Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

viernes, 28 de octubre de 2011

Catálisis

Diego creía que estaba muerto. Muerto en vida. Que su corazón jamás volvería a recuperarse de aquellas heridas que le hicieron perder el norte, que jamás volvería a latir con tanta intensidad, que se había oxidado para siempre. Muerto, sin sentir amor, sin sentir dolor, sin sentir la vida.
Él creía que tan sólo era un alma errante en un mundo caótico donde el vacío se cosía a las sombras de sus sueños. 
Y sin embargo... aquel muro gélido que había cristalizado los versos de sus pensamientos, marchitando sus pasiones, apagando la luz de su mirada, estalló en mil pedazos. Cuatro segundos, una mirada y cinco mil latidos, bastaron para hacerle despertar de aquel frío letargo en el que se consumía lentamente. 
Sintió como su respiración se aceleraba, se entrecortaba y le ahogaba. Sintió una punzada en su pecho, como si hubiesen disparado a bocajarro en el centro de su alma. Sintió de nuevo aquel cosquilleo en su estómago.  Y de nuevo, miedo. Miedo a que todo fuese una mera ilusión, un espejismo, un sueño, algo pasajero, irreal. Miedo al dolor, miedo a la pérdida, miedo a caerse y no volver a levantarse, miedo a caer en la trampa de un amor ficticio, miedo al propio miedo.
Y después de cuatro inviernos, se sintió más vivo que nunca. Tenía miedo, estaba aterrado, pero volvió a paladear aquella adrenalina descongelando sus entrañas, haciéndole resucitar de sus propias cenizas. 
Diego creía que estaba muerto, pero aquella mirada fugaz le devolvió a la vida. 

3 comentarios:

Carlos Rodríguez Arias dijo...

Qué miradas esas...
Un beso

Me[Helden] dijo...

J O D E R qué final!!! Esa última frase ha sido... indescriptible. Ole por ese escrito, a parte de sentirme identificada me ha encantado.

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

hay miradas que matan...y otras que enamoran...