Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 26 de julio de 2011

6'5 vidas

("7 vidas" - Fotografía realizada por Leyre L.G)


Permaneció tumbado sobre un viejo y raído colchón en aquella pequeña sala, apenas amueblada, mientras contemplaba la noche. A través de la ventana, podía observar como las casas del barrio se recortaban sobre el cielo nocturno. Un olor a lluvia impregnaba el ambiente. Las nubes se dejaban arrastrar por la brisa veraniega, teñidas en un tono anaranjado, como si hubiesen absorbido la contaminación lumínica de la gran ciudad.


De pronto, unas sombras se recortaron sobre la fachada que tenía a su derecha. El contorno desgarbado de un chico, se dibujaba y desdibujaba entre el juego de luces. Estaba fumando, y como él, trataba de vislumbrar alguna estrella en aquel cielo de tormenta. De repente, el murmullo de una ligera llovizna se hizo presente en pocos segundos, sin embargo, cesó de golpe, como si tan sólo hubiese sido producto de su imaginación. Y tal vez lo fuera, pensó. 


Por primera vez en mucho tiempo, sintió deseos de permanecer despierto hasta el amanecer. A penas unos años atrás, tenía con quien compartir aquellas horas nocturnas, aquellas cacerías por los tejados, aquel lenguaje de la noche, misterioso, seductor, aquellos olores a fruta madura, aromas llegados desde el otro lado del río, aquellos ojos luminosos, amarillos y verdes, que como ellos, disfrutaban y se alimentaban de la noche joven, de las estrellas, de la luna... 


Sin embargo, todo había cambiado. Cada uno había escogido su propio camino, y quien sabe si volverían a verse. Mientras tanto, él permanecía recostado sobre aquel viejo colchón en las noches de verano, reviviendo una vez más los recuerdos de aquellas seis vidas pasadas. 

5 comentarios:

Ene dijo...

Lenguaje de la noche...
¿Quién lo habrá inventado? Es universal y todos lo hablamos.
Igual que el lenguaje del amor.

Vaya.. :-)

Besos, besos!

MissKowalski dijo...

Coincido con Ene. Y como siempre te digo...eres brutal en los finales. Tan importante es saber empezar como acabar una historia. Felicidades :)

El gato supongo que será tuyo..precioso. Adoro las miradas de los gatos..

Elendilae dijo...

Lo cierto es que es el gato de la vecina, que ya tiene la suficiente confianza para colarse por mi ventana :P

Mr. X dijo...

Apoteósico
Un beso

Ove I. Moore dijo...

Jajaja, genial. Genial del todo, Elendilae. Brillante e inteligente, sin abandonar la melancolía que tan fácil se nos mete a todos entre los huesos.

Espero que tu verano esté siendo tan espléndido como tú :) Besitos muchos!