Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 27 de septiembre de 2011

De negro a rojo intenso

(Las frases entre comillas son links a otras entradas
antiguamente publicadas que explican dichas historias)


Desde que "la chica del abrigo negro" se había transformado en "la chica del abrigo rojo", su mirada, sus gestos, y su expresión, se habían suavizado. Ya no trataba de ocultarse tras esa frialdad que cristalizaba sus sentimientos, ya no huía del calor de las emociones, no quería ser una simple marioneta que girase según soplase el viento, sin pararse a pensar en ella misma para no sufrir. 


Así, como cada mañana, volvía a cruzar la calle para dirigirse hacia su lugar de trabajo. En el otro lado, en la esquina, estaba situado el ya conocido chico de los periódicos. Ella siempre había intentado escapar de que le endosase dicho artículo, nunca estaba de humor. Sin embargo, ahora era diferente, se sentía diferente. 


Lo vio mirarla con curiosidad, intentando predecir su comportamiento, mientras esbozaba una sonrisa entre dientes con cierta timidez y complicidad. Ella lo miró divertida, era como un juego de niños. 


Cuando el semáforo se puso en verde, cruzó con resolución el paso de cebra, y en vez de hacer mutis por el foro, se dirigió directamente hacia él, y con una gran sonrisa ahora pintada en su rostro, le lanzó un "buenos días, gracias". El chico de los periódicos parecía aliviado, su expresión se suavizó e incluso se animó a devolverle el saludo. 


A penas unos metros más allá, la chica del abrigo rojo, decidió que cada mañana le regalaría una sonrisa por el periódico, así, ambos comenzarían la mañana con alegría y buen pie. 

4 comentarios:

Siqued dijo...

Me encanta... me gusta ese final tierno y dulce.. ^^

DANI dijo...

Aissss que poca gente hace eso....

Besazos sonrientes

MâKtü[b] dijo...

¿¿¿y que pasa después???
¿cómo sigue la historia?
¡tienes que contarnos el final! ^^

Carlos Rodríguez Arias dijo...

Guau :O
Un beso