Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 31 de mayo de 2011

600 segundos

La observó desde el otro lado de la calle. Observó cómo se sentaba en aquella mesita redonda, junto a la ventana de la cafetería donde habían acordado verse. Observó cómo se quitaba el abrigo y lo colgaba en la silla contigua, cómo se recolocaba el pelo sobre sus hombros y cómo, muy sonriente, pedía algo de la carta.


Recordó cómo se habían conocido, a penas un día antes en un bar de música tranquila; una mirada, una sonrisa, una cerveza, juegos de palabras, ironías, misterio y seducción. Recordó llegar a casa con los pies en la luna y el corazón en las estrellas, titilando. Sintió que su respiración se estremecía al evocarla, y que los revoloteos en su estómago se escapaban en forma de suspiros al llegar a sus labios.


Nunca había creído en el amor a primera vista, pero con aquella chica, era diferente. Por primera había conectado con alguien, como si de dos piezas de puzzle se tratase; lo sentía en cada fibra de su ser, en sus ojos brillantes, en su respiración acelerada y entrecortada, en sus sonrisas rebeldes que se le escapaban sin permiso, en sus miradas perdidas en el infinito...


Había llegado sin avisar, como un huracán, dando la vuelta a todos sus esquemas, derritiendo toda la escarcha con la que cubría su máscara de chico frío e indiferente. Por primera vez quería dejarse llevar, perder la cabeza, los papeles y hasta la razón.


Así que, sin pensárselo por más tiempo, cruzó la calle que le separaba de aquella cafetería.


En aquel momento se escuchó un frenazo que hizo eco en toda la calle, y alguien cayó al suelo. La chica de la mesita redonda no alcanzó a ver quien resultó herido, y siguió esperando al chico que una noche antes había conocido en un tranquilo bar de música. 

5 comentarios:

Selva dijo...

¡qué triste! me imaginaba algún final feliz, la historia era preciosa... me ha chocado mucho este final, no me lo esperaba.
unbeso

AmanecerNocturno dijo...

Se te encoge el estómago al leer el final de esta casualidad que no llegó a serlo del todo.

Beta. dijo...

:O Siempre siempre hay que mirar para cruzaaaaas!! :(

Me gusta mucho como lo has contado.

Me quedo con la frase: Por primera vez,queria dejarse llevar, perder la cabeza,los papeles y hasta la razón

BEsos Y gracias por comentarme en el bloog :D

Summer dijo...

Me ha recordado a la canción 'Ironic'. Este tipo de situaciones me hacen pensar cosas como "si hubiera salido antes/después de casa", "si le hubiera estado esperando dentro de la cafetería...". El destino es caprichoso.

Gran historia, buen giro :)

Anónimo dijo...

los pelos de punta.....me ha sorprendido mucho el final, pero....las cosas no siempre acban bien... :(, un besiiiito! ya vuelvo a las andadas!!!! jaja

PDT : soy C, esque nose porque no me deja comentar con mi cuenta :S jummm