Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 27 de noviembre de 2012

Hola ola


("Copos de nieve" - Realizados y fotografiados por Leyre L.G)

Ha llegado una ola polar que no será capaz de romper estos cristales, 
porque el verano sigue amaneciendo en mis pestañas 
luchando porque el frío no muerda mi mirada. 


jueves, 22 de noviembre de 2012

Escrito automático nº4: enamoramiento.

Irremediablemente caes al abismo
del sinsentido transcurrir de los segundos,
atrapándote en la luz y en el calor,
y en los párpados abiertos de sueños.

Tu respiración se llena de fuego
con el ronco balbuceo de tus latidos, 
ecos en un corazón hinchado de vida.

La realidad se vuelve aparente,
lejana.

Tus pies no rozan el suelo, 
la tierra desaparece. 
Un momento de lucidez te permite
vislumbrar el horizonte de tu deseo.

Y vuelves a caer irremediablemente 
en la adrenalina de un rubor sediento 
de piel y escalofríos,
de constelaciones lunares,
anhelando atravesar tu alma
con el mínimo roce de su cuerpo. 


jueves, 15 de noviembre de 2012

XVI. Lucía

Se separa para mirarle a los ojos. Dave está colorado, una sonrisa comienza a aflorar de la comisura de sus labios. Su mirada brilla más aún. 

- No sé qué decirte... - musita con voz ronca.
- Te he asustado... 
- No es eso, es que... - suspira - no me lo esperaba... 
- ¿Verdaderamente creías que era la dama de hierro? - arquea una ceja.
- Verdaderamente creía que el único tonto que estaba sintiendo algo era yo...

Lucía ríe nerviosa.

- No sabes leer las señales...
- ¿Y tú sí? 
- Es que... yo también tenía miedo de ser la única tonta que estaba sintiendo algo...
- Vaya par de idiotas - sentencia. 
- Ya ves... ¿y ahora qué?
- ¿Qué de qué?

Pone los ojos en blanco.

- ¿Que qué hacemos?
- Puedo empezar por besarte... 

Dave coloca sus manos bajo las mejillas de Lucía mientras le da un suave beso en los labios. 

- Mmm ¿Y después? - susurra ella.
- Puedo invitarte a comer... si quieres... 
- Jajaja, ¿Y después?
- Puedo invitarte a salir... 
- ¿Y después?
- Puedo empezar a quererte... 
- ¿No lo haces ya?
- ¿No sabes leer las señales? - le saca la lengua.
- ... Está claro que no... 
- ¡Oh, qué pena!
- ¿No me lo vas a decir?
- ¿Que te quiero? ¡¡Nunca!! ¡Tendrás que torturarme para que te lo diga! Muajajaja... 

Caminan de nuevo, juntos, de la mano. Se pierden entre la gente, entre las calles, entre el amor redescubierto en una mañana de miércoles, en un mes de octubre, en un vagón de metro. Redescubierto entre indirectas y juegos de palabras, entre besos al aire y sonrisas cómplices...



¿Fin?

martes, 13 de noviembre de 2012

Aquí, allí.

(Fotografía realizada por Leyre L.G)

Vámonos,
carretera y manta,
que la luna nos pille silbando.
Que el asfalto se convierta en nuestra segunda piel, 
y el horizonte sea un imposible alcanzable. 

Vámonos,
sintámonos libres de enredarnos con el viento de poniente,
sin miedo a naufragar entre las mareas, 
surcando cielo y tierra,
agua y fuego.

Vámonos, 
a donde sea, 
escapemos 
lejos, 
cerca, 
aquí,
allí.

domingo, 11 de noviembre de 2012

XV. Lucía

- ¡Já! Muy lanzado vas tú, me parece a mi - le recrimina mientras se cruza de brazos en actitud defensiva. 

Esta vez es Dave quien se ríe. 

- ¿En serio? ¿Quién eres tú y qué has hecho con Lucía? - le señala - ¿Y todas esas historias que me has contado? 
- ¿Qué historias?
- Me has vendido la imagen de una chica segura de sí misma, que tontea, se divierte, que no se complica la vida, que vive a su aire, que cuando quiere disfruta una noche, o una mañana...
- Sí.
- ¿Entonces cual es el problema? - se acerca. - ¿A la hora de la verdad no eres tan valiente? - ronronea con una media sonrisa.
- El problema está en que tú te piensas que por hacer eso, soy una chica fácil - contesta mordaz. - Que me voy a acostar contigo a la primera de cambio.
- No pienso que seas una chica fácil, pero con respecto a lo otro, ¿qué problema hay? Si los dos sentimos atracción... ¿no es lo que haces siempre?
- ... - se esconde tras sus manos. 
- ¿Qué pasa chica dura? 
- Esta vez es diferente - a penas susurra. 
- ¡Me discriminas! ¿Soy feo? - bromea. - Pues que sepas que soy un buen amante, y que tú te lo pierdes, ¡já!
- Joder Dave. No estoy de coña.
- Entonces dispara, valiente - le provoca.

Lucía se aleja unos pasos por delante. Dave la observa con curiosidad, esta vez es ella la que parece debatirse entre miles de emociones y sentimientos. Se percata de que está demasiado nerviosa, pues sus manos tiemblan levemente bajo las mangas de su jersey. Se acerca y la rodea por los hombros con un brazo. Lucía se deja abrazar y apoya su cabeza sobre él.

- Tú no eres como los otros chicos con los que he estado. Tú me importas. Me gusta quedar contigo, hablar, bromear, tontear e incluso ponernos serios. Sé que puedo confiar en ti sin miedo a que me juzgues. No te considero una aventura esporádica con el que pasar una mañana, o una noche simplemente. No quiero quedar contigo sólo para acostarnos. Y si lo hacemos quiero que sea especial, no olvidarnos a la mañana siguiente de lo que ha pasado. Quiero seguir conociendo cada pequeña parte de ti. Ni siquiera me fijo en otros tíos, y no me gustaría que tú te fijases en otras chicas como posibles futuros objetivos - se sonroja y sonríe levemente -Y tampoco quiero ser tu rollo, que tú me veas como una chica más a la que añadir a tu lista de conquistas. - Hace una pequeña pausa para añadir con amargura - Ahora es cuando la chica dura y valiente se ha lanzado a la piscina y tú sales corriendo porque no quieres complicarte la vida, o no quieres que te la complique...     


viernes, 9 de noviembre de 2012

XIV. Lucía

(Fotografía realizada por Leyre L.G)
[...]

- ¿Me dejarás que te invite a comer?
- ¿Y esa muestra de generosidad? - se sorprende Lucía.
- ¿Por qué eres tan dura? ¿No puedes decir simplemente, sí, quiero?
- ¡Ni que me fuese a casar contigo! - se carcajea.
- Bah, olvídalo...

Lucía le observa de reojo. Dave camina con las manos en los bolsillos mirando hacia el suelo con el ceño fruncido. 

- ¿Te has enfadado? 

No obtiene respuesta. 

- Oh, venga, ¿en serio? ¿cuantos años tienes, tres? - se para en medio de la calle con los brazos en jarras. 

Dave continúa caminando en silencio, haciendo caso omiso a su pregunta. Lucía lo mira estupefacta y corre hacia él hasta cortarle el paso. Ni siquiera levanta la vista para mirarla. 

- Dave... - suspira mientras se muerde el labio inferior con fuerza. - Joder, perdona, ¿en serio te has enfadado?
- No es que me haya enfadado... es que... - se calla. Su mirada tiene un brillo extraño, como si estuviese luchando contra sí mismo en un mar de contradicciones.
- ¿Qué? 
- Nada, no te preocupes... - cabecea finalmente. - Vamos a buscar un buen sitio para comer.
- Todavía no te he dicho que sí... - sonríe con picardía.
- No tienes opción... te secuestro.
- ¿Y si me escapo?
- Te perseguiré.
- No sabes donde vivo.
- Porque no te atreves... 

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Como si fuese a salir corriendo

Esta madrugada, a penas la razón puede sostenerme. Escribo líneas sin sentido, secretos, pensamientos, sentimientos, garabatos. Y aunque las musas regresen a mis dedos, no encuentro las palabras que me devuelvan la calma. Vuelvo a caer una y otra vez sobre mí misma, amaneciendo en universos paralelos. Permanezco inquieta con el corazón palpitando fieramente, como si esta noche fuese a salir corriendo. 

Y Duele. 


lunes, 5 de noviembre de 2012

Preludio poético

Mil ideas revoloteando en mi cabeza: que si el frío, que si el miedo, que si la tristeza, que si los escudos, que si el sueño... Que sí, que aunque no te lo creas, todo eso me quitas. Y he de confesarte también que el invierno ya no se atreve a arañarme la mirada.
(Y que ultimamente no me aguanto las ganas 
de escribirte (intentar dibujarte 
sonrisas con mis palabras)).

domingo, 4 de noviembre de 2012

Pequeña interpretación

¿Qué mejor que una tarde de domingo para disfrutar de un poco de música clásica?

Rescatada del baúl de las viejas partituras no consigo recordar el nombre de esta melodía. En cualquier caso, espero que os guste.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Planear

No hay que ser kamikazes...

(Fotografía realizada por Leyre L.G)

...tenemos todo el cielo por delante.