Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

domingo, 7 de agosto de 2011

Cristal

Se sorprendió a sí mismo hablando de ella. De ella... de él... de los dos...


Se vio a sí mismo pronunciando su nombre sin ser consciente realmente de que estaba desenterrando una brecha que a penas había comenzado a cicatrizar. Recuerdos que reprimía con temor en lo más profundo de su corazón. Temor a sentir un balazo en el centro de su vida, a perder el control, a encontrarse de nuevo frente al espejo, cara a cara con sus ojos rojos, la boca seca, y la mirada perdida, dos pozos oscuros, reflejo de la más absoluta tristeza. 


Ella... 


Entonces calló, no pudo continuar, no se sentía con fuerzas, no podía y no quería volver a autodestruirse lentamente. Sabía cuánto la había querido, cuánto la había necesitado y cuánto había dependido de su hechizo embriagador. Sentía cómo sus latidos le partían por dentro, las lágrimas le ardían en los ojos, a punto de desbordarle, hundido, derrotado.  


Ella...


Su imagen seguía intacta en sus pensamientos. Idílica, perfecta. 




Suspiró enmudecido. Ahora tan sólo eran dos desconocidos...

6 comentarios:

Ene dijo...

Aunque duela debería olvidarla. Despojarse de esa imagen idílica que le atormenta. Porque esas heridas tienen que cicatrizar.

Relato tristón, jaja.

Besos... y besos!

Ene dijo...

Ay, la inspiración llama a mi cabecita todas las noches :-)

MissKowalski dijo...

la idealización es jodida...pero a todos nos ha pasado (y nos pasa), es inevitable. Aunque es un pez que se muerde la boca, porque...¿quién puede olvidar algo ideal?

Beta. dijo...

Un poco triste, pero muy muy real. Todos pasamos por algo asi alguna vez.
Que le vaya bien!! besos

Beautiful Disaster dijo...

Es más fácil idealizar a las personas que aceptar que el tiempo nos cambia a todos...

Gracias por tu comentario, que sepas que yo también te leo aunque no comente mucho, que sigo aquí :)
Espero que estés bien, un beso guapa!

Contradictorio dijo...

Al final, siempre hablamos de la persona que nos elevó al cielo o nos devolvió al infierno, que generalmente suele ser la misma