Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 6 de diciembre de 2011

Filosofías de una mañana de Diciembre

Creo que tengo que dar la razón a aquel filósofo cuando dijo que el tiempo era cíclico. De alguna u otra forma, las situaciones y las personas se van repitiendo a lo largo de nuestra vida. Caras y personalidades diferentes, lugares distintos, pero siempre unidos por un mismo patrón. E inexplicablemente, aún habiéndonos enfrentado ya a ellas, habiéndonos caído y destrozado las manos, sentiremos miedo. 


Sin embargo, hay algo que nos diferencia de aquellos "nosotros mismos" de entonces. La inexperiencia, el no habernos enfrentado nunca a nada parecido, nos hace caer desde más altos. Ahora, caminamos pisando el suelo, somos más fuertes, mucho más, y sabemos diferenciar los caminos, las respuestas correctas, nos anteponemos a las posibles caídas, y sabemos evitarlas. 


El único problema que le veo es eso, el evitarlas. Arriesgamos menos, guardamos las distancias. Lo racional sería pensar que eso es lo correcto, que si ya sabemos que podemos sufrir, ¿para qué tropezar otra vez con la misma piedra? Pero es entonces cuando surgen las dudas... ¿y si...? ¿qué hubiese pasado...? ¿sería diferente...? 


Entonces volvemos estar ante el mismo acantilado, debatiendo si saltar o no. Sabemos que el tiempo cura las heridas, y que el dolor es un estado que no se recuerda con tanta intensidad como la alegría. Creemos que podemos ser capaces de superar cualquier cosa, porque si lo hemos hecho una vez, ¿por qué no otra? 


¿Qué es realmente lo que nos frena? ¿Qué es lo que hace que veamos la vida desde una perspectiva más segura?

7 comentarios:

Kashit0 dijo...

Cuando algo te merece la pena DE VERDAD no hay NADA que te frene.
Te tiras sin red.

Carlos Rodríguez Arias dijo...

Los demás, pensar en ellos a veces nos frena
Un beso

Ove I. Moore dijo...

No sé, supongo que cuando no sabíamos qué podía pasar, sólo veíamos una única posibilidad: la de saltar. Cuando asumimos que esa situación se repetirá una y otra vez, primero se nos quita la premura de decidir por si sólo hubiera una vez. Y luego...luego quedará algún recuerdo de ese dolor pasado, no?
O como dice Carlos, los demás.

Un abrazote Elendilae :)

AmanecerNocturno dijo...

Estoy de acuerdo con Kashit0, cuando crees que algo merece la pena de verdad te tiras sin red, pensando sólo en intentarlo, pero cuando algo no te huele tan bien desde el principio, si ya has pasado por algo parecido, permaneces entre las sombras por miedo al golpe.

MâKtü[b] dijo...

El miedo a ser felices

MâKtü[b] dijo...

¿Qué filósofo dijo que el tiempo era cíclico?
Es que me ha entrado la duda xD

Elendilae dijo...

Creo que fue Heráclito, aunque no estoy segura :)