Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

jueves, 30 de septiembre de 2010

La chica del abrigo rojo


"La chica del abrigo negro" no daba señales de vida desde aquel 28 de Enero a comienzos de año, y desde que llegó la primavera, había guardado su abrigo en el armario. Siendo ahora de nuevo otoño, lo había sustituido por uno mas corto y de un color mas llamativo, rojo.

También sus uñas brillan con un color rojo intenso, y sus labios, hasta sus sonrisas son mas llamativas, e incluso su mirada tiene un fulgor, quizá para algunos, desconcertante.

Todo en ella resplandece de nuevo. Ya no tiene prisa, ni sus pensamientos gritan desordenados en su cabeza. "La chica del abrigo negro" ha decidido cambiar y darle un poco de color a sus sueños.



(Hasta su corazón
es de un color
rojo, rojo intenso).

martes, 28 de septiembre de 2010

Le Baiser


("No hace falta hablar" - Fotografía de Leyre L.G)

lunes, 27 de septiembre de 2010

Change


Parece mentira, pero tenemos la capacidad de girar todas las tuercas y pasarnos de rosca en el momento menos pensado, sólo por no caer en la trampa de los días en blanco y negro... Algunos mas negros que blancos y otros, simplemente, grises.

A veces, somos nosotros mismos los que decidimos saltarnos todas las reglas, esas que fijamos alguna vez y que siguen un (supuesto) orden lógico, en nuestra realidad paralela al mundo. Otras veces, algún ser tan lunático como nosotros, decide acudir en nuestra ayuda, girar las manecillas del reloj y detener el tiempo, o adelantarlo de golpe, para que nuestras heridas no nos hagan tanto daño que no sepamos volver a dónde dejamos de lado las mariposas y los cubos de pintura.

Nuestra capacidad de superación es sorprendente, y muchas veces somos más fuertes de lo que podemos llegar a pensar. Así que, de vez en cuando, sáltate tus reglas, y salpica tus días con miles de colores.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Aspirando altas esferas



- Tienes que ir con la cabeza bien alta... - dijiste mientras me alzabas la barbilla con delicadeza.
- Es que... estoy acostumbrada a... - musité.
- Eso da igual... Tienes que ir con la cabeza bien alta, recuerda que mataste a un furby dándole de comer con el dedo meñique, y eso, ya es motivo suficiente...
- JAJAJA...

sábado, 25 de septiembre de 2010

X. Otra Noche Y Sin Compromiso


- ¿Qué tal? - preguntó Dani cuando al fin los dejaron solos.
- Muy bien - respondió Cristina fríamente. - Pensaba que se te había tragado la tierra, como no has vuelto a dar señales de vida...
- Ya bueno, he estado trabajando y no he tenido mucho tiempo... ¿Quieres tomar algo?
- Acabo de tomar una cerveza...
- Pues otra, te invito yo...
- No gracias...

Entonces dio un paso hacia ella estirando su mano hasta rozar su mejilla.

- Te he echado de menos...
- ¡Jajaja! Se nota, se nota... - contestó mordaz.
- ¡Eh! ¿Qué te pasa? Vengo aquí con buenas intenciones y lo único que recibo son puñales de hielo... ¿No te lo pasaste bien la otra noche?
- Sí... - tuvo que reconocer.
- ¿Entonces? ¡Joder ni que estuviésemos saliendo! No te tengo por qué dar explicaciones de nada...
- ¡Bueno, vale, tranquilo! Es que me ha sorprendido que de repente salieses de la nada, después de tantos días...
- Pero estoy aquí, ¿no? Podría haber pasado de ti y ni siquiera haberte saludado...
- Ya...

Se miraron en silencio. Ella con suspicacia y él todavía molesto ante su frialdad, y sin embargo preguntó:

- ¿Damos una vuelta?
- Sí, mejor movámonos, me estoy empezando a congelar...
- Tranquila, yo te caliento... jaja...
- ¿Tú? Pero si ni siquiera eres capaz de...

No pudo terminar la frase, Dani le agarró por la cintura, y atrayéndola hacia sí, le mordió con rabia las palabras, callando sus quejas, desatando el desenfreno.

Cristina se dejó besar, no sabía muy bien si realmente era lo que quería, o simplemente lo necesitaba, como una descarga de adrenalina y un dejar de lado todas sus preocupaciones. Como un juego inocente, persiguiéndose los labios, las miradas, la lengua, las manos...

Sin embargo, notó en Dani un ansia hasta ahora desconocida, sus manos la recorrían ávidamente, desde su pelo hasta su cintura, agarrando con descaro su pecho, sin cuidado, y reteniéndola cada vez mas fuerte contra su cuerpo, dónde cada vez tenía menos espacio para moverse. Entonces, sintió miedo, el juego se había transformado en algo peligroso para lo cual no estaba preparada.


viernes, 24 de septiembre de 2010

El hombre de las 1001 frases



("Donde menos lo esperas" - Fotografía de Leyre L.G)



"El amor es como comerte una pizza doblada... tienes que agarrarlo con las dos manos y darle un fuerte mordisco".




(¡30 seguidores!, muchas gracias a todos)

El hombre de tus sueños



Woody Allen sigue sorprendiéndonos con una comedia romántica y con ese toque de elementos negativos, como el miedo a envejecer, la soledad, el destino caprichoso, la ambición, que hace que no perdamos de vista la realidad. Además, consigue sacarnos más de una sonrisa, y alguna que otra carcajada, con su ingenioso humor.

Como reparto tenemos a Antonio Banderas, Naomi Wats, Josh Brolin, Gemma Jones, Lucy Ponch, Feida Pinto y Anthony Hopkins. Cada personaje brilla con luz propia, y se ajustan perfectamente sacándole el mayor provecho a sus facetas más artísticas e interpretativas.

En definitiva, es una película que recomiendo ver, si tenéis la ocasión y si os gusta el estilo de este entrañable, extraño y sorprendente personaje, como es, Woody Allen.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Clásicos


- Dormiremos en la misma habitación, pero tú en la litera de arriba y yo en la de abajo.
- ¿Y si tengo vértigo?
- Entonces baja cuando quieras...



("Con la muerte en los talones" - Hitchcock)


martes, 21 de septiembre de 2010

Otoño y Mariposas


Llegamos justo a tiempo para ver como los primeros fuegos artificiales explotan en mil destellos de colores. Observo a mi alrededor, hay mucha gente y la mayoría sonríen. Me sorprendo como un acontecimiento como este, pueda concentrar a tantas personas, que por un momento dejan de lado todas sus preocupaciones y se dejan eclipsar por la magia del fuego.

Te abrazo, quiero sentirte cerca, y tu calor, mitiga los escalofríos que recorren mi piel.

Palmeras doradas, flores, paracaídas, estrellas, corazones, espirales... un arcoíris de destellos y explosiones, que durante media hora, bailan al compás del caos.


La noche es nuestra, caminamos cogidos de la mano y nuestros labios se encuentran una y otra vez entre besos que saben a tranquilidad, dulces y suaves, que (me) derriten. Es noche de susurros, caricias, secretos, confidencias, temores, confianza, sueños, tranquilidad, felicidad... De risas y abrazos, de miradas tan profundas y tan sentidas que en silencio hablan por sí solas...


muchasGracias

lunes, 20 de septiembre de 2010

Caricias


("Nuestras manos" - Fotografía de Leyre L.G)

"Se valiente, en la vida, en el amor y en el sexo.

La gente olvida que debe pedir caricias y besos. Ojalá entendieras que hay que despenalizar acciones que se relacionan con el sexo.

Una caricia, un beso, solicitar el calor de una mano en el ombligo no deben ir acompañados con el sentimiento de que eso provocará o derivará en sexo.

Un abrazo no debe ser de diez segundos, ni de treinta, puede durar ocho minutos si es necesario. Acariciar un cuerpo no debe suponer siempre sexo. Debes apreciar la caricia como parte de tu vida. Despenalizarla en tu vida. Hay que enlazarlos con el vivir".

Extracto de el libro "Todo lo que podríamos haber sido tú y yo, si no fuéramos tú y yo" de Albert Espinosa).

domingo, 19 de septiembre de 2010

Sin palabras


- ¿A qué día estamos hoy?
- A dieciséis de septiembre, ¿por qué?
- Mmm... Tengo planes para el 16 de septiembre del año que viene...
- ¿Qué? ¿Para el año que viene? ¡Si yo ni siquiera sé qué voy a hacer mañana, como para saber qué hacer este mismo día, un año después!
- Yo sí. Amanecer a tu lado...


sábado, 18 de septiembre de 2010

Mágico e Indescriptible


Café, Andy McKee inundando la habitación con su guitarra acústica, rasgando el aire con melodías tan fascinantes, que me resulta imposible no fusionarme con esa magia a la que todos llaman música.

Into the Ocean - Andy McKee

Entre mis manos, "Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo" de Albert Espinosa. Con un lápiz subrayo párrafos llenos de sentimientos, y sobretodo emociones. Me resulta fascinante. Ha logrado una perfecta armonía, y me siento tan viva, tan emocionada al leerlo, que lo único que puedo hacer es coger papel y boli y ponerme a escribir sobre cientos de aleteos que desordenan mis pensamientos.

Cito:

"Rompí a llorar. Me encanta esa expresión. No se dice rompí a comer o rompí a caminar. Rompes a llorar o a reír. Creo que vale la pena hacerse añicos por esos sentimientos".

"Es horrible y tenebroso echar de menos algo que no has poseído"

"¿De qué va la vida? Pues de amor"

"Las ideas, la creación, dependen de lo que te rodea".

"Me gusta la gente que te hace sentir cálido tan fácilmente. Lo consiguen de una manera tan sencilla que no reconoces cómo lo logran"


Siempre he admirado a aquellos escritores que tienen la capacidad de emocionar con tan pocas palabras. Que hacen que abras los ojos y por un instante, te inunde una pasión, un sentimiento tan grande, que incluso llegues a comprender el sentido de tu vida, de lo que quieres hacer, de dónde quieres ir. Como si de repente, todo lo que has estado buscando durante tanto tiempo estuviese ahí mismo, escondido entre las páginas de aquel libro. Tener ese poder, ese don, de hacerte sentir (tan) vivo.

Lo mismo me pasa con otras personas que son capaces de poner su alma, su pasión en lo que hacen, como si por un instante se olvidasen de los que están a su alrededor y fuesen ellos mismos, pura vida, pura magia, puro sentimiento, eclipsando todo cuanto hay a su alrededor. Por un momento dejan de lado sus pensamientos, sus angustias, sus sufrimientos y se dejan llevar.

Creo que todos en algún momento de nuestra vida deberíamos sentir eso. Da igual cómo sea, lo que estemos haciendo, o dónde nos situemos. Sentir algo tan primitivo que por un momento "dejemos de ser humanos" para convertirnos, simplemente en energía; irradiarla por cada uno de los poros de nuestra piel, colisionando con la realidad y con los esquemas racionales que nos anclan al suelo.



(Recomiendo encarecidamente la lectura de este libro.
Es una historia diferente, fantástica,
futurista, llena de magia, vida y pasión.)

Gentleman


- ¡Qué frío!... nos vamos a convertir en dos cubitos de hielo andantes...
- Puede... pero aunque yo sea un cubito de hielo, te voy a derretir...


jueves, 16 de septiembre de 2010

Amnesia


("Luces al anochecer" - Fotografía de Leyre L.G)


Había olvidado lo que era sonreír, incluso reírme a carcajadas. Había olvidado el olor de los días alegres, lo que era bailar por las noches con la música a todo volumen, con los brazos extendidos, en las coreografías mas ridículas que puedas imaginar, incluso sensuales, como intentando seducir a mi reflejo en el espejo. Había olvidado que existían más colores que el negro para el presente y el futuro, que los días de lluvia no están tan mal y que la magia existe. Había olvidado como se escribían versos con (de) amor, el sabor (que tanto me gustan) de los besos, y el calor de un abrazo. Había olvidado como me derretía con una caricia, o con una mirada, y los días de soñar despierta.


Gracias por devolverme poco a poco la memoria...

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Unas de vacaciones


("Vuelta ciclista" - Fotografía de Leyre L.G)

("Harley Davidson" - Fotografía de Leyre L.G)

("Camino musical" - Fotografía de Leyre L.G)

("¡Las farolas usan tanga!" - Fotografía de Leyre L.G)

("Un rincón de descanso" - Fotografía de Leyre L.G)

("Casa del pájaro" - Fotografía de Leyre L.G)

("Oteando el horizonte" - Fotografía de Leyre L.G)


martes, 14 de septiembre de 2010

I'm Ready


("Sombreada" - Fotografía de Leyre L.G)


Visualizo mil sentimientos a la vez y no consigo definir ninguno. Me siento feliz, y a la vez tengo miedo. La música ni siquiera me ayuda a canalizar el torrente de energía que recorre mi cuerpo y que electriza mis pensamientos, como una potente descarga capaz de derribar al mas temible depredador; pero cuando llega la hora de enfrentarse a mis miedos, se vacía mi mirada, y me tiemblan las piernas.

Se el camino que tengo que seguir, incluso presiento que este año será un buen año, incluso este 2010 terminará mejor de lo que empezó.

A veces hago una pausa en el camino, y me pregunto hacia dónde me llevarán estos pies, que caminan descalzos por esta senda pedregosa. Me gustaría correr más que el tiempo, pero se que cada momento tiene su hora, su minuto e incluso su segundo, y hay que saborear el presente y no adelantarnos al futuro.

Suelo ser paciente y aguardar los momentos. Sólo deseo tener fuerzas y ser capaz de seguir caminando a pesar de las caídas.


(Que puede que mi mayor miedo sea volver a caer, de sufrir tanto que no pueda levantarme de nuevo).

IX. Otra Noche Y Sin Compromiso


Todos volvieron la cabeza hacia donde señalaba Claudia. Un chico alto, rubio, con el pelo rizado y ojos claros, caminaba tranquilo hacia ellos.

- ¡Cuanto tiempo! - dijo sonriente, mirando fijamente a Cristina.
- ¡Eh! Um... s... sí... - pudo articular la aludida, a duras penas, mientras notaba como la sangre se acumulaba en sus mejillas.
- ¿Y tú quien eres? - preguntó Fran sin ocultar su descontento.
- Es Dani, un amigo de la cuadrilla - respondió Claudia.
- ¿De la cuadrilla? No le he visto nunca...
- Que sí hombre, es primo de Juan Carlos... de la otra cuadrilla con la que solemos salir a veces, ¿sabes?
- Ah...

Se produjo un incómodo silencio, roto tan solo por las conversaciones de los jóvenes que pasaban entonces por la calle. Entonces, fue Luis saliendo del bar, quien los rescató de aquella situación tan incómoda, y rodeando a Claudia por los hombros dijo:

- ¡Joder! ¿Qué es esto, un funeral? Vamos a tomar algo por ahí...
- Yo me apunto - contestó rápidamente Fran, quien a duras penas lograba controlar su desprecio hacia Dani. - ¿Vienes Cris?
- No, yo... ahora os alcanzo...
- ¿Estás bien? - preguntó Claudia.
- Sí, sí, ahora voy, tranquilos, ¿podréis vivir un momento sin mi? - intentó bromear.
- ¡Claro mujer! - exclamó Luis - Aunque no tardes... me voy a poner celoso... y tendré que ir a buscarte... jajaja...

Todos rieron, excepto Dani, quien le lanzó una mirada envenenada.

- Tranquilo hombre, que no te voy a robar a tu novia...
- No somos novios - señaló Cristina.
- Lo que tú digas mujer... si yo soy muy bromista, ya lo sabes - Luis le guiñó un ojo.
- Bueno, ya os llamaré para ver dónde estáis, ¿vale?
- De acuerdo, estaré atenta - contestó Claudia, y añadió en un susurro, para que sólo Cristina pudiese escucharla - No se por qué... pero Dani tiene hoy algo raro... ten cuidado, si necesitas algo llámame, ¿ok?
- Lo se, yo también me he dado cuenta, no os vayáis muy lejos... por cierto, ¿has visto como se ha puesto tu hermano? Juraría que está celoso...
- Jajaja, lo está, lo está...
- ¡¡Secretitos al oído, cuentos de viejas!! - les apremió Luis desde el otro lado de la calle.


lunes, 13 de septiembre de 2010

Positive



A veces una melodía vale más que mil sentimientos expresados con palabras:

The mixed Tape - Jack's Mannenquin


Por bocazas






Lo tuyo fue abrir la boca y... ¡se nos cayó un mito!
(Estásmásguapocallado)






domingo, 12 de septiembre de 2010

September


("Dibujo de un corazón en una pared" - Fotografía de Leyre L.G)


Mis ganas
se fundieron con tus ganas,
y mis besos con los tuyos,
con tus labios, con tu boca.

Mis abrazos con tu cuerpo,
mis manos sobre tu espalda,
contando tus lunares,
perdiéndome en la geografía de tu piel,
en tus escalofríos y en el baile desenfrenado de tu corazón.


Leyre L.G

Frase de cine


"Sé que te sientes tan solo que te duele, sé que no te gusta la gente, sé que tomas demasiados cafés, sé que piensas que la vida está pasando a tu lado y no sabes exactamente cómo y sé que te has obligado a no pensar en mí, porque es rídiculo fantasear sobre alguien que has visto apenas dos veces".

(Película: Mi vida sin mi)

jueves, 9 de septiembre de 2010

Nunca dejes de otear el cielo


Miro a través de la ventanilla del coche, un montón de puntitos luminosos se desperdigan inquietos ante mis ojos. La noche está totalmente despejada, e incluso la vía láctea se deja ver tímidamente entre tantas estrellas.

Reconozco algunas constelaciones, Casiopea, la Osa Mayor, la Osa Menor... Observo además que la estación espacial brilla con fuerza sobre el horizonte, como un potente faro guía de los aviones que circulan entonces. Intento imprimir en mis pupilas este cielo, ya que, probablemente, no podré disfrutar de él hasta el verano que viene.

Y entonces ocurre; de izquierda a derecha, sobre la estación espacial, una enorme estrella fugaz surca el cielo. Su estela brilla como el sol y dura suficientes segundos para exclamar extasiada, contener la respiración y sentir como el corazón me palpita arrítmicamente, antes de desaparecer completamente. No puedo creerlo, y sonrío emocionada.

Aún hoy, 9 de Septiembre, quedan esperanzas para pedir deseos.

Nunca dejes de otear el cielo...

Segundo Asalto


("Mi cuaderno de viaje" - Fotografía de Leyre L.G)


Este año toca cambiar, aunque paradójicamente, no se por donde empezar.

Al empezar un nuevo año, siempre me hago una lista de propósitos/metas que me gustaría cumplir, y generalmente, al final del mismo, revisando de nuevo la lista, se han cumplido la mayoría de ellos. Dicen que si visualizas lo que quieres conseguir, si lo escribes, si lo tienes en mente, aunque no sea conscientemente, al final, estás "autoprogramándote" para cumplirlos, para dar todos los pasos necesarios hasta alcanzarlos.

Lleva rondando por mi cabeza la idea de que estoy entrando en una nueva fase o etapa de mi vida. Han pasado muchos capítulos desde el año pasado, que fue un año diferente, de cambios, de nuevas amistades, de sueños e ilusiones, de esfuerzo, de caídas y sobretodo de superación. Tengo que pasar aquellas páginas que me han marcado, algunas más que otras, poner punto y final y continuar escribiendo en nuevas páginas en blanco.


Y tal vez me corte el pelo, en un estilo diferente, me pinte las uñas de colores, renueve mi vestuario, leeré más, tanto libros de entretenimiento, como los que me sirvan para la carrera, me apuntaré a guitarra, tocaré el piano como mínimo una hora al día, haré algo de ejercicio, seré mas positiva e intentaré sonreír mas. Procuraré no comerme la cabeza, disfrutar de las personas que están a mi alrededor, salir, empezar un nuevo diario (el 9º ya), y sobretodo VIVIR.


miércoles, 8 de septiembre de 2010

Cuesta arriba


Me siento absurda, salgo a la calle y me siento absurda, frágil, perdida, débil. Es la misma sensación que me persigue ya durante tantos años y que no consigo, por mas que rasco, despegármela de la piel. Intento mantener la pose erguida, hombros atrás, barbilla en ángulo recto, y lo que más me cuesta, darle cuerda a una sonrisa que se resiste a dibujarse en mis labios. Me repito mentalmente que nadie va a estar pensando, mal hablando de mi, que han pasado los años y la gente tiene cosas mas interesantes que hacer.

Sin embargo, la calle se me hace un poco más cuesta arriba, y mis hombros tambalean en su equilibrio. Noto ciertas miradas de desaprobación, tal vez provocadas por mi propia paranoia, en un intento de justificar mi forma de actuar, un tanto cohibida y apagada.


La sensación al llegar a casa siempre es de seguridad, y me siento culpable al seguir huyendo de mi propia fuerza para dejar correr, olvidar, las cosas que ocurrieron en un pasado, y que sin embargo, siguen atormentando mis pensamientos.

martes, 7 de septiembre de 2010

Magia


("Paseo Marítimo en Calpe - Fotografía de Teo L.B)


... Alguna vez me han dicho que ciertas personas poseen un aura, un dulce magnetismo que emite cada rincón de su cuerpo, cada resquicio su alma, algo capaz de ser percibido desde la distancia incluso antes de ver a la persona que lo posee, magia imantada capaz de transmitirte, desde tranquilidad, hasta rabia, sin saber exactamente por qué...


Nunca había percibido tal poder hasta que lo vi. Era un muchacho joven que caminaba tras un niño de a penas cuatro años, quien se divertía con su bicicleta azul, paseo marítimo arriba, paseo marítimo abajo.

Lo miré con curiosidad, había algo en él que me atraía poderosamente la atención. Su rostro transmitía absoluta tranquilidad, su mirada era alegre, y su sonrisa relajada. No era mucho más alto que yo, pelo castaño claro y ojos pardos. Parecía feliz.

Intercambiamos algunas miradas furtivas, tímidas, un par de sonrisas, como intentando reconocernos, leernos en la distancia. Yo, intentando captar esa fuerza, absorber aquella tranquilidad, fundirme con su alegría y su calma, y él, intentando descifrar el por qué de mi creciente curiosidad hacia esa magia que poseía, y que sin embargo, ignoraba.



Jaque Mate

Conversación con un niño de 4 años:


S: así que te has enamorado de L?
A: ¡No, de esa no, de la de gafas!
S: L es la de gafas... pero... ¿sabes? es mi novia...
A: Pero no estáis casados, ¿no?



jueves, 2 de septiembre de 2010

Últimos versos


("Tirita la Luna" - Fotografía de Leyre L.G)




Aún seguía guardando alguna foto suya, aquellos dos desconocidos que se besaban por cualquier esquina, sí, aquellos dos locos enamorados de la vida, enamorados del amor.


Entonces, recordó una frase: "Qué corto es el amor y qué largo el olvido", un poema de Pablo Neruda.


Buscó entre aquellos versos, aquellos versos que hablaban de amor, ese amor que te parte el corazón, que te quita hasta las ganas de vivir, que tan sólo el recuerdo de aquellos besos, de aquellos abrazos, de aquellas caricias reabren la herida que tanto costó curar.




Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»



Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.



En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.



Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.



Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.



Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.



De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.



Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.




miércoles, 1 de septiembre de 2010

VIII. Otra Noche y Sin Compromiso


Claudia le soltó un bofetón sin pensárselo dos veces. Sonó como un impacto de rifle que dejó a Luis desconcertado, y sin darle tiempo al contraataque, recogió sus cosas y salió del bar con paso decidido, no sin antes escupirle con todo el desprecio del que pudo ser capaz: "eres un cerdo".

No movió ni un solo músculo, siguió cómodamente sentado disfrutando de su ron con Cocacola. Miró a su alrededor para comprobar si alguien había presenciado la escena, pero parecía que cada uno tenía suficiente con lo que sucedía en su círculo conocido. Una sonrisa de suficiencia afloró de las comisuras de sus labios, y tuvo que morderse la lengua para no soltar una carcajada. Dejaría que Claudia masticase un poco la rabia y el odio que estaba creando hacia su persona, aunque solo fuese una fachada. Estaba convencido que aquel beso robado le había gustado. Se lo estaba poniendo difícil y eso le estaba resultando un juego muy divertido.


Mientras, en la terraza:

- ¡Francisco! ¡Tu amigo es un maldito sin vergüenza, un cerdo y un...! - estalló Claudia cuando se situó junto a la mesa de Cristina y su hermano.

Se miraron en silencio sin comprender nada.

- ¿Qué ha pasado? - quiso saber Cristina.
- Que me habéis dejado a solas con ese depravado y...
- ¿Pero a ti no te gustaba? - preguntó Fran.

Cristina le dio un puntapié por debajo de la mesa, mientras Claudia le atravesaba con una mirada furibunda.

- ¿Te importa si nos vamos, Cris? - insistió Claudia.
- ¿Por qué no intentas arreglarlo con él? Me lo estoy pasando bien...
- ¿Arreglarlo? No hay nada que arreglar, le he cruzado la cara, creo que eso es más que suficiente...
- ¿¡Que has hecho qué!? - exclamó alarmado Fran. - ¿Pero se puede saber qué ha pasado ahí adentro?
- Pues que el muy capullo se cree el rey del mambo y que todas las tías vamos chupándole el culo, y para más inri, ¡me ha robado un beso!
- ¡Joder! ¿Y lo que te molesta es que te lo haya robado? - preguntó Fran acentuando la última palabra.
- ¿Quién coño se cree para meterle el morro a la primera de cambio?
- ¿Hubieses preferido que se lo hubiese metido a otra? - insistió.- ¡Vamos hermanita! ¡Se ve a la legua que te gusta!

Cristina le lanzó una mirada de advertencia, sin embargo, no les dio tiempo a seguir discutiendo, en aquel momento Claudia exclamó:

- ¡Oh, oh! La situación se pone interesante... Cris... mira quien viene por ahí...