Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 28 de mayo de 2012

Ciudad Eterna


Recuerdo aquella terraza como si aún estuviese allí, un pequeño rincón que se abría a la a la calma, a la tranquilidad de aquella ciudad eterna. Solíamos cenar pizza y helado mientras contemplábamos los tejados y el cielo nocturno, siempre iluminado por las miles de estrellas que se asomaban vacilantes ante la majestuosidad de aquellos edificios.  
Las conversaciones se sucedían alegres, divertidas. Esbozábamos proyectos de futuro, dibujándolo y desdibujándolo con ilusión, con ganas de empezar a volar. Sin duda se avecinarían cambios, aunque entonces no lo sabíamos. 

La vida seguía fluyendo al otro lado, en la calle, incesante, agitada, caótica; sin embargo en aquel momento nuestras preocupaciones quedaban a un lado, no hacía falta cerrar los ojos para soñar. 



(Quizá no sea la misma terraza 
donde esboce nuevos proyectos de futuro,
ni la misma compañía,
pero la ciudad eterna sabe que volveré algún día.)


5 comentarios:

Anónimo dijo...

cada una de tus palabras me han llegado al alma. Siempre ha habido terrazas donde imaginar futuros.
un beso niña, soy Marta.

Ramon Suarez dijo...

Estoy de vuelta!!!

No he hecho más que llegar y leyendo esto ya estoy echando de menos mi casa, mi terraza nueva, recién pintada y decorada y sobre todo a mi hada mágica... Espero que este viaje se me pase pronto.

Besos.

Amanecer Nocturno dijo...

A mí también se me acaba la terraza y mi ciudad eterna se diluye durante tres meses. Parece poco, pero cuando estás lejos de donde trazaste tus sueños, el tiempo se congela y tú también por dentro.

Me ha gustado mucho :)

MâKtü[b] dijo...

La ciudad siempre tan cómplice...

Miss Cohen dijo...

Y lo mejor que puede pasarte en la vida es no tener que cerrar los ojos para soñar :)