Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 12 de abril de 2011

Su norte apunta al sur

("Whisky Barato" - Fotografía de Leyre L.G)

Hace meses que no duermo, me acuesto cansado y me levanto cansado. A veces lo mandaría todo a la mierda, y otras, simplemente, me dejo llevar. Dicen que los seres humanos nos acostumbramos a todo. Me lo creo. Sufrimos, nos hacen daño, odiamos y nos enamoramos de nuevo... Tenemos esa fe innata de creer, de creer en algo, da igual como lo llames. Y sea como sea, a veces seguimos por pensar que el futuro nos deparará algo mejor, lo que nos merecemos por lo que hemos sufrido.

Yo antes era un joven optimista... pero supongo que de los palos que te da la vida acabas siendo más realista. Los golpes te van esculpiendo como persona, te haces más fuerte, más crítico, y dejas de lado la ilusión y los cuentos de hadas. No se si alegrarme o deprimirme. Si me viese entonces me odiaría. Me he convertido en lo que pretendía evitar, alguien que se fuma los sábados en el bar de la esquina, a golpes de whisky barato, todo por no echarle un par de huevos a la vida. 

Te llamaría, pero, ¿de qué serviría? Te llevaste todo lo que me quedaba, la confianza en el resto de personas, y quizá también, en mi mismo. Aún conservo nuestras fotografías, y el champú que usabas y que olía a flores... Todo me recuerda a ti. Siento que estoy perdiendo el norte, las horas de trabajo se me acumulan en las pestañas y a penas consigo mantener un ritmo de vida normal. Vuelves a mi pensamiento una y otra vez. 

Quizá es que Sabina tenía razón, y tengo que aprender a olvidarte en diecinueve días y quinientas noches... 

8 comentarios:

Mr. X dijo...

Me encantó
Un beso

Contradictorio dijo...

Muy bueno señorita :)

Ove I. Moore dijo...

Genial. Genial :D

El Drac dijo...

El olvido implica un tiempo que los psicólogos llaman tiempo de duelo; mientras éste no pase, ni modo, tendrás que seguir aguantando. un abrazo

AmanecerNocturno dijo...

¡Qué texto tan triste y a la vez tan realista!
Hay una película ,Fat City, que me ha recordado mucho a la persona protagonista del texto.

Yo mantengo el optimismo de cuándo era más pequeña, aunque ahora sé que es difícil mantenerlo, porque como tú dices, se reciben muchos palos, pero todo va por ciclos, por vueltas de la noria, y a veces nos toca estar abajo y a veces arriba.
Hay que tomárselo con filosofía.

Beautiful Disaster dijo...

Chica, siento estar tan perdida ultimamente!! Pero que sepas que aunque no dé señales de vida, me acuerdo mucho de ti :)
Me ha encantado el texto, da que pensar...
Espero que estés bien, un besazo!

Beta. dijo...

Que nuevas entradaaaaaaaaaas :)
Esta es muy buena. Y si hay que hecharle huevos a la vida, asi que ya sabes ;)
besoss

MâKtü[b] dijo...

Sabina casi siempre tiene razón...