Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 10 de enero de 2012

Conquistas

A la salida de las clases presencio el gran debate: amor y/o sexo. Observo la escena en silencio.


- ¡Hoy en día el amor está sobrevalorado, la gente necesita divertirse! - exclama Juanjo.
- ¿Un polvo y ya está? - le pregunta Carmen arqueando una ceja.
- ¡Los que hagan falta!
- ¿Y qué dice ella?
- ¿Quién?
- ¿No mantienes un tonteo extraño con la chica de la biblioteca?
- ¿Y? Una cosa no quita la otra. 
- Ya, pero las mujeres por lo general solemos ser más sentimentales, ya sabes, nos gustan más los detalles, las citas, los romanticismos, las palabras bonitas... 
- Sí, que os coman la oreja con lo que queréis oír, pero es mucho más fácil...
- ¡Llegar y meterla! ¿no? - le corta un poco molesta. 
- ¡Qué bestia!
- Venga Juan José, es así. Cada vez veo más ejemplos, y la mayoría de los tíos tenéis un monotema en la cabeza. 
- ¿Para que rayarse la vida con chorradas que no te llevan a ningún lado? ¡Diversión nena, diversión!
- Si no te conociera te mandaba a la mierda...
- ¿Por qué metes a la chica de la biblioteca en todo esto?
- Porque supongo que ella no querrá un polvo y ya está, ¿no?
- O sí... 
- Vale supongamos que sí, o no, o seguís con el tonteo indefinido... Conociendo a las mujeres... y suponiendo que le gusta mucho lo que os traéis entre manos, no creo que quiera formar parte de tu lista de conquistas, y ser una más del montón, y luego si te he visto o te he catado no me acuerdo... ¿comprendes?


Les miro divertida a una distancia prudente y asiento con la cabeza. Minipunto para ella.


- Vaya que me va a complicar la vida sí o sí. 
- Con lo simple que eres, sí. Las mujeres somos más de amor.
- ¿Me vas a decir que a las mujeres no os gusta el sexo? ¡Vengaaaaa! Vete a engañarle a otro. He estado con cada una... - se muerde el labio.
- ¡No joder! Pero no le damos tanta importancia, o tan exclusiva, que parece que os echáis novia sólo por pinchar. 
- No hace falta echarse novia para eso... - sonríe con suficiencia.
- No se puede hablar contigo, ¿eh? - suspira. - Solo te digo, ten cuidado y no la cagues. 
- ¿Qué concepto tienes de mi? ¡Soy todo un caballero!
- Me refiero a que no le regales palabras bonitas si no lo son de verdad, si no lo sientes, si sólo tienes como objetivo final llevarla a la cama, porque luego ella piensa cosas que no hay, se cuelga de ti, y es cuando vienen las noches sin dormir... ¿vale? No es tan sencillo. Si quieres algo más, adelante, si no, frena en seco. Mejor ir con la verdad por delante, no le hagas ilusiones.
- Vale, vale... ¡Qué seria te has puesto! Venga te invito a algo...


Los sigo con la mirada mientras se pierden entre las calles de la ciudad. No ha habido vencedores ni vencidos, pero ambos parecen acabar con las ideas bastante claras. 

3 comentarios:

Beta. dijo...

Que bueno! me recuerda a conversaciones que he tenido yo con amigos, son tan parecidas...
Y estoy de acuerdisimo con la chica!
Besoss.

AmanecerNocturno dijo...

El eterno debate, sí señora. Parece que muchas personas son incapaces de entender que el amor y el sexo pueden coexistir, y que cuando lo hacen, son los dos de mucha mejor calidad.

Nerea dijo...

Estas conversaciones se escuchan mucho!

:-)