Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

jueves, 27 de enero de 2011

Billete de ida


("Desde la ventanilla del tren - Dibujo realizado por Leyre L.G)


Miró a través de la ventanilla del tren mientras se alejaba de la estación. Lentamente al principio, y con velocidad después; como lo hacían sus lágrimas, desbordándose de sus ojos, nublándole la mirada, mientras veía, difuminándose, su silueta en el andén. 


Se mordió el labio inferior con fuerza, haciéndose daño. Se desgarraba por dentro, sintió que parte de su corazón se había quedado en la estación, junto a él, y el resto, se recubría de escarcha y acero para hacerse invulnerable. Sin embargo, había sido su decisión. Llegó a la conclusión de que no existía posible alternativa mas que subirse a ese tren, cuyo destino desconocía.


Quería ser fuerte, quería creer en el amor, quería volver a sonreír, quería encontrar la tranquilidad, quería sentir el calor de unos abrazos, de una mirada, de una conversación, quería sobretodo ser feliz. Y muy a su pesar, entendió que todavía no era su lugar, ni su momento, ni su tiempo, ni si quiera su persona, esa persona con la que compartir un pedazo de su alma, o su corazón. 


Dejó pasar varios trenes, tenía miedo de encontrarse sola, sin una mano que le ayudase a caminar, pero al final, tomó la decisión y encontró el valor para comprar un billete de ida pero no de vuelta. 

1 comentario:

DANI dijo...

Hay que viajar, cada día hay que empezar un viaje nuevo. Al fin y al cabo la vida es eso, no? un viaje infinito.

Besos empaquetados