Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 12 de septiembre de 2011

Vértigo

Se le hacía un nudo en el estómago y otro en el corazón. Le daba miedo saltar. Pero le daba aún más miedo no hacerlo. 

Se asomó a la barandilla desde donde se divisaba el abismo, sin más protección que un par de frágiles alas y un paracaídas, por si acaso, y sin pensárselo por más tiempo, saltó.  

Le daban miedo las alturas, pero había aprendido que, para seguir adelante, había que lanzarse. La caída tarde o temprano llegaría, pero hasta entonces debía planear como el tiempo le había enseñado. Quien sabe si quizá, una ráfaga de aire, empujase su cuerpo hacia arriba y con los dedos pudiese alcanzar las estrellas. Quizá esa ráfaga la impulsase hacia la luz, escapando así de esa oscuridad que tanto la cegaba y que le impedía incluso respirar. O quizá esa ráfaga quebrase sus alas, y de nuevo volviese a caer. Pero por lo menos lo habría intentado. 

La vida, pensó, es una continua carrera de saltos con obstáculos. Unas veces se vuela más alto y otras más bajo, pero siempre hay que lanzarse, atreverse, caer y volver a levantarse. 

4 comentarios:

Ene dijo...

Esto es como una versión extendida del "Quien no arriesga, no gana". Y me encanta, porque tienes TODA LA RAZÓN.

Un besazo.

DANI dijo...

Y la de Ostias que hay que darse ja ja ja

Precioso :)

Besazos enormes

Chelsea dijo...

No se equivocaba :)

le collectionneur dijo...

Muy reflexivo tu texto Elen.
La vida a veces nos da alas y no sabemos utilizarlas, pero bueno será cuestión de lanzarse y darse leñazos para aprender.

Un beso guapa