Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

sábado, 30 de abril de 2011

Little red riding hood

- Soy capaz de reconocerte a un kilómetro de distancia...
- ¿Y eso?
- No se... digamos que soy como un personaje de cuento... 
- ¿Ah sí?
- Sí. Como el lobo que espera a su caperucita... 
- Será como el lobo que busca a su caperucita...
- No me hace falta buscarte, porque ya te he encontrado... 

miércoles, 27 de abril de 2011

Callejones

Volvió a perderse por aquellos callejones oscuros que tantas mañanas, tardes y noches habían consumido su juventud. Maduró de golpe. Le arrancaron la inocencia a mordiscos. 


El volver a perderse por por aquellas miradas obtusas, por aquellos rostros conocidos aunque lejanos, hicieron brotar en él sentimientos de rabia, asco y también alivio. Alivio porque al cruzar el cielo para llegar al otro lado, pudo reconstruirse, comenzar desde cero, ser verdaderamente como siempre quiso ser, con sus gustos y rarezas, con su forma de ver el mundo y de amar la vida. Con todo eso que aquellas mentes cerradas le negaron. 


Aquellas personas pretendieron destruir sus sueños, su seguridad, su confianza, su optimismo... Tal vez no fueron conscientes de su mal causado, pero ahora él no podía evitar sentir aquella rabia, aquel rencor. 


Por eso, cuando le preguntan por qué se marchó tan lejos, y por qué tarda tanto en regresar, responde: "necesitaba un cambio". Aunque en lo más profundo de su ser, reconoce: "necesitaba recuperar la confianza en mi mismo, necesitaba ser feliz, necesitaba vivir". 

martes, 26 de abril de 2011

Extraterrestres

("Llamando a tierra" - Dibujo y fotografía realizados por Leyre L.G)


- ¿Qué pasó?
- Arriesgué, bajé de mi planeta y le llamé a tierra, pero no contestó. Es cierto, al final fui yo el que tuvo que despegar, aunque con la nave rota. No conseguí entrar en mi órbita inmediatamente, estuve cayendo noches enteras. Por un momento pensé que había perdido el norte y que jamás volvería a ver la luz de las estrellas alumbrar mi camino.
- ¿Volveréis a veros?
- No lo sé, ahora estamos a años luz de distancia. Sería como mandar ondas al espacio y esperar que ella las interceptase. Puede que lo haga, pero entonces yo no tendría los medios necesarios para interpretar sus señales correctamente. Tengo la costumbre de distorsionarla. Además, eso sería esperar demasiado, ella simplemente... no haría nada. Estaría perdiendo mi tiempo, y seguramente también el suyo.
- Eso no lo puedes saber...
- No hace falta tener veinte ojos y dos corazones para saber que, si no lo ha hecho hasta ahora, no lo hará.

lunes, 25 de abril de 2011

Mi maleta roja

("Maleta roja" - Fotografía realizada por Leyre L.G)


Hice la maleta para huir de la lluvia
que empañaba mis ojos,
que ya no había color en mi mirada,
ni calor en mis sonrisas.


Hice la maleta con viejas canciones 
que hablaban de recuerdos y fotografías,
de besos con escarcha,
de noches sin dormir,
y cartas que nunca me atreví a enviar.



Hice la maleta con el invierno que me sobraba,
ya no necesito más calor que el de tus abrazos, 
ni más primaveras que las de tus ojos verdes.

sábado, 23 de abril de 2011

Seres nocturnos

Continuó observándoles como un extra en una película de terror, donde todos aquellos personajes acabarían convirtiéndose en seres irreconocibles, cuyo único fin era el de saciar su hambre voraz de carne fresca. 


Sus ojos mostraban una mirada vidriosa, carente de vida. Sus voces eran a penas un murmullo irreconocible, ecos distorsionados en sus propias mentes. Sus movimientos eran grotescos, marionetas de hilos enredados. 


Aquellos personajes eran rondadores nocturnos, poseídos por el dulce y embriagador alcohol. 

viernes, 22 de abril de 2011

Estrellas en el agua

- No eres tú listo ni nada... - suspiró.
- Eso decían mis profesores: este chico es muy listo para lo que quiere - recitó de memoria, y sonriendo, añadió - y yo te quiero mucho... 

miércoles, 20 de abril de 2011

Sucede que...

("Al otro lado" - Fotografía de Leyre L.G)


Se despidió con un beso fugaz en la comisura de sus labios, a penas pudo retenerle por mas tiempo. Se alejó de ella con paso decidido al otro lado de la calle, en aquella lluviosa tarde del mes de enero, para montarse en el coche y perderse entre el tráfico de la avenida principal. 
Recuerda como tembló su cuerpo y su corazón, que por aquel entonces tenía la costumbre de latir a contratiempo, de sonreír tontamente, y de desearle un feliz regreso.
Nunca más volvieron a verse. 

Por aquel entonces ella, ni siquiera podía imaginárselo. 

martes, 19 de abril de 2011

Donde todo vuelve a empezar

Creo que fue cosa del tiempo, del tiempo que necesitaba para que todas las piezas del puzzle encajasen.

Algo había cambiado, fue casi imperceptible, pero aquel día salí a la calle con tacones. 

Aquel día me hubiese atrevido a caminar de puntillas hasta el fin del mundo.

lunes, 18 de abril de 2011

Luna Llena

Galopamos a lomos de nuestra bala plateada cortando el aire con nuestros cuerpos, fundiéndonos con la carretera y con el paisaje, que se extiende verde a un lado y a otro, salpicado de vez en cuando con flores rojas y amarillas. La aguja del cuenta kilómetros continúa ascendiendo y luchamos contra la fuerza del viento que intenta derribarnos, en cualquier momento alzaremos el vuelo y nos perderemos en el gran azul. 


Nos dirigimos hacia el oeste, con destino, el horizonte. Cabalgamos en busca de la luna, quien nos ha prometido que amanecería más guapa que ningún otro día, casi llena. Al otro lado, el sol comienza a escurrirse tras el horizonte. Los rayos traspasan las nubes, formando un arcoíris de luces y sombras sobrecogedor. 

 ("Arcoíris de luces y sombras" - Fotografía de Leyre L.G)

Decidimos hacer un alto en el camino, alejados de carreteras principales y de cualquier atisbo de civilización. Reina el silencio, la naturaleza parece detenerse. Esperamos impacientes contando los minutos que faltan para que anochezca del todo, y en ese momento... nuestros corazones se desbocan y una gran sonrisa se dibuja en nuestros rostros. No podemos hacer otra cosa que estallar en una súbita alegría y saludarla como se merece:

- ¡¡¡¡Hola luna!!!!

("Hola luna" - Fotografía de Leyre L.G)

Naranja, grande y redonda, asciende tras las montañas. En mi cabeza suena, La Fuga: "¿de dónde sacará las pelas la luna para salir (tan guapa) todas las noches?". 

("Lunera" - Fotografía de Leyre L.G)



domingo, 17 de abril de 2011

Welcome

("Campos dorados" - Fotografía de Leyre L.G)

Atrás dejamos las montañas. Los llanos terrenos se descubren bajo la brillante luz un atardecer dorado.   

("Tímida" - Fotografía de Leyre L.G)


La luna, al otro lado, grande, casi llena, blanca, muy blanca, tímida, a penas se deja ver difuminada con el cielo azul. 


 ("Bright lights" - Fotografía de Leyre L.G)

Mis pensamientos permanecen ausentes, fundiéndose con las tonalidades primaverales que descubrimos durante el camino. En a penas unas horas, llegaré a casa. 

sábado, 16 de abril de 2011

Domingo de Ramos

- ¡Mañana es Domingo de Ramos!
- ¿Y?
- Si estuvieras aquí no te colaba ramos en la puerta grande de tu casa, sino pétalos...

jueves, 14 de abril de 2011

Pícara

- ¿Y ese chupón?
- Mmm... ¿esto? - dice Lucía señalándose el cuello. - Un recuerdo...
- ¿Un recuerdo?
- Sí, el único que puedo enseñarte... 

martes, 12 de abril de 2011

Su norte apunta al sur

("Whisky Barato" - Fotografía de Leyre L.G)

Hace meses que no duermo, me acuesto cansado y me levanto cansado. A veces lo mandaría todo a la mierda, y otras, simplemente, me dejo llevar. Dicen que los seres humanos nos acostumbramos a todo. Me lo creo. Sufrimos, nos hacen daño, odiamos y nos enamoramos de nuevo... Tenemos esa fe innata de creer, de creer en algo, da igual como lo llames. Y sea como sea, a veces seguimos por pensar que el futuro nos deparará algo mejor, lo que nos merecemos por lo que hemos sufrido.

Yo antes era un joven optimista... pero supongo que de los palos que te da la vida acabas siendo más realista. Los golpes te van esculpiendo como persona, te haces más fuerte, más crítico, y dejas de lado la ilusión y los cuentos de hadas. No se si alegrarme o deprimirme. Si me viese entonces me odiaría. Me he convertido en lo que pretendía evitar, alguien que se fuma los sábados en el bar de la esquina, a golpes de whisky barato, todo por no echarle un par de huevos a la vida. 

Te llamaría, pero, ¿de qué serviría? Te llevaste todo lo que me quedaba, la confianza en el resto de personas, y quizá también, en mi mismo. Aún conservo nuestras fotografías, y el champú que usabas y que olía a flores... Todo me recuerda a ti. Siento que estoy perdiendo el norte, las horas de trabajo se me acumulan en las pestañas y a penas consigo mantener un ritmo de vida normal. Vuelves a mi pensamiento una y otra vez. 

Quizá es que Sabina tenía razón, y tengo que aprender a olvidarte en diecinueve días y quinientas noches... 

lunes, 11 de abril de 2011

Te Quiero...

("11 de Abril" - Realizado y Fotografiado por Leyre L.G)


... y me encantas.

domingo, 10 de abril de 2011

Despedidas en portales

- Uy, ¿se ha parado la fuente?
- No, en realidad fui yo que les dije que la parasen porque sino no podía escuchar tus besos...

sábado, 9 de abril de 2011

Buenas noches

("Manto estrellado" - Fotografía de Leyre L.G)


- ...
- Hoy sería una buena noche para coger una manta, ir al campo y mirar las estrellas... 
- Sin duda... 
- Perdona, que antes te he cortado, ¿qué ibas a decir?
- Que te quiero

Young Again

("Hadas" - Fotografía de Leyre L.G)


A veces no sabía como sentirse, tal vez se estuviese haciendo mayor. De repente sacudía la cabeza, y había despegado un poquito más de su órbita, dejando atrás todos los pensamientos e ideales a los que antes se aferraba con fuerza, aunque no sabía exactamente hacia dónde se dirigía. Unas veces se sentía segura, con ganas de ver mundo, y otras sin embargo, le embargaba una inquietud imposible de dominar, confusión, frialdad. Llegaba poco a poco, como un pensamiento fugaz, pero se anclaba en su alma devorando cada rincón de luz y tranquilidad. Siempre luchaba con todas sus fuerzas por mantenerse a flote: "lo que no te mata te hace más fuerte" solía pensar, pero había comenzado a replantearse si ese "hacerte más fuerte" podía ser compatible con sentir felicidad. 


--------


La vida es caer y levantarse, gritar de felicidad y llorar de rabia, pelear con unos y divertirse con otros. Aprender de cada persona, situación, trabajo, amistad o relación, y nunca, nunca rendirse. La confusión viene y va, lo mismo que la felicidad y la tristeza, porque "no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante". Simplemente hay que vivir viviendo. Viviendo cada uno de los instantes de los que tenemos oportunidad.

viernes, 8 de abril de 2011

Fresa y Nata

(Fotogramas del videoclip de Papá Topo - "Lo que
me gusta del verano es poder tomar helado").

¡Lo que me gusta del verano es poder tomar helado!

El cielo es azul, hace calor, empieza a brillar el sol...


jueves, 7 de abril de 2011

Tu atardecer desbocado

("Naturalmente, es amor" - Fotografía de Leyre L.G)

"Lo mas lejos, a tu lado, pa' que no corra ni el aire entre tú y yo"


miércoles, 6 de abril de 2011

Noches en vela

Bizqueaban las farolas cuando, sin darse cuenta, 
la noche devoraba ya sus sueños rotos, 
quejídos sordos de un corazón mal cosido. 

A penas sí podía contemplar el pálido resplandor de la luna, 
pues siempre había permanecido en su cara oculta. 

Y como quien se atreve a saltar al vacío, 
intenta latir entre versos y amaneceres 
que a penas consiguen calmar su invierno.



(Poema inspirado
en letras del grupo 
de música Marea)

martes, 5 de abril de 2011

Prácticamente Magia

("Corazón" - Fotografía de Leyre L.G)

- ¿Has extendido alguna vez los brazos y dado vueltas y vueltas muy rápido?
- Sí 
- Yo creo que así es el amor. Se te acelera el corazón, el mundo se te vuelve del revés, pero, si no tienes cuidado, si no mantienes tus ojos fijos en algo inmóvil, puedes perder el equilibrio y dejar de ver lo que ocurre con la gente a tu alrededor. No te das cuenta de que estás a punto de caer. 
- ¿Y duele?
- A veces duele tanto que crees no ser capaz de soportarlo.
- Entonces no quiero enamorarme jamás... 
- Yo creo que el amor es prácticamente magia, merece la pena vivirlo, aunque sea una vez sólo, y si tienes la suerte de que sea para siempre... Merece la pena por todos los momentos que compartes con esa persona que es especial para ti, porque son únicos... cada instante es único. Aunque luego se acabe, pero todas las experiencias bonitas que has vivido permanecen contigo para siempre. Puedes aprender de cada relación para no volver a cometer los mismos errores. 
- Tienes una visión muy optimista del amor...
- Creo que para algo bueno que nos da la vida, o que podemos ser capaces de sentir, no hay que evitarlo...

lunes, 4 de abril de 2011

De lata dos

Experimento (Comportamiento Colectivo, Fenómenos Colectivos):


Colóquese una lata de refresco, sin empezar, en el centro de un pasillo o avenida transitada. Asegúrese de que permite una observación óptima desde cualquier ángulo en el que usted se sitúe para anotar los comportamientos de los sujetos a evaluar. El tiempo estimado puede variar en función de las respuestas dadas por los individuos. 


Resultados: 


En éste experimento en concreto, realizado en el pasillo de una facultad, coincidiendo con el cambio de clases y por tanto, máximo tránsito de personas en él, se observa que:


- Un mínimo de personas ni siquiera se percatan de la colocación de dicha lata en el centro del pasillo. No han reparado en ella.
- La mayor parte de las personas, incluidos alumnos y profesores, observan la lata con recelo, incluso se detienen al lado y comentan la situación. Ninguno hace intención de agacharse, coger la lata y tirarla a la papelera más cercana.
- Otro mínimo de personas ni siquiera se atreven a acercarse, y la bordean con la máxima distancia posible. 


Conclusiones:


- Debido a que dicha lata está en un contexto social que puede ser observado por el resto de personas que se sitúan en él, puede haber una "Difusión de Responsabilidad", en la cual, cuantas más personas estén presentes en dicha situación, menos obligadas se sentirán cada una de ellas a solucionar el problema, ya que incrementa su preocupación de ser observados y por lo tanto juzgados. 


- Conducta de imitación: es posible que la fuerza de el grupo, aunque en este caso, cada uno de sus miembros no estén ligados, hayan coincidido en el pasillo, actúe para que si una persona no retira la lata, el resto de los miembros tampoco intervengan. 

domingo, 3 de abril de 2011

Vidas Gatunas

("Tizón" - Fotografía de Leyre L.G)

Al caminar tan lejos se dio cuenta, poco a poco, que estaba perdiendo contacto con sus semejantes. Al principio no le importó, pues anhelaba conocer nuevos parajes, y a fin de cuentas, era un animal de solitarias costumbres con ganas de descubrirse a sí mismo y a su nueva vida. Y, por un momento, sintió miedo al olvido, a que su huella se borrase de aquellos corazones con los que había compartido viajes y andaduras, y ahora tan sólo fuese una sombra, un recuerdo lejano, o quizá, nada. 


Sin embargo, no podía regresar para quedarse, no podía permanecer en aquella tierra donde tantos arañazos y luchas de territorio había sufrido, aún le daba cierto miedo enfrentarse con su pasado. Temía que al volver, perdiese todo el valor que había adquirido en su viaje en solitario, y volviese a ser aquel gato indefenso y tembloroso que a penas sabía maullar. 


Caminó noches enteras sobre los tejados de la gran ciudad agazapado entre las sombras. Buscó compañía en la luna cada vez que la veía asomarse entre las estrellas, y al final, tomó la decisión de hacer un alto en su camino, regresar, enfrentarse a aquello de lo que no podía huir eternamente y recuperar aquellos corazones tan solitarios como el suyo.

sábado, 2 de abril de 2011

El viaje

Rugiendo con aquel pequeño coche, algo destartalado, enfilamos la carretera con destino, ninguna parte. La noche era cálida, veraniega, tranquila, digna de tirantes, pantalones cortos y terraza al aire libre... El camino estaba iluminado por las miles de farolas ambarinas que cubrían el extrarradio, las avenidas eran anchas, y los edificios eternos. 


Subíamos, bajábamos, acelerábamos y ralentizábamos nuestros latidos, nuestras conversaciones bailaban entre filosofías infinitas, imposibles de descifrar aún por el ser humano. Hablábamos también sobre amor, amistad, adolescentes que se mordían los unos a los otros por conseguir algo de respeto, admiración o un hueco en su pequeño círculo. Ese apetito insaciable por estar siempre rodeado de semejantes con quien compartir nuestras horas, nuestros pensamientos e incluso nuestros sentimientos. 


En aquel momento volví a descubrir que la felicidad se encuentra en los detalles más insignificantes, en una vuelta con el coche improvisada, en unos ojos verdes que brillaban más que nunca, en teorías cónicas sobre agujeros negros, plegamientos de planos, universos paralelos, universos infinitos, infinitos como nuestras ganas de vivir, nuestras ganas de comernos el mundo, de volar, de llegar arriba, y pensar que el viaje, aunque improvisado, ha merecido la pena.