Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 8 de agosto de 2011

Stellas

("Estrellitas" - Fotografia de Leyre L.G)


Anoche decidí darme un capricho, y abriendo la ventana, me acurruqué en la cama del tal forma que en un sólo vistazo, pudiese contemplar el cielo estrellado. Una ligera brisa se colaba en mi habitación, trayéndome aromas de campo y hogar, enfriando mis pensamientos que por aquel entonces amenazaban con desbordarme. El silencio en las noches de verano consigue atraparme en su espiral, haciendo que las imágenes y los recuerdos revivan con tanta fuerza que me hacen temblar. 


El cielo nocturno estaba completamente despejado, pudiendo casi vislumbrar la vía láctea. Miles de puntitos, aquí o allá, parpadeaban incesantes, bailando y saltando en su propio fulgor, una danza mágica digna de ser admirada. No distinguí ninguna constelación conocida, así que me limité a observarlas, casi sin parpadear. 


De fondo, casi en un murmullo, la emisora de radio entonaba los últimos éxitos del verano. Canciones más o menos conocidas, que miles de jóvenes han bailado y bailarán en los chiringuitos y en las fiestas de los pueblos. 


Y justo en aquel momento en el que el grupo R.E.M. había comenzado a perder su religión y yo la fe por pedir un deseo, una estrella fugaz surcó el cielo. Desapareció con la misma rapidez con la que había surgido, pero en mi retina seguía presente la estela de su brillante vuelo. Trazó un arco perfecto, y se consumió en una chispa de fuego. 


Sentí un escalofrío que hizo que casi se me saltasen las lágrimas de emoción. Mi sonrisa formó el mismo arco que el que había trazado la estrella fugaz. Es tan sencillo a veces hacerme feliz, pensé. 


Durante los siguientes minutos pude cazar tres o cuatro estrellas más. Se descolgaban del cielo y en un breve pero magnífico resplandor, desaparecían.   


---------

En los próximos días, las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo (estrellas fugaces), se dejarán caer por el cielo del Hemisferio Norte. Son meteoros que transcurren a alta velocidad, radiando de la constelación de Perseo. Su máximo apogeo suele observarse entre el 11 y 14 de agosto. 


Desde que este blog abrió sus puertas, lo he recordado y recomendado todos los años. Si tenéis oportunidad estos días de contemplar el cielo, en una zona en la que no haya contaminación lumínica, hacerlo. Quien sabe, quizá podáis pedir más de un deseo. Se recomienda paciencia y constancia, suelen ser muy tímidas y no se dejan ver con facilidad. 


¡Buena suerte!

3 comentarios:

Beta. dijo...

Que bonitas son las estrellas!! :)
Me gustaria ver las estrellas fugaces!! besos

MâKtü[b] dijo...

Que suerte ver las estrellas desde la cama, y más bonito con Loosing my religion de fondo ^^

Gracias por avisarnos de las lágrimas de San Lorenzo... ¡No me las perderé! ¿Sabes el día exacto en el que hay más?

Un beso!

le collectionneur dijo...

Espero que se cumpla tu deseo chica misteriosa. :-)