Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

viernes, 9 de noviembre de 2012

XIV. Lucía

(Fotografía realizada por Leyre L.G)
[...]

- ¿Me dejarás que te invite a comer?
- ¿Y esa muestra de generosidad? - se sorprende Lucía.
- ¿Por qué eres tan dura? ¿No puedes decir simplemente, sí, quiero?
- ¡Ni que me fuese a casar contigo! - se carcajea.
- Bah, olvídalo...

Lucía le observa de reojo. Dave camina con las manos en los bolsillos mirando hacia el suelo con el ceño fruncido. 

- ¿Te has enfadado? 

No obtiene respuesta. 

- Oh, venga, ¿en serio? ¿cuantos años tienes, tres? - se para en medio de la calle con los brazos en jarras. 

Dave continúa caminando en silencio, haciendo caso omiso a su pregunta. Lucía lo mira estupefacta y corre hacia él hasta cortarle el paso. Ni siquiera levanta la vista para mirarla. 

- Dave... - suspira mientras se muerde el labio inferior con fuerza. - Joder, perdona, ¿en serio te has enfadado?
- No es que me haya enfadado... es que... - se calla. Su mirada tiene un brillo extraño, como si estuviese luchando contra sí mismo en un mar de contradicciones.
- ¿Qué? 
- Nada, no te preocupes... - cabecea finalmente. - Vamos a buscar un buen sitio para comer.
- Todavía no te he dicho que sí... - sonríe con picardía.
- No tienes opción... te secuestro.
- ¿Y si me escapo?
- Te perseguiré.
- No sabes donde vivo.
- Porque no te atreves... 

2 comentarios:

Amanecer Nocturno dijo...

En tus historias los personajes siempre se muerden los labios.
Se palpa el erotismo en todas ellas y me gusta.

Un beso.

X dijo...

Y mira que sí, es un enfado bien infantil, pero el que nunca se haya enfadado así, que tire la primera piedra. :-)