Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 11 de octubre de 2011

Spinning

Comencé a pedalear con fuerza con la resistencia al mínimo, notando como los músculos de mis piernas comenzaban a tensarse. Miré a mi alrededor y vi como chicos y chicas se disponían a dar lo máximo de sus fuerzas en una hora de intenso Spinning. La primera vez que pisé aquella sala, creí morir. Pedalear sin a penas sentarse durante una hora entera era una auténtica locura. Sin embargo, tras cuatro clases, comenzaba a notar los resultados. 
Y de nuevo allí estaba nuestro entrenador, un hombretón de dos por dos ataviado con mallas ajustadas con las que marcaba cada músculo de su cuerpo; pectorales, piernas, brazos... un auténtico regalo para la vista en aquella hora de sacrificio físico. Con agilidad, se subió a la bicicleta y comenzó a pedalear sin esfuerzo y con gracia. 
La música, de ritmos rápidos y graves, nos animaba a cabalgar con intensidad. Arriba, abajo, adelante, atrás. El sudor se deslizaba ya por nuestros cuerpos. Yo comenzaba a sentir aquella explosión de fuerza, rabia, y de, por qué no, alegría. Las palabras de ánimo por parte de nuestro entrenador conseguían dejarme escapar toda la tensión acumulada durante el día, y alguna que otra sonrisa. Lo notaba en mi corazón, en mis latidos, en mis ganas de comerme el mundo, de cerrar los ojos y salir volando.
- Venga chicos, un sprint. ¡Mas rápido! ¡Más, más, más, más, más, más, mááááááááás! ¡La operación bikini 2012 ha llegado! ¡Dejadme cuatro semanas y podréis lucir un cuerpo perfecto! 
Eché un rápido vistazo a través del espejo observando a aquella fauna que daba lo mejor de sí. Chicos jóvenes de camisetas mojadas con músculos perfilados y mirada concentrada. Supuse que ellos también estarían satisfechos con aquellas vistas de culos bien puestos y cuerpos estilizados. No pude evitar reírme. 
Al finalizar la clase, estiramientos. Ya no se me doblaban las piernas por sí solas, ni se me agarrotaban hasta el punto de no poder caminar. Con una gran sonrisa y un aplauso, nos despedimos hasta la próxima sesión de esfuerzo sobrehumano que consigue arrancar de nuestra piel, el veneno y la rabia de la rutina diaria. 

5 comentarios:

Carlos Rodríguez Arias dijo...

Qué divertido
un beso

Me[Helden] dijo...

El Spinning es cojonudamente gratificante.

Ene dijo...

El Spinning!!!!!
Cuando yo iba era una chica la que lo hacía. Y... "VENGA CHICOS, QUE YA LLEGAMOS AL FINAL DE LA MONTAÑA... MIRAD QUÉ VISTAS. SENTID ESTE AIRE TAN PUROOOO" Jajaja. Hasta en el gimnasio me encontraba con montañas...

Besotes. Y SÍ, ES GRATIFICANTE.

Zoe Row dijo...

Jajajaja, no sabes lo bien que me ha venido tu texto, que acabo de apuntarme al gimnasio y el Spinning es una de las actividades que quería probar. Ahora me has dado más ganas todavía de hacerlo!
: )

DANI dijo...

Joer, paciencia, recuerdo cuando yo hacía spinning y me costó cogerle el truco.

Al final lo vas a hacer sin asiento, ya te lo adelanto. Pero no pienses mal, eh, sólo es para evitar sentarte ja ja ja

Besazos enormes