedas. Que mi futuro presente sea transformar mi energía en movimiento, sin dejar que mis pensamientos y articulaciones se atrofien a causa del irremediable paso del tiempo. 

En cualquier caso... al observarlos, comprendí que no se merecen otra cosa que el respeto y la admiración. En ningún caso el desprecio o la indiferencia, porque amigos míos, algún día seremos ellos, y querremos ser tratados como personas y no como muebles. 


martes, 8 de octubre de 2013

A la carta

("Comerte el corazón a besos" - Fotografía realizada por Leyre L.G)

- Tengo hambre, ¿te puedo comer? 
- Mmm... tienes que dejarte algo para el postre... 
- Para el postre siempre hay sitio. 

martes, 1 de octubre de 2013

El amor nos hace invencibles

Los vi alejarse cogidos de la mano. Me sentí extraño. Aquella mano había sido prolongación de mi cuerpo un par de años atrás y ahora... ahora era la sucesión de otro. Nos quejamos mucho del amor, de lo que se sufre por amor, de lo que odiamos el amor, como si fuese algo tangible, y sin embargo, volvemos a enamorarnos. Eso me hace pensar que, de algún modo, somos invencibles.

Quien haya superado una ruptura, lo es. Aunque ya no volvamos a ser los mismos... aunque tengamos miedo y construyamos muros de contención, escudos y demás parafernalia armamentística alrededor de nuestro corazón. A pesar de que nos volvamos unos cobardes, somos invencibles, porque volvemos a enamorarnos.

Quizá "invencibles" no sea la palabra correcta, pero por alguna razón, la gran mayoría, vuelve a intentarlo. Una ruptura no nos derrota. Blindamos nuestros latidos con tiritas y nos lanzamos del nuevo al vacío.

Los vi cruzar la calle mientras se sonreían, prolongándose en mis pensamientos. Me sentí extraño. Quizá fuesen felices o quizá solo fingiesen. Quizá es que todavía no he superado la ruptura y, por no sentirme mas desolado, intento pensar que algún día encontraré a alguien que se arme de valor para
prolongar no solo nuestras manos, sino también nuestro futuro.

jueves, 26 de septiembre de 2013

El circo

El circo de los leones está cerca.
El circo de las fieras.
El circo donde tendremos que comer
si no queremos ser comidos.

Subsistir a base de caídas y ojos fieros.

No hay tregua. 
Aprender y luchar. 
Convertirse en seres grises, 
aparentemente invencibles, 
de mandíbulas tensas 
y ojos que ya no ven otra realidad
que no sea
sobrevivir. 


¿Existe otra forma de vivir?

domingo, 22 de septiembre de 2013

A solas

- Uf, estoy muerto de cansancio...
- Pues ven que te doy, vida.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Septiembre entre montañas

(De la fe y las flores azules - Desde segunda fila)
- Bueno, cuéntame, ¿cómo fue el concierto? ¿te has convertido ya en una hipster "modernademierda"?
- Muy gracioso... Ya sabes que la música en mi, tiene un efecto diferente. 
- Observa mi cara de incredulidad.
- A ver, desde fuera podía parecer una grupie exaltada, aunque ni siquiera me supiese todas sus canciones pero... me emocioné. 
- ¿En serio?
- Venga, deja de vacilarme. Me paso el día entero escuchando música, y cuando alguna canción me gusta, por lo que sea, no necesariamente tengo que entender la letra, me entra un escalofrío que me recorre la nuca y a veces hasta me cae una lagrimilla, ¡y más si es en directo! ¡Aquello era un orgasmo auditivo!
- ¡Jajaja! Me hubiese gustado ver tu cara. 
- Pues imagínate la de ellos, estar subidos en aquel escenario, viendo como todo el público reacciona, salta, grita, baila, y corea sus canciones. Eso sí que es realizarse en la vida. Cuando sean viejos y piensen... ¿qué hemos hecho durante todo este tiempo? ¡Joder! Cien, doscientas o mil personas se han desvivido por nosotros. Eso es grande, ¿no?
- Tiene que serlo. 
- Pues resumiendo, sí, me encantó. Y sí, tal vez me esté convirtiendo en una hipster de esas.
- ¡Oh Dios! Menos mal que ya me caías bien de antes. 

lunes, 16 de septiembre de 2013

Todo amor


("Pensando en ti" - Fotografía realizada por Leyre L.G)




- No sé qué regalarte... 
- Con tu compañía me sobra. 

jueves, 12 de septiembre de 2013

Desvivirse

No hay quien te salve, vida.


lunes, 2 de septiembre de 2013

Planes y futuro


Septiembre. Un nuevo círculo comienza a formarse cada vez que el verano finaliza con su calidez, su luz y su sencillez. Planes y futuro. Tengo la sensación de que este año va a ser diferente. Tengo la sensación de que el universo conspira, de que se avecinan cambios importantes. 

A veces tengo un poco de miedo, pues desconozco el camino que se avecina bajo mis pies. Sé que pueden haber piedras, frío y sombras, pero también sé que se pueden construir puentes, mantas y lámparas, y que no estoy sola. 

Septiembre, soy más de colores cálidos, no te voy a engañar; me encantan que los días sean largos, que el calor me llene los bolsillos de sueños y el sol aclare mi pelo. No me gusta el frío, y los días grises me producen melancolía. Soy una romántica de las noches estrelladas y de las madrugadas. Me encanta saludar a la luna por las noches, ya sabes, compartir secretos. Sin embargo, soy poeta de tus días, del otoño y del invierno, así que no todo está perdido, aún puedes conquistarme. 

---

Aprovecho para agradeceos por vuestra gran aportación a este rincón. Por cada uno de vuestros comentarios y reflexiones, tanto a los conocidos como a los anónimos, conseguís sacarme más de una sonrisa o puntos de vista diferentes. 

¡201 estrellas no se cuentan todos los días! 

Estoy muy contenta por seguir descubriendo otros rincones como los vuestros, de aprender cosas nuevas y cambiar algunos de los cristales con los que observo la realidad. 

Espero que hayáis finalizado bien el verano, y que Septiembre no se os haga muy cuesta arriba. 

Un abrazo


jueves, 29 de agosto de 2013

Ni entonces, ni ahora


"Por desgracia en este mundo nadie vale si no tiene dinero".



martes, 20 de agosto de 2013

Enmudecida

Traspaso el papel
con las palabras que no hablo,
que no digo,
que me callo.

El silencio es mi segunda piel,
mi refugio,
mi calma,
vuestra tempestad.

Me encuentro
en mi mutismo selectivo,
me pierdo
en vuestros labios desgastados
de risa inquieta.

Me guío por vuestros gestos y maneras,
por lo que tratáis de ocultar tras la mirada,
tras los puntos suspensivos de vuestro discurso,
abrir la boca y no decir nada. 

Mi esencia son las comas,
las imágenes mentales,
un suspiro,
una melodía,

Traspaso el papel
con la tinta de mis versos,
con las palabras que no hablo,
que no digo,
que me callo.

lunes, 12 de agosto de 2013

Fugacis

El cielo se extiende ante nuestros ojos salpicado por miles de estrellas. A nuestro alrededor silencio, inmensidad. Nos sentimos sobrecogidos por el palpitar incesante de cada constelación, de cada conjunto de estrellas. 

Un meteorito surca el cielo de norte a sur, a penas nos da tiempo a atraparlo entre nuestras pestañas. Los deseos hay que arrojarlos a través de sonrisas. 

La magia comienza a producirse en el mismo momento en el que vemos una, dos, tres y hasta cuatro fugaces atravesando en silencio nuestras pupilas abiertas de sueños y ganas. Inmortalizamos cada instante con secretos y susurros, mostrando nuestro corazón de par en par, sin miedo. 

Siento mi piel electrizada por la emoción del momento. De nuevo, las Lágrimas de San Lorenzo se dejan caer, puntuales, en estos días de agosto. Pienso en la suerte que tenemos al estar en una zona alta, sin contaminación lumínica, sin nubes, tan solo rodeados por campos y llanuras, abrazados por millones de estrellas que tiemblan de emoción al ver nuestros dedos alzados por intentar rozarlas. Y es que por un momento nos fundimos con ellas, entre ellas, brillando con intensidad. 


- ¿No te sientes pequeño al mirarlas?
- Sí, me siento pequeño al mirarte...

domingo, 4 de agosto de 2013

Postcards from Paraguay

(Mark Knopfler and co.)
El escenario se erigía imponente ante nuestros ojos. La plataforma con luces, cables y altavoces reclamaba nuestra atención. El nerviosismo iba creciendo en nuestro pecho mientras esperábamos con ansiedad a que diese comienzo el espectáculo.  Las personas iban tomando posesión de sus asientos mientras hablaban y reían abiertamente. A todos nos unía el mismo placer: escuchar buena música en directo. 

De pronto, todo el recinto se quedó a oscuras. Del escenario emergieron luces de colores y todo el mundo comenzó a silbar y a chillar. Sentí como cada milímetro de mi cuerpo se estremecía con un escalofrío. Sonreí, el espectáculo estaba a punto de comenzar. 

Ocho personas surgieron entre bambalinas, los componentes del grupo entraban en escena con los brazos en alto animando al público. Rápidamente tomaron posesión de sus instrumentos: batería, guitarras, piano, teclado, violín y bajo. La voz grave del líder se dejó oír en el micrófono, dándonos la bienvenida. Aullé de alegría y aplaudí entusiasmada.

Las canciones se sucedían con ritmos alegres y rítmicos. Folklore y rock and roll unidos bajo los mismos acordes. Observé la complicidad entre los miembros del grupo, la sintonía que guardaban junto con sus instrumentos, como si les estuvieran haciendo el amor. Se miraban y se sonreían. Disfrutaban, se divertían, y lo transmitían hacia afuera como una onda expansiva. Estábamos hechizados bajo su influjo mágico, felices. 

El concierto finalizó tras dos bises, miles de aplausos y cientos de sonrisas. 

Cinco días después, sigue resonando en mi cabeza, como si me hubiese quedado atrapada en el espacio y en el tiempo. Y es que, no puedo vivir sin música. 

lunes, 29 de julio de 2013

Madrid y tú

Tengo cuentas pendientes con Madrid. Tengo cuentas pendientes conmigo mismo y con el miedo a encontrarme contigo. Tengo miedo a volverme loco y no saber reaccionar cuando te vea sonreír mientras vuelves con el pan, siempre tan alegre, con tu vestido de lunares por el que me creía astronauta de universos infinitos en tus caderas, en tus piernas, en tu ombligo.

Lo reconozco, no he vuelto a sus calles, a sus bares, a sus locales de poesía y bohemia. No he vuelto a coger el bus para encontrarme contigo en la estación, porque no estarías allí esperándome. 

Madrid... Se me antoja gris, acuosa, profunda, sin salida, como mis pupilas aquella tarde de agosto. Porque entonces no hacía frío, no era invierno, no había hielo. Me derretía sobre el asfalto mientras me alejaba. Porque era yo quien me alejaba, quien me separaba de ti, quien me iba, quien cruzaba la puerta, quien se despedía... 

Mi deseo febril era quedarme contigo, destruirme sólo para estar junto a ti, por ti. Quería quedarme, juro que quería quedarme, pero hubo un resorte mucho mas poderoso que hizo que aquella obra jamás se llegase a estrenar. Que tus ganas por lo correcto, por lo cuadriculado, y mis ansias por volar sin paracaídas se quedasen entre bambalinas, porque realmente... éramos dos mundos imposibles, dos burbujas a la deriva, sin principio, con final. 

Tengo cuentas pendientes porque sé que tarde o temprano tendré que enfrentarme a la posibilidad de cruzarme con tus ojos, con tu melena color castaño, con tu piel blanca, con tu ropa de colores y tu perfume a flores. 

Y entonces te diría: "no me buscaste, dejaste que me fuera, no luchaste por seguir adelante a pesar de todo, lo hubiese intentado, si tú me lo hubieses pedido, si me hubieses dicho quédate...". O me quedaría callado, temblando, respirando, con los ojos vidriosos. 

O no pasaría nada en absoluto, porque tú ni siquiera me habrías visto porque ni siquiera estaría allí, tan sólo repito una y otra vez la misma secuencia en mi cabeza. 

Madrid, yo, y lo que un día fuiste para mi. 

sábado, 20 de julio de 2013

La chispa de su vida

- ¿Vienes? Voy a la buhardilla a ver la tormenta eléctrica - comenta Lucía. 
- ¿Tú también estás que echas chispas? - pregunta Dave. 
- Sí, no veas, estoy eléctrica...  
- Acústica, que tienes curvas - le guiña un ojo. 

viernes, 19 de julio de 2013

Sango's theme

Es hora de relajarse... subid el volúmen y cerrad los ojos...

¡Espero que estéis pasando un buen verano! 

Un saludo




martes, 16 de julio de 2013

Cake Rainbow

(Bizcocho arcoíris)

- De verdad... ¡todo el día haciendo galletas, bizcochos, tartas...! - le saca la lengua. 
- Así estoy después... - se señala la tripa mientras hace pucheros. 
- Sí, muy buena y dulce - le abraza por la cintura mientras le da un beso en los labios. 

jueves, 11 de julio de 2013

The top of the morning

¡Buenas tardes! Os traigo recién salida del horno, mi última interpretación al piano. Nada más y nada menos que una canción de Mike Oldfield, seguro que os suena.

¡Subid el volúmen y disfrutad de la música!

viernes, 5 de julio de 2013

Sin título y con poesía



Fotografía realizada por Leyre L.G


El sol se me cuela por las costillas, 
y es que no hay amaneceres más espectaculares
que despertarme con tus sonrisas revoloteando
en mi cuello. 


jueves, 27 de junio de 2013

Reconectar

Me llevó más de diez años comprender que la única persona que puede guiar mi vida soy yo mismo, que la única persona que vivirá conmigo siempre, soy yo mismo, y que la única persona que buscará mi beneficio, ¿adivinas? ¡Exacto! También comprendí que eso no es ser egoísta. Para nada. Eso es ser inteligente y ahorrarte un montón de problemas futuros. ¿Recuerdas esa frase que dice: si no te quieres tú, quién te va a querer? ¿Si no te mimas tú, quién lo va a hacer? ¿Si no te levantas cuando te caes, crees que alguien lo hará por ti? 

Con esto no estoy diciendo que dejes tus relaciones de lado porque contigo te baste y te sobre. No. No las descuides, no las dejes de lado, porque aunque seas tú mismo siempre, el ser humano es un ser sociable por naturaleza. También necesitamos de los demás. No te encierres. Los demás también pueden curarnos. No te aproveches, pero tampoco dejes que se aprovechen de ti. Nunca permitas que comentarios hirientes se conviertan en tu segunda piel. Acepta las críticas constructivas, pero nunca las destructivas. 

Creo que dar excesivas explicaciones es innecesario. Mi mensaje es: no te machaques, no distorsiones tu imagen o pensamientos, no pretendas ser otra persona, porque tú ya eres maravillosa, no creas que eres menos que los demás, ni te castigues por los errores o fracasos del pasado. Acéptate y quiérete. Perdónate. Permítete fallar y volver a intentarlo. Confía en ti, en lo bueno y en lo malo, cuídate y date tiempo, no te presiones, no te humilles, y no te anules por creer que alabando todo lo que hacen los demás vas a caer mejor. No te encierres en ti mismo. Cree en lo que haces y adelante.

Yo confío en ti. 

¿Y tú? 

domingo, 23 de junio de 2013

San Juan

("Pequeña hoguera" - Fotografía realizada por Leyre L.G)


En las noches mágicas en las que el fuego
es refugio de cada deseo,
me lleno los bolsillos con tus sonrisas. 

Me gusta verte con la mirada brillante
mientras tus dedos rasguean mi espalda
como si fuese la melodía más dulce del mundo.

En las noches mágicas no existen rutinas
ni café recién hecho, ni lunes, ni domingos. 

En las noches mágicas
dibujo susurros a media voz entre mis labios
para que no te vayas lejos,
para que llenes esta habitación 
de amaneceres, primaveras y orgasmos. 

Esta noche,
mis lunares se mueren de amor
con tus caricias. 


(Quiero quedarme a vivir en tu cuello,
sabiendo que cada beso, 
o cada verso no sabe a despedida).

lunes, 17 de junio de 2013

2. ¡¡No disparen a la guitarrista!!

¡Hola! Después de algún tiempo sin subir nada a Youtube, os dejo con una nueva cover a guitarra de una canción de Jack Johnson. La calidad de video y sonido no es muy buena, pero espero que igualmente os guste.

Un saludo

miércoles, 12 de junio de 2013

La miel en los labios

- ¡¡Aaah!!
- ¿Qué te pasa?
- Que me he mordido el labio... 
- ¡Hala! ¡Que los muerdos te los tengo que dar yo!

lunes, 10 de junio de 2013

Cristalizado



("Reflejos y realidades" - Fotografía realizada por Leyre L.G)


Vive en los espejos
no sabiendo si su realidad 
es tan sólo un mero reflejo del mundo, 
o es el mundo el que se refleja en sus ojos. 

lunes, 3 de junio de 2013

Lee

Apaga la tele...

("Graffiti" - Fotografía realizada por Leyre L.G)

Enciende el cerebro...

viernes, 31 de mayo de 2013

Recuerdos... tan lejanos.

("Pensamientos" - Fotografía realizada por Leyre L.G)
A veces pienso tan lejos que pierdo la noción del tiempo, y ya no sé si he regresado al pasado, o a un futuro incierto, y me sorprendo. Abro los ojos por fuera, y los cierro por dentro, llenándome de golpe, dejándome sin aliento y con ganas de gritar.

Cuatro segundos, o cuatro minutos para volar sin despegar los pies del suelo, sin moverme del sitio, sin salir de las cuatro paredes blancas de esta habitación, sin o con demasiadas ganas de sumergirme en un caos silencioso que forman mis recuerdos, a modo de rescate de estos días grises e insustanciales, llenos tan solo de miles de palabras, conocimientos y cuentas viejas. No vale borrar y empezar de cero. Todo se acumula. 

Me olvido por un instante de mi cuerpo físico, voy más allá, estoy por encima del cosquilleo y el latir de mi corazón, me olvido de respirar; soy tan sólo un cúmulo de energía que se expande y se transforma... 

A veces pienso tan lejos... 

que... 


me pierdo.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Mi asignatura favorita


- Odio la época de exámenes... Estas asignaturas son un asco...
- Venga, ¡animate! Seguro que hay alguna que te gusta, que es diferente, que te llama más la atención... no sé...
- Pues ahora que lo dices... hay una que me encanta y que encaja a la perfección con lo que has dicho...
- ¿Ah sí? ¿Cuál es?
- Tú.

lunes, 13 de mayo de 2013

Observar lo que haces sin que lo sepas


Te quiero llenar la boca de sonrisas
y dejarte sin saber qué decir. 



Me gustaría que donde se ven luces,
desde la sierra, hubiese mar,
que mañana el día tuviese 72 horas
y que pudiésemos dormir hasta las 16.
Que me despertases tú
y no tener nada más que hacer
que pensar en ti. 



sábado, 4 de mayo de 2013

The dance of the Dragonfly

¿Qué tal un poco de música de piano para amenizar la tarde del sábado? Aquí os dejo mi última interpretación de una melodía de Michele Mclaughlin. 

¡Espero que os guste!

martes, 30 de abril de 2013

Liebe

A veces estoy llena de dudas infinitas.


Vacíame. 
Hazme sentir que 
(todo esto) 
merece la pena.


viernes, 26 de abril de 2013

Postreando

(Fotografía realizada por Leyre L.G)

- ¿Quieres fresas con vinagre?
- Prefiero fresas contigo.

martes, 23 de abril de 2013

Querida yo del futuro,

espero que cuando llegues a los 30 y en adelante, no te hayas resignado a la vida, no te hayas quedado sin planes, sin motivación, sin intereses y sin esas ansias por vivir y soñar. Espero que no te dediques a perder el tiempo en actividades insulsas con las que matar el tiempo. No lo pierdas, no lo malgastes. No te dejes de vivir. Espero que sigas escribiendo para ti o para otros, que sigas fotografiando, tocando el piano y la guitarra. No pares de estudiar para aprender. Conserva a los amigos, conoce a gente nueva, sal a tomar algo, no te quedes en casa, ¡diviértete! No dejes de hacer las cosas que te gustan por miedo, se valiente, sigue luchando con uñas y dientes, y a pesar de las caídas levántate siempre. Como hasta ahora. Por favor, no te pierdas, aprovecha cualquier oportunidad, viaja y ríete a carcajadas. Se positiva, baila, grita y abraza. Evita a las personas tóxicas. Ilusiónate, enamórate, pero no pierdas de vista el suelo. Y vive, vive mucho y muy fuerte.

domingo, 21 de abril de 2013

Rescue

Acuérdate de respirar
y de besar con los ojos cerrados.
Acuérdate de vivir
y de soñar con los ojos abiertos.

domingo, 14 de abril de 2013

Eternos

- Siendo la muerte lo único cierto de esta vida, ¿por qué le tenemos tanto miedo?
- Porque creemos que somos eternos. Nos sentimos eternos. Jóvenes salvajes con tiempo suficiente para comerse el mundo. Creo que nos es imposible pensar que todo esto que conocemos ahora, amistades, pareja, sueños, ideas, fuerza, alegría, incluso tristeza, se apagará algún día. Jóvenes... jóvenes de piel tersa, con fuerza, y energía... Me pregunto si a todas las generaciones les ha costado o les costará asumir que la piel se arruga, la gravedad sigue sus propias leyes... En fin. No sé si hay que vivir cada día como si fuese el último, porque si fuese así yo no estaría donde estoy, ni haría lo que hago, tampoco puedo permitírmelo... Pero lo cierto es que no hay que desaprovechar ni un segundo. Alguien me dijo alguna vez que si tienes ganas de hacer algo, no esperes a que los demás se decidan por ti.
- ¿Incluso matar a alguien?
- Joder, dentro de unos límites éticos y morales. No me seas extremista. Es decir, no te quedes con las ganas de decir o hacer algo, solo por miedo, porque quizá luego sea demasiado tarde. 


- Mmm... Quizá algo de eternidad si que tengamos. 
- ¿Qué quieres decir?
- Piensa en la descendencia... Si ellos están ahí, es gracias a ti. Algún día exististe y pudiste darles la vida. Creo que sólo así se consigue la eternidad. 
- Es una bonita forma de definir la procreación y el instinto de supervivencia.
- Puede, pero si lo piensas un poco, tiene algo de sentido, ¿no?



sábado, 6 de abril de 2013

Mentes que seducen

El cielo se incendió. Sonreí como si estuviese ante un espectáculo de fuegos artificiales, aunque aquellas luces rojas no explotaban, tampoco desaparecían, se fueron haciendo más intensas conforme el sol se escondía tras el horizonte. Recordé entonces la primera vez que me preguntó cómo sería un día perfecto con él...

- Atardece. Es verano, se oye a las golondrinas surcar el cielo, las cigüeñas vuelven del río en bandadas contrastándose con la luz anaranjada y ambarina del sol. La brisa nos remueve el pelo. Estamos subidos al tejado, bebiendo cerveza y reinventando el mundo. Las estrellas aparecen poco a poco, vacilantes y temblorosas, formando constelaciones. Nos contamos anécdotas y secretos. Nos reímos de nosotros mismos. Soñamos despiertos, viajamos al futuro e imaginamos nuestra vida. Por un momento somos dueños del tiempo, lo detenemos con tan solo mirarnos...

No dijo nada. Supuse que aquella visión de "día perfecto" le resultaba un tanto inocente e infantil. Entonces me acordé de Dante el de la película de Martín (Hache): "¡Hay que follarse a las mentes! Me seducen las mentes, me seduce la inteligencia...". El físico también importa, ¡claro que importa! y nos atrae y nos encanta... Quizá fuese un poco como él...

- ¡Ey! Te has quedado empanada mirando el cielo - dijo una voz a mis espaldas. 
- Nada, recordaba la primera vez que me preguntaste como sería un día perfecto contigo. 
- ¡Ah, ya! ¿Sigues pensando lo mismo? - me dio un beso en los labios.
- Exactamente igual.

domingo, 31 de marzo de 2013

No te quedes en la superficie

Llevaba media vida huyendo, no sabía si de él mismo o de las personas de su alrededor. Siempre se había definido como un alma errante, vago de recuerdos, viviendo la vida sin pensar en las consecuencias de sus actos, fluyendo a cada paso que daba. Filosofía sencilla de barra de bar a media noche. Su estrategia, si es que podía definirse así, era siempre la misma. Conocía a las personas, y si en un principio había algo que no encajaba con su forma de moverse, con sus valores, o sus creencias (si es que las tenía), decidía que lo mejor que podía hacer era volver por donde había venido. Quizá fuese su forma de salvarse de los peligros de ser un animal social, pero por esa regla se perdía a las tres cuartas partes de las personalidades con las que se cruzaba, sin profundizar nunca en ninguna relación. No había caído en la cuenta de que quizá ellos también utilizasen escudos con los que que no dejaban dilucidar su verdadera esencia. 

Quizá se había pasado media vida saltando de superficie en superficie, de máscara en máscara. 

La soledad no era algo que despreciase. Era parte de su piel, un tatuaje, una sombra que le seguía allá a donde fuese. La disfrutaba, la paladeaba siempre que podía, acompañado de una copa de vino y música de blues. Tal vez fuese un bohemio desterrado de los tejados, de los versos y los besos que las musas te conceden algunas madrugadas. Hasta que la conoció. 

"Quien diga que el amor no mueve o cambia el mundo, miente. Al menos en parte". Pensaba. Ella llegó de las estrellas, fugaz e intensa, haciendo temblar cada uno de sus cimientos. Ya no podía recular, no quería. Sabía que posiblemente lo destruiría, pero aquella vez no le importaba inmolarse, no pensaba huir. Se quedaría con los pies colgados de las nubes, y la cabeza dándole vueltas, ciego, sin pensar por primera vez en que se estaba condenando a llegar hasta el final, hasta que no diese para más. 

Dejó de escapar de sus miedos y se enfrentó a ellos. No podía seguir ocultándolos tras los rincones. Comenzó a vivir la vida, empezó a sentir las emociones más primarias a las que había estado negándose a lo largo de su pasado. 

"Si duele es porque estás vivo. Y es mejor eso que no sentir nada". 

Y es entonces, cuando a pesar del daño, de las heridas de guerra, de las caídas y del miedo, dejó de huir para siempre.

Porque a pesar de todo, merece la pena.


domingo, 24 de marzo de 2013

Se ha hecho especial

Hoy no era domingo, 
hoy era el "24 de Marzo más bonito del mundo".


Han volado por los tejados nuestros sueños, 
nuestros abrazos y nuestras ganas de comernos el mundo. 
Nos hemos dejado llevar 
como si fuésemos aire y viento, 
huracanes 

haciendo magia con tan solo mirarnos. 

[...]

Qué te voy a decir que no te haya susurrado ya...
no me hace falta decirte más alto lo que en mi mirada 
y en mis sonrisas se refleja cada vez que estás a mi lado. 



miércoles, 20 de marzo de 2013

Carta a mis desdichas

Querido nadie: 

He comenzado a dormir poco y a soñar menos; ya sabes lo que dicen, "son malos tiempos para los soñadores". Escucho música en bucle, a penas como, fumo demasiado y no salgo de casa. Mi vida se reduce a las cuatro paredes de mi habitación, a estas paredes llenas de postales y letras, como si ellas pudiesen darme la clave de mi futuro. Pero no son más que palabras desgastadas, vacías e inertes, carentes de significado.

Mis proyectos se han ido desinflando poco a poco, mi vida social se reduce a hablar conmigo mismo en voz alta, en voz baja, en susurros. Beber es la vía de escape fácil, las latas de cerveza se amontonan en la papelera, en el suelo, en la cama. Me siento enfermo. Mi mente ha comenzado a ser un reducto minimalista y oscuro donde las ideas ni siquiera parecen tener coherencia lógica. Me siento extraño. 
¿Estoy vivo? ¿Estoy muerto? 

Quizá es que me he vuelto loco.

Querido nadie, aunque ahora no tenga ganas ni fuerzas, si vuelves a leerme algún día, espero que hayas luchado con uñas y dientes por ese último resquicio de vida que tu mirada aún puede vislumbrar en el espejo. 

Jack.