Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

miércoles, 28 de diciembre de 2011

A bocajarro

Le miró a los ojos. Era hora de poner las cartas sobre la mesa. Creo que podía vislumbrar en su mirada una nueva fuerza, casi fiera, capaz de arrasar con todo. No dijo nada. 
Llevaban mirándose en silencio demasiado tiempo. Él en un extremo y ella en otro, como dos desconocidos. 
Suspiró. Quizá la única forma para que reaccionase fuese dispararle a bocajarro. Alzó su mano, que quedó suspendida a escasos centímetros de su rostro. Intentó reconocer en él algún tipo de emoción contenida que le hiciese reaccionar; saltar, luchar, gritar, pelear, en definitiva, demostrarle que estaba vivo. Sin embargo, aquel cuerpo parecía no albergar interés alguno por intentar cambiar aquella realidad que les había explotado en sus manos.
Sin pensárselo por más tiempo, giró sobre sus talones y comenzó a rehacerse entre sus pasos. Aquella extraña conexión paralela se perdía en la distancia. 
No intentó retenerla. 
Ella tampoco quiso volver. No merecía la pena, no tenía sentido. 

Se habían perdido para siempre. 

2 comentarios:

AmanecerNocturno dijo...

Uff qué momento más lleno de emociones. Se te queda el corazón triste tras leerte, aunque él bien sabe que estas historias existen, ocurren cada día y casi todos hemos sido partícipes de una de ellas, o al menos la hemos vivido muy de cerca.
Un beso.

Carlos Rodríguez Arias dijo...

Es desgarrador
Un beso