Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 21 de noviembre de 2011

Float

Esperaba a que el café me hiciese efecto para poder darle cuerda a mis pensamientos. Parecían haberse estancado en un punto donde yo misma no me reconocía. Mis principios se habían convertido en meras estatuas de arena y sal que se desmoronaban con el simple echo de rozarlas con el dedo. Aunque quizá era hora de cambiar, de ser la chica mala. Sin embargo, es posible que el personaje me quedase demasiado grande, a fin de cuentas, siempre he soñado con príncipes azules, historias de amor, cuentos para ir a dormir, y susurros en mitad de la noche. 


Me deshacía en dilemas sobre saltar o quedarme donde estaba. Sobre compatibilidades de carácter. Sobre darle una vuelta de tuerca a todo lo que alguna vez había formado parte de mi misma, y saborear por primera vez algo que, normalmente, se escapaba a mis rutinas. 


Sin embargo, realmente no merecía la pena pararse a pensar demasiado; ni siquiera merecía la pena el miedo, la angustia, el dolor o el remordimiento. No merecía la pena inventar o provocarse sentimientos, ni forzarse por sentir que estaba viva. No debería coserme a un personaje antagonista a mis filosofías, ni ilusionarme por palabras que se deshacen con el viento. 


Se trataba de conservar la cordura, aunque pudiendo despegar los pies del suelo, dejarse llevar. Si algo tenía que ocurrir, ocurriría. No merecía la pena forzar nada, ni cambiar realidades, ni personalidades.   


[...]

4 comentarios:

Kashit0 dijo...

¿Y por qué plantearse eso de "ser chica mala"?.
¿Es hacer algo que no tiene nada que ver contigo?

¿O algo que te gustaría hacer... pero no haces porque "no se debe"?.

No creo que haya que forzar nada, ni ser "bueno" ni ser "malo"; hacer lo que te apetezca...

Al final, ni todos somos tan buenos, ni todos somos tan malos.

Carlos Rodríguez Arias dijo...

y es que no merece la pena forzar nada, aunque si algo cambiará lo hará, no lo dudes
Un beso

DANI dijo...

Integridad ante todo :)))


Besazos enormes

AmanecerNocturno dijo...

Me he sentido con esas ganas de cambiarme a mí misma, de atreverme a hacer cosas que nunca hago miles de veces, y siempre que me he echado para atrás me he arrepentido, aunque después lo he justificado igual que tú, diciendo que no hay que forzar nada. Pero sigo sin saber si eso es lo mejor o simplemente es una justificación para no dañarte por dentro...