Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

jueves, 21 de junio de 2012

Que las musas vuelvan pronto...

Guardo en el recuerdo los primeros días del verano antes del comienzo de los examenes. A partir de entonces los días se volvieron grises y monótonos: los vasos de café se amontonan por mi mesa de estudio y los apuntes se desparraman por el suelo. Intento pensar que esfuerzo merecerá la pena, hasta entonces rescato de mis archivos fotografías que me recuerdan que el verano sigue esperándome al otro lado. 


(Fotografía realizada por Leyre L.G)

(Fotografía realizada por Leyre L.G)

(Fotografía realizada por Leyre L.G)

(Fotografía realizada por Leyre L.G)

(Fotografía realizada por Leyre L.G)

(Fotografía realizada por Leyre L.G)


Algunos ya habréis acabado,
otros seguimos al pie del cañón. 
¡Ánimo y Feliz Verano!

4 comentarios:

Mitocondria Tururú. dijo...

Ánimo, son épocas que terminan tarde o temprano aunque la angustia se acumule...

Yo siempre pensaba en el momento en el que cogiese el autobús para volver a casa tras el último examen, y cuando llegaba ese momento... Ohhh a gozar.

¡Mucha suerte!

Summer dijo...

A mi aun me queda D:

Ánimo y suerte!!

Ramon Suarez dijo...

Espero que no te quede mucho ya y que en breve puedas volver a disfrutar del verano y de la libertad. Vaya a ser que se te sigan acumulando los vasos por la mesa y lleguen a comerte!!! jejeje.

Animo!

Amanecer Nocturno dijo...

Ánimo, que ya queda muy poquito! :)
Odio ese estrés, esa sensación de no tener tiempo para nada excepto para estudiar, y muchas veces ni para eso. Pero siempre llega el final, y ese momento de libertad infinita es impagable.

Un beso!