Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 6 de febrero de 2012

Doble Filo

Atravesábamos la autopista a toda velocidad, zigzagueando de izquierda a derecha entre los carriles, mientras un ritmo constante y agresivo resonaba a través de los subwoofers. El Honda Civic Hatchback parecía un caballo desbocado. Miré de reojo al conductor, quien parecía disfrutar de aquella carrera contra reloj. A penas había intercambiado cuatro palabras con él, a penas lo conocía. Su mirada era fiera, su mandíbula permanecía tensa y sus manos estaban crispadas sobre el volante. Temí por mi vida.


Cuando nos detuvimos y por fin pude poner los pies en tierra, respiré aliviado. Miré a mi alrededor, aquella zona era totalmente desconocida para mi. Estábamos a las afueras de la ciudad.


Subimos las escaleras de un edificio de aspecto destartalado. Podíamos vislumbrar a través de las ventanas el rumor de una fiesta que acababa de comenzar. Nos esperaban. Humo, música y alcohol embriagaban nuestros sentidos. Las conversaciones se sucedían rápidas, espontáneas. Carcajadas y chistes malos le daban a esa atmósfera la chispa de felicidad que nos faltaba durante la semana. Me dejé llevar. Dejé de lado mis escudos y muros de contención. El instinto se apoderó de mi... 


[...]


He despertado hace una hora y escribo como una forma de mantener mi cordura. Me encuentro perdido en algún lugar del extrarradio, con las manos y la ropa ensangrentada, un fuerte dolor en la cabeza y la boca seca. Amanece. El más absoluto silencio me envuelve, tan solo roto por los acelerados latidos de mi corazón. Tengo miedo, a penas recuerdo nada de lo sucedido durante las siguientes horas en aquella fiesta. Estoy sólo, sin dinero y documentación alguna. 


Oigo ruido, el motor cercano de un coche. Los bajos de un grave me taladran la sien, es un ritmo acelerado y violento... Tengo un mal presentimiento... 

3 comentarios:

Ramon Suarez dijo...

Oooh! Genial el relato!!! Parecía que habíamos estado todos de fiesta jejeje.

Buen lunes y mejor resaca!

Bosie Douglas dijo...

Me gustan los finales con vuelta de rosca =)

MâKtü[b] dijo...

Aissssssssssss Y yo tengo miedooo