Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

domingo, 21 de agosto de 2011

Parpadea

Abrió el grifo de la ducha y se quedó inmóvil, con la espalda apoyada en la pared, mientras el agua caliente abrazaba a lengüetazos su cuerpo desnudo. Poco a poco se fue escurriendo hasta quedar sentada en el suelo. Entonces, un lamento, profundo y ronco, fue abriéndose paso desde el interior de sus entrañas, hasta hacerla estallar en amargas lágrimas. Su respiración se hizo entrecortada y sus mejillas se tornaron en color rojizo. 


El agua seguía salpicando sobre su pelo, sobre sus hombros, sobre su espalda... Se abrazó a sí misma. Nuevamente sintió el deseo de salir huyendo, de escapar, de desaparecer, de olvidarse de todo, de que la olvidaran del todo, de empezar de nuevo. 


Y a pesar de esa aparente frialdad, lo que más deseaba era que alguien en aquel preciso instante la abrazase. Que alguien le dijese que todo estaba bien, que era fuerte y que, pasara lo que pasase, iba a seguir adelante, que se lo merecía, que no se preocupase, que lo lograría. Necesitaba creerlo.  

3 comentarios:

Ene dijo...

Los abrazos son la mejor de las curas.

Muaaak

MâKtü[b] dijo...

"Todo va a ir bien"... es una frase que siempre tengo presente ^^

le collectionneur dijo...

Escribe muy bien señorita, la felicito y le envío un abrazo tierno(no pienses mal que no es de esos para aprovecharme :-)), aunque virtualmente no surten el mismo efecto.
Me siento identificado en este texto, a veces aunque parezcas un muro de piedra también necesitas cariño.