Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

viernes, 21 de enero de 2011

Live


Bebió el último trago de su cerveza y dejó que su mente se distrajese de la presión que ejercía el echo de estar subido a un escenario. Aún entre bambalinas, oía las voces amortiguadas de toda la gente que esperaba al otro lado.

Era ya un perro viejo colgado de su guitarra eléctrica, una Fender Stratocaster negra que le había dado muy buenos momentos. Y sin embargo, a pesar de la experiencia, seguía sintiendo ese cosquilleo revoloteando en su estómago, como la primera vez. Sabía que el público era exigente, pero la recompensa por estimular sus oídos era mucho más satisfactoria que cualquier droga.

Cualquier cantante, músico, poeta o artista en general que suba a un escenario, que transmita su música, verso, letra o movimiento, se alimenta de los aplausos, de las sonrisas, de las miradas atentas de aquellos que han ido a verles. Es magia.

Y sin darse cuenta, había llegado el momento. Con la guitarra al hombro y la complicidad en los rostros de sus compañeros de grupo, salieron a escena. Una corriente eléctrica lo recorrió de pies a cabeza, sus dedos rasgaban automáticos las cuerdas de la guitarra, y las ganas de transmitir esa fuerza y esa energía se contagió, hicieron vibrar cada sueño, cada pensamiento, cada músculo de todas aquellas personas que se dejaban llevar por la música en estado puro.

3 comentarios:

enjoymylyrics dijo...

Demasiado bueno. Que esas personas puedan admirar y apreciar tu talento, eso no tiene precio.

Lo mejor: "a pesar de la experiencia, seguía sintiendo ese cosquilleo revoloteando en su estómago, como la primera vez". Sé a lo que te refieres. Es uno de los momentos más intensos y más bonitos existentes.

tinta negra dijo...

ese sentimiento...de estar haciendo las cosas bien...Uff!°


Saludos!°

Nada Es Para Siempre dijo...

tienes una gran facilidad de encontrarle lo "magico" a cada momento..haciendo q cada uno sea especial.