Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 16 de julio de 2012

Sobrevuelos


(Fotografía realizada por Leyre L.G)
Ni siquiera el sobrevolar las madrugadas podría reencontrarles. Habitaban en universos paralelos, desvanecidos por el tiempo, como si nunca hubiesen existido, como si tan sólo fuesen recuerdos, instantes, sueños de alguien que se alimenta de castillos en el aire. 
Ni siquiera el sobrevolar las madrugadas podría hacer renacer sus alas, ni recuperar el tiempo perdido, ni las palabras, ni los deseos, ni las miradas, ni siquiera el punto exacto en el que sus labios se rozaron por primera vez... Tan sólo podría reabrir viejas heridas, cicatrices mal cosidas.
Y sin embargo, el sobrevolar las madrugadas le devuelve a la vida una y otra vez, porque ya no busca, ya no le busca, no trata de regresar a ese pasado que tal vez, ni siquiera existió, siendo tan sólo un deseo adolescente por inyectarse arritmias en vena. Porque ese corazón ya no es frágil, late alegre; las tormentas ya no se enredan entre sus pestañas, ni siquiera el frío invierno consigue traspasar su mirada. Se deshace en sonrisas una y otra vez, inevitables, como el sonrojar de sus mejillas, tímida. 

Alza la vista al cielo infinito, tal vez la veas sobrevolando las estrellas en las noches de verano.

(Un secreto: 
las horas capicúa son sus favoritas, 
tal vez te conceda un deseo). 


2 comentarios:

Contradictorio dijo...

Sería penoso que te limitaras a caminar teniendo las alas ;)


Comentario escrito a las 23:32 :P

Me[Helden] dijo...

"Las tormentas ya no se enredan entre sus pestañas, ni siquiera el frío consigue traspasar su mirada". Chapó.

Estaré atenta. Tal vez le pida un poco de esa fuerza de vida que la rodea.