Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 31 de agosto de 2010

It's too late to...


... Apologize - Kyle Landry piano cover

lunes, 30 de agosto de 2010

Adoles... ¿qué?


- Alguien que yo conozco lo llama rabia - dijo Amalia -. Dice que entre los doce y los dieciocho, más o menos, todo se nos cae encima, y que no es fácil de asimilar. Pasas de ser una cría a que te venga la regla, a que te cambie el cuerpo, a no entender nada, a que te dé por llorar sin más, con lo cual te sientes gilipollas perdida... Según él, es tanta la mierda que se te viene encima de golpe, que pierdes hasta la perspectiva y lo bueno se confunde con lo malo.

- ¿Quién es ese genio?

- Oye, que tiene razón.

- No, si lo digo por eso - convino Marisa.

- Es una teoría, por supuesto sólo se demuestra con el tiempo. - Amalia se encogió de hombros-. Para ese amigo mío todo ese malestar nos genera rabia, pero resulta que la rabia dice que es buena. Opina que es la energía que nos hace fuertes de cara al futuro. Ahora nos abruma, pero después, aquellas personas que saben canalizarla en lo positivo se nutren de ella.

- Parece interesante

- Lo es. Lo malo es que para ti y para mi eso nos parece perfecto como teoría, pero en la práctica... No tenemos ni repajolera idea de lo que nos vendrá; no ya dentro de diez años, qué va, ¡el año que viene, o el mes próximo! Poder hablar desde la distancia es genial.


(Fragmento de "Al otro lado del espejo" - Jordi Sierra i Fabra)

viernes, 27 de agosto de 2010

¡Oh!


("Escena Campestre" - Fotografía de Leyre L.G)


- Bueno, un día menos... - dijo alegre.
- Todavía no son las 00:00 - le recordé.
- No quiero pedir un deseo...
- ... Mejor... igual luego no se te cumple
- De momento he tenido suerte...
- ¿Has pedido deseos? - pregunté con curiosidad.
- Mmm... algo así
- Ahora sí son las 00:00
- Te quiero, y de momento... eres mi mejor deseo...

Secretos


Estas son algunas de mis palabras favoritas:

- Vehemente o vehemencia
- Acritud
- Recular
- Predilección
- Intermitente
- Incrédulo
- Socarrón
- Catarsis
- Rezongar
- Estallar
- Rabia
- Incertidumbre
- Suspiro
- Enervado o enervar
- Rozar
- Mella
- Discernir
- Perorata
- Maraña
- Salpicar
- Solemne
- Huraño
- Expectante
- Murmullo
- Obnubilar
- Nimiedad
- Incongruencia
- Repicar
- Silencio
- Indicio
- Solemne
- Inerte
- Ferviente
- Insomnio
- Estremecer o estremecimiento

...

Me gustan por lo que evocan en mi mente, pronunciarlas en voz baja, sentirlas en mis labios. No sólo me transmiten significado, sino también, sensaciones físicas, colores, e imágenes.

jueves, 26 de agosto de 2010

El Encinar



("Atardece" - Fotografía de Leyre L. G)


Subíamos por el cortafuegos de una pequeña montaña, mientras, la luz del atardecer nos apremiaba en nuestro ascenso. El sol tardaría poco en esconderse tras el horizonte. La luz dorada, cubría los campos labrados, y el cielo, se abría amplio ante nuestros ojos, sin que ninguna nube surcase a la deriva.

Conseguimos alcanzar unas rocas, un pequeño balcón hacia el valle lleno de encinas. Preparamos nuestras cámaras, diafragma, balance de blancos, enfoque, zoom... Todo a punto. Cazamos un atardecer anaranjado, mientras el sol se escurría rápidamente tras las montañas. La naturaleza no se detiene, los grillos comienzan a cantar.


Mientras, la luna, llena, naranja como un queso, aparece al otro lado. Se eleva tranquila, silenciosa y brillante. Nos dejamos hipnotizar por su magia, mientras intentamos inmortalizar aquel momento en nuestras retinas y en nuestros objetivos.


("Queso de bola" - Fotografía de Leyre L. G)

...


Regresamos. Serpenteamos por la carretera. "Platero y tú" suena a todo volumen desde los altavoces. Las ventanillas están bajadas, el aire se filtra en nuestra repentina locura, cantamos muy alto, nos llenamos de felicidad, punteamos guitarras invisibles, e imitamos a la perfección el ritmo de la batería...

Las luces de los pueblos centellean en la lejanía, y la luna, ilumina nuestro camino.


miércoles, 25 de agosto de 2010

Pleine Lune


(Fotografía de Leyre L. G)


"¿De dónde sacará las pelas la luna
para salir todas las noches?"



lunes, 23 de agosto de 2010

Sangre verde


- ¿Sabías que las sepias tienen tres corazones? - pregunté.
- Qué mala suerte...
- ¿Por qué mala suerte?
- Ya es difícil conquistar uno... - contestó él.


(You are fucking awesome)

VII. Otra noche y Sin compromiso


Se observaron en silencio mientras bebían. Luis con una sonrisa socarrona, y Claudia con el ceño fruncido, intentando buscar algún tema para poder atacarle.

- ¿Está bueno ese martini? - preguntó entonces sacándole de sus cavilaciones.
- Eh... sí... ¿Y tu... ron con Cocacola?
- Perfecto, gracias... Me pregunto que estarán haciendo esos ahí fuera...
- ¿Celoso?
- ¿Por qué?
- Porque Cristina esté con mi hermano y no contigo...

La sonrisa de Luis se hizo mas amplia.

- Para nada... ¿y tú?
- ¿Y yo qué?
- ¿Tienes novio?
- ¿¡Qué!? ¿Qué tiene que ver eso con que si estoy o no celosa?
- Curiosidad...
- La curiosidad mató al gato - contestó furiosa.
- Y la satisfacción lo resucitó... - le dijo guiñando un ojo.
- Tú que pasa, ¿tienes respuestas para todo?
- Algunas cuantas...
- ¿Importa si tengo novio?
- La verdad es que no, el novio estorba, pero no impide... y eso le da mas morbo...
- Ya, claro, seguro que tú eres de los que está con alguna tía y le come el morro a cualquier otra que se le ponga a tiro, porque los tíos sois así, no os basta con una, si cualquier otra se os insinúa enseguida perdéis el culo y os creéis los reyes del mundo...
- ¿Eso es lo que te ha pasado a ti?
- No, pero lo he visto muchas veces... Aunque sea mentira, solo por fardar...
- Jajaja...
- ¿Y tú? ¿Tienes novia?
- No has contestado a mi pregunta, pero de todas formas, no, no tengo novia, soy mas bien... libre...
- Tienes toda la pinta de ser un...
- ¿Qué?
- Nada, mejor me callo...
- Venga, dispara valiente, no tienes huevos de decírmelo a la cara...

Lo dijo casi en un susurro, con un matiz peligroso en su voz, y muy cerca de ella, intentando intimidarla, acortando las distancias.

- De ser un sinvergüenza - respondió con vehemencia.
- Por supuesto... ¿a caso lo dudabas?

Y dicho esto, le robó un beso. Fue un beso fiero, mirándola directamente a los ojos. Le mordió las palabras y le ató los labios con su boca. A penas duró unos segundos, pero su lengua ya recorría ávida las comisuras de los de ella.


domingo, 22 de agosto de 2010

III. Illumination


("Estrella" - Fotografía de Leyre L.G)


Una loca sonámbula se ha caído de la cama,
le encanta contar estrellas y soñar despierta,
se pierde en sus pensamientos y le encanta sonreír.

Sabe bailar con los lobos en las noches de luna llena,
le gusta mandar besos al aire,
las noches de verano con sabor a tormenta,
y el chocolate... se pierde por el chocolate.

Pide deseos a las horas capicúas,
a las estrellas fugaces,
a las velas de su tarta de cumpleaños,
a las pestañas que se dejan caer sobre sus mejillas,
y a las semillas de los dientes de león.

A veces le da más vueltas a las vueltas
y se marea sólo de pensarlo.
Es dura, fuerte, y a veces un poco fría,
pero se derrite con los susurros,
los abrazos, y las miradas cómplices.

Es un poco infantil,
muy inocente,
sigue creyendo en el amor
y en los cuentos de fantasía.

Le gusta ayudar a la gente,
y siente predilección por lo extraño,
por las personas misteriosas,
esas que brillan sin saberlo.

...

¿Quieres saber más?



viernes, 20 de agosto de 2010

Musa


Muse fue la banda sonora estrella de la noche. Había escuchado un par de canciones de aquel grupo de música, rock alternativo, pero durante aquella hora se impregnaron de aquellas melodías, de aquellas letras, de aquel ritmo... Le gustó.

Las ganas de fiesta habían decaído al rozar las tres de la mañana, y la única forma que encontraron de mantener las manos ocupadas y un suficiente nivel de conciencia para no quedarse dormidos, fue haciendo jeroglíficos sobre el mantel de papel que cubría la mesa. Las conversaciones se sucedían, intermitentes, con silencios demasiado altos para ser ignorados. Amor, sexo, planes, verano, estudios, amigos, enemigos...

Hubo quien se entretuvo con las tijeras y el cuchillo, rasgando trocitos de papel hasta hacerlos irreconocibles, encontrando bromas en quien le observaba, como si aquello fuese un claro signo de "insatisfacción sexual".

Pero aquella música, aquel grupo, sin duda fue el nuevo descubrimiento de la noche. Y no pasaría por alto...


Undisclosed Desires - Muse

jueves, 19 de agosto de 2010

No es de las que...


("Otoño en verano" - Fotografía de Leyre L.G)


Tal vez fuese un bicho raro, pero no era capaz de decir "te quiero" si no lo sentía de verdad, y sólo era capaz de decirlo si lo sentía en ese preciso instante. Esas dos palabras son capaces de revolucionar el alma. Se consideraba romántica, pero no hipócrita. Con eso no podía, y tal vez fuese demasiado extremista, pero en temas relacionados con el amor, no era capaz de decirlo a la ligera, o por quedar bien.

Tal vez eso fuese un fallo y el resto de personas esperase que lo pronunciase más a menudo, pero no se sentía bien si lo hacía. Creía que iba en contra de sus propios principios, era llevarse la contraria, era mentir.

Casi nunca lo pronunciaba en voz alta, tan sólo muy bajito, para que sólo él pudiese oírlo. Para ella, bastaba con eso, aunque muchas veces se preguntaba si para él, las pocas veces que se lo dijera sería suficiente.



... No era de las que dijesen "te quiero" muy a menudo, pero eso no significaba que no lo sintiese...

Los amantes del círculo polar


¿Tú conoces algo que dure siempre?



Ni si quiera el amor dura para siempre... ¿o sí?




Pensé que no llegaría a desbordarme,
pero al ver aquella película,
rozando los minutos suficientes para haber
superado mi propia inundación,
algo dentro de mi se colapsó.

Tuve que romper(me) para dejar salir
aquel torrente de emoción reprimida.
No se si me sentía mejor,
o simplemente sentía.

Temblé en cuerpo y alma,
en razón y pensamiento,
incluso en recuerdo.

"Es bueno que la vida tenga varios círculos.
Pero la mia, mi vida,
sólo ha dado la vuelta una vez,
y no del todo."

Falta lo más importante.
No se el qué,
pero falta lo más importante.



"Estar enamorada no es fácil. No basta con desearlo, hay que oírlo".


Son las 00:00, hora capicúa, ¡pide un deseo! Te traerá suerte...


miércoles, 18 de agosto de 2010

22 estrellas


("Techo estrellado" - Fotografía de Leyre L.G)


Simplemente, gracias.

Gracias a vosotros, las últimas incorporaciones a este blog, ahora ya sois 22. Y también a aquellos que no se dejan ver directamente, pero que están ahí y se dejan caer de vez en cuando.

No os conozco directamente, pero sois como pequeñas estrellas que brillan a través de sus palabras, con historias que cuentan mil y una aventuras, palabras escritas cuidadosamente con el corazón, unas mas reales que otras, pero que de alguna manera u otra, brillan poderosamente. Historias que me hacen reír, incluso llorar, con las que me siento identificada, y con las que me inspiran a llenar páginas en blanco.

Gracias por vuestros comentarios, animan a seguir escribiendo, y gracias por compartir un trocito de vuestra alma.

martes, 17 de agosto de 2010

Fiestas


Salimos de aquel bar con las primeras luces del amanecer. El cansancio de toda una noche de movimiento hace mella en nuestros cuerpos, los cuales se dejan arrastrar por inercia de todo el gentío que se arremolina, alegre, en la calle. Unos siguen bebiendo, a pesar de que el alcohol aún no se ha diluido en su sangre, otros bailan, cantan, ríen, se hacen fotos, otros dormitan apoyados en la pared, y otros como nosotros, hacen un alto en el camino y se sientan a contemplar la fauna de la noche.

A penas quedan dos horas para el encierro, pero el aburrimiento vence a cualquier atisbo de retomar la fiesta. Decido regresar a casa, con el calificativo de "desertora" colgado en la espalda. El cielo comienza a clarear rápidamente; las luces de las farolas se apagan en silencio, y ahora tan solo puedo escuchar el murmullo, cada vez mas lejano, de los últimos supervivientes de la noche. Miro hacia arriba, la estación espacial brilla en el cielo.

Me gusta esta sensación. Mis pasos son eco en las calles desiertas, y el silencio, roto a veces por el crotorar de las cigüeñas, impregna el ambiente. Me siento a salvo, tranquila, serena, afortunada de vislumbrar las primeras luces de éste amanecer. Casi siento el impulso de retrasar mi regreso a casa por disfrutar de este leve momento, en el que el cielo, renueva su magia para brillar de nuevo con toda su fuerza.

lunes, 16 de agosto de 2010

Refugio


("Vecindad" - Fotografía de Leyre L.G)

Se vio a sí misma de fondo de la conversación. Estaba allí, en la misma habitación, con todas aquellas personas que bailaban al son de su propia melodía, sumergidas en alcohol, pero sin participar directamente. Fue un déjà vu, un recuerdo de tantas otras noches parecidas y que tan poco le gustaban. La luz de un fluorescente reptaba a través de las paredes, proyectando sombras difusas, leves, como si aquellos cuerpos absorbieran todo lo de alrededor.

Se vio en tercera persona, una mente ajena a todo a aquel caos de gritos y música alegre. Intentó matar su silencio con alguna palabra, con algún retazo de canción, pero se vio a sí misma, una vez más, absurda.

Decidió diluirse en la noche, como una estrella fugaz que a penas se deja ver durante tras unos segundos. Aprovechando su propia cordura, se dejó llevar hasta la calle, y tras unas breves despedidas, pudo volar hacia su refugio.

domingo, 15 de agosto de 2010

VI. Otra Noche Y Sin Compromiso


Al mismo tiempo, en el interior del bar...

- Y ahora... ¿qué pasa con la apuesta?
- ¿Qué pasa? - pregunta Luis.
- Que mi hermano se ha ido fuera a fumar...
- ¿Y?
- ¡Pues que ya no os podéis dar un morreo!
- Si es por morreos te doy uno para que te quedes tranquila, ¿eh?
- ¡Anda hombre! Yo a ti no te doy un beso ni...
- ¿Ni qué? - le corta Luis. - Si desde que hemos empezado la partida no paras de mirarme y de hacerme morritos, ¡venga! Se te ve a la legua que estás colgada por mi... jaja...
- Jaja, ¿¡Yo!? ¿Pero tú de que vas chaval? ¡Mas te gustaría que estuviese detrás tuya suspirando por tus huesos! Ni que fueses un sex symbol...
- Bueno... tú amiga también me miraba... por algo será...
- Pero Cris... ¡vah! es igual... Se ha ido fuera con mi hermano, ¿no? Eso es que pasa de ti...
- Se hace la dura, y hace como que pasa, pero en realidad... se muere porque le de un bocao...

Claudia le lanzó una mirada furibunda.

- Repito, más te gustaría...
- ¿Quieres tomar algo? - preguntó entonces, cambiando de tema.
- Pues... un martini con limón...

Luis arqueó una ceja.

- ¿Qué?
- ¿Vas a pedir eso?
- Sí, ¿tienes algún problema?
- No... tú sabrás...
- ¿Tú que vas a tomar?
- Ron con Cocacola
- ¡Eso es para viejos!
- Lo que tú digas... - dijo encogiéndose de hombros.

sábado, 14 de agosto de 2010

Insomnia


("Jugando con el café" - Fotografía de Leyre L.G)


Que sepas que eres el culpable de que estos días me sienta extrañamente bien.



viernes, 13 de agosto de 2010

II. Noche Mágica


("II.Escena Nocturna" - Fotografía de Leyre L.G)

A penas he podido vislumbrar alguna estrella fugaz. Una, dos, a lo sumo tres bastante brillantes, pero enseguida el cielo se ha cubierto por una espesa capa de nubes y hemos tenido que retirarnos del campo de batalla. Estaba tan concentrada en poder atrapar una con la mirada que se me ha olvidado pedir algún deseo.

De todas formas, ha sido una noche mágica...


(Aunquesólofaltabastú, ojosverdes)





jueves, 12 de agosto de 2010

II. Illumination


("Vuela" - Fotografía de Leyre L.G)


Los mismos acordes, una y otra vez, la misma cantinela de siempre...

Era su forma de sentirse viva, rebozándose una y otra vez en la misma salsa. Y ya olía. Se silenció un momento, intentando amueblar todo aquel desbarajuste de razones e ideales que le hacían mancharse con tanta facilidad, metiendo el dedo en el tarro y removiéndolo todo de nuevo, sólo por no sentir ese vacío que le oprimía las costillas. Aunque con ello acabase con todo el mantel lleno de grasa.

Se sinceró. ¿Por qué? Sencillamente porque era su forma, tal vez no la más sana, de intentar que al otro lado reaccionasen y así tener algún motivo para poder odiar, cómo si ello pudiese provocar el caos en sus esquemas, y fuese más fácil volver a empezar. Lo cierto es que no tenía mucho sentido.

Entonces habló "la voz de la experiencia". Fue clara, sincera. Aquello que dijo tenía tanta razón como que la tierra era redonda, y no plana, como los meros argumentos con los que intentaba excusarse de su actitud Infantil. Le sirvió para darse cuenta que tenía que apreciar lo que tenía, vivir el presente y no en el pasado, y tampoco adelantarse al futuro. Simplemente vivir y disfrutar.

Aquello chocó de nuevo contra aquel muro de cartón piedra que había ido construyendo a su alrededor. Fue tan certero que lo derribó de un sólo golpe. Y entonces se dio cuenta de su error. Se estremeció, una ráfaga de aire se coló entre aquellos ladrillos. Le devolvió parte de la fuerza que necesitaba para seguir caminando y no quedarse en un punto muerto.

Aquella misma noche pudo liberarse de los grilletes a los que se había encadenado sin darse cuenta, y pudo sentir como su corazón y su propia alma podían volver a pronunciar aquellas palabras a las que había tachado de tabú durante tanto tiempo, porque lo sentía de nuevo.

Un cosquilleo le removió las entrañas. Estaba viva.

A "la voz de la experiencia", gracias.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Pero yo (cada vez) menos


("Escena Nocturna" - Fotografía de Leyre L.G)


Me dejo caer hacia el abismo. Durante minutos o tal vez horas pierdo la noción del tiempo. No te vi llegar de lejos, tal vez nunca lo hice. Se trata de un leve pulsar que se atrinchera en mis entrañas y me empaña la mirada.

Desenfrenada, la rabia. Mis labios forman un punto (a parte), como si llegasen a estallar y fuese la mejor solución para no decir palabras de las que luego me arrepienta.

Cada día lo mismo, ¿te das cuenta? "No se te acabará el mundo, a ti no" resuena en mi cabeza.
No, claro que no, solo se hundió un poco más, se resquebrajó y se partió, pero no se acabó. ¿Y a ti? ¿Se te acabó el mundo, o solo la fina línea que recubre tu pompa de jabón se hizo un poco mas delgada?

Ay, no se por qué digo estas cosas, tal vez sea 11 de Agosto y ya no haya nata para endulzar las estrellas.

Es mi forma de decir: ¡venga valiente, sal si te atreves!



martes, 10 de agosto de 2010

Perseidas


(Intento de captura de una estrella - Fotografía de Leyre L.G)


Tras leer varias tiras cómicas de Mafalda, sin que un ápice de sueño asome tras mis párpados, y siendo suficientemente tarde como para poder estar ya en mi quinto sueño, decido apagar la luz y subir la persiana. Oigo al vecino murmurar blasfemias. Es casi como un ritual, siempre a la misma hora. Intento no reírme demasiado alto.

Acomodo la almohada bajo mi cabeza y me acurruco bajo el edredón. Una ligera brisa me revuelve el pelo y siento como los pelillos de mi brazo se erizan, un cosquilleo me recorre de pies a cabeza.

Una pequeña parcela de cielo se acomoda a mi campo de visión. Hay suficiente oscuridad para ver algunas estrellas. Me mantengo agazapada, en silencio, casi sin respirar, como si ello pudiese alterar el orden de la naturaleza.

De repente, una estrella fugaz. A penas sí tenía brillo, pero recorrió largo camino antes de desaparecer del todo. Parpadeé varias veces creyendo habérmelo imaginado, normalmente son muy tímidas y escurridizas. Eso me dio ánimos para seguir mirando, casi sin pestañear, en una postura un poco de contorsionista. Otra mas brillante cayó como una flecha, de camino mas corto, pero lo suficiente para exclamar entusiasmada.

Una lágrima, también tímida y fugaz, rodó por mi mejilla hasta estrellarse contra el colchón.



En los próximos días, las Perseidas, también conocidas como Lágrimas de San Lorenzo, ya que su período de actividad se extiende desde el 16 de julio al 24 de agosto, y tal día como hoy es el día de ese santo, se dejarán caer por el cielo del Hemisferio Norte. Son meteoros que transcurren a alta velocidad, radiando de la constelación de Perseo. Su máximo apogeo suele observarse entre el 11 de agosto y el 13 del mismo.

Este es el segundo año que hago mención especial a este acontecimiento tan mágico. Así que, si tenéis oportunidad, y el cielo se os presenta despejado, y sin mucha contaminación lumínica, os recomiendo que dediquéis unos minutos a contemplarlas, porque merece la pena. Si podéis desplazaros fuera de la ciudad o el pueblo hacedlo, y si tenéis oportunidad, ¡pedid un deseo!


domingo, 8 de agosto de 2010

Sin escapatoria


(Fotografía de Leyre L.G)


- ¿Te puedo pedir un cosa?
- Claro...
- ¿Me das un beso?
- ¿Qué clase de...? ¡Pero si eso no tienes que pedirlo!

....

- Qué extraño... nunca me habían pedido un beso...
- Siempre hay una primera vez para todo...
- Sí, sí...
- ¿Y qué hubiese pasado si aquel día te hubiese pedido uno?
- No lo se... Pero de todas formas, me alegro que no lo hicieses...
- ¿Por qué?
- Podría haberte dicho que no...
- Mmm... Pero de todas formas me acerqué para besarte, y podrías haberme rechazado...
- Mmm... touché...

....

- ¿Puedo pedirte una cosa?
- Claro...
- Bésame


sábado, 7 de agosto de 2010

Circle


("Cielo ardiente" - Fotografía de Leyre L.G)


Necesito vacaciones de estas vacaciones.




(Necesitoperdermeentusabrazos)


viernes, 6 de agosto de 2010

Comptine d'un autre été


Mi teclado y yo:


Espero que os guste...

V. Otra Noche Y Sin Compromiso


Bebieron a morro de sus bebidas y se contemplaron en silencio durante a penas unos minutos. Cristina fue la primera en hablar:

- ¿Por qué te haces el duro?
- ¿Qué clase de pregunta es esa?
- Una como otra cualquiera... - sonrió enigmáticamente.
- Ya, pero... no entiendo a qué viene... dijo Fran mientras se incorporaba de la silla, prestando más atención.
- Por ejemplo, hace un rato, cuando estábamos todos juntos en el billar, lo de "esto es pan comido, nena", y sin embargo después me sales con lo de abrirme la puerta... Es un poco contradictorio, ¿no crees?
- Mujer... que uno tiene su corazoncito...
- Y qué pasa, ¿se te reblandece en presencia de una mujer?
- No... Sólo contigo... Tú... eres diferente... - concluyó.
- ¡Venga! ¡No me hagas reír, Francisco!
- ¿Por qué me llamas Francisco?
- ¿A caso no te llamas así?
- Sí, pero... nadie me llama por el nombre completo...
- ¡Vah! Es solo por tomarte el poco pelo que tienes, jaja, ¿un brindis?
- ¡Joder! ¡No hay quien entienda a las mujeres!
- Chico, que te estaba vacilando, no te molestes... - le guiñó un ojo.
- ¡Pero bueno!
- Lo has puesto muy fácil... Además, como eres el hermano de mi mejor amiga... como que presta...
- Yo soy mayor que tú, así que deberías estar calladita...
- No mucho más... Además si estuviese calladita te aburrirías... ¿no lo has pensado?
- ¿Cuántos años tienes?
- ¿Cuántos crees?
- Por esa carita... unos diecisiete...
- ¡Venga hombre! ¿¡Me estás tomando el pelo!? ¡Si tu hermana tiene veinte!
- ¿Y? ¿No puede tener amigas más pequeñas?
- Sí, pero...
- Bueno, tal vez me haya pasado, creo que tienes unos quince... - le sacó la lengua.
- Lo que tú digas...
- Oooh, ¿No me digas? ¿Te has picado? Qué fácil...
- ¡Que te den!
- Chin - Chin

He hizo entrechocar su botella con la de ella, mientras estallaba en carcajadas.

Illumination


("Persiguiendo al crepúsculo" - Fotografía de Leyre L.G)


En una noche de jueves después de ver a Castle en televisión, (qué maravilla de hombre, cómo me gusta), lo único que pido es un poco de silencio roto por alguna que otra canción nada conocida, y un poco de tiempo para escribir absurdeces, lo justo para que mi madre no chille desde su habitación que ya es hora de irse a la cama, y eso sí, con la luz apagada, porque si no la perra se pone a ladrar y despierta a todos los vecinos.

Es un verano extraño, porque yo anhelaba las tardes de sol y calor, mi cámara de fotos, los cielos abiertos, los paseos al campo, mi piano, mi música, mis paranoias, mi intento de redecorar mi habitación azul y devorar libros hasta que se me salten los ojos. También por qué no, estudiar Biología, Historia, Ciencia, Astronomía, reportajes y otras maravillas del mundo.

Y es verdad, intento disfrutar del cielo, en serio, ¿alguna vez os habéis parado a mirarlo? No es el mismo en cualquier parte, tiene matices, nubes, colores, atardeceres, amaneceres, magia. El cielo es pura magia. O eso es lo que me parece a mi, y es que me encanta mirarlo embobada, con el cuello estirado hacia atrás, contando las estrellas, nombrando las constelaciones, sintiéndome chiquitita, y saludando a la luna cuando se deja ver.

Intento disfrutar de esas pequeñas cosas, pero no se por qué este verano no estoy "entera". Tengo la cabeza en otra parte, no disfruto tanto como otras veces. Me distraigo aquí o allá, pero no me llena, no lo suficiente para estar a gusto. No se por qué es, quizá he madurado de golpe o han pasado muchas cosas en poco tiempo y aún tengo que asentarlas...

(Continuará....)



jueves, 5 de agosto de 2010

Los Puentes de Madison County


(Atardecer - Fotografía de Leyre L.G)


En el mismo momento en el que abrí sus páginas, en el que palpé la textura de sus hojas, en el que comencé a leer palabras sueltas, supe que me enamoraría de esta historia. No solo por lo que cuenta, sino por cómo lo cuenta:


"Se movía sobre su cuerpo, besando alternativamente sus labios, sus orejas, pasándole la lengua por el cuello, lamiéndola como un imponente leopardo en la hierba alta de una sabana.
(...)
Hacían el amor durante una hora, a veces más, luego él se apartaba lentamente y la miraba, y encendía un cigarrillo para él y otro para ella. O bien simplemente se quedaba tendido a su lado, siempre con una mano moviéndose sobre su cuerpo. Después volvía a penetrarla, susurrándole suavemente al oído mientras la amaba, besándola entre una y otra frase, entre una y ora palabra, rodeándole la cintura con el brazo, atrayéndola hacia él, entrando en ella.

Y ella, a perder la conciencia, a respirar más fuerte, a dejarlo que la llevara adonde él vivía y vivía en lugares extraños, embrujados, muy anteriores a la lógica de Darwin.
Con la cara hundida en el cuello de Robert y la piel contra él, Francesca olía ríos y humo de leña, oía trenes de vapor que salían de estaciones invernales en noches de un pasado remoto... (...)

Hacia el amanecer se incorporó ligeramente, y dijo, mirándola a los ojos:

- Para esto estoy aquí, en este planeta, en este momento, Francesca. No para viajar ni para tomar fotos, sino para amarte. Ahora lo sé. He estado cayendo desde el borde de un sitio muy grande, muy alto, en algún lugar del pasado, durante más años que los que he vivido en esta vida. Durante todos estos años, he estado cayendo hacia ti.


miércoles, 4 de agosto de 2010

Runas





martes, 3 de agosto de 2010

IV. Otra noche Y Sin Compromiso


- ¡Joder tío, hemos perdido! Yo no pienso darte ningún morreo - bufó Fran echándose las manos a la cabeza.
- Es parte del trato hermanito, ¿recuerdas?
- ¡No, no! Ni de coña, eso es un trato que habéis echo Luis y tú, ni Cristina ni yo estábamos de acuerdo...
- Pues tú no has dicho nada cuando hemos cerrado el trato...
- ¿¡Qué voy a decir!? ¡Si no me ha dado tiempo!

Claudia y Cristina sonreían ante la victoria.

- Bueno, no hace falta ni que le de a la bola, ¿no?
- Termina la jugada, Cris, que así podremos celebrarlo como se merece...
- Muy bien

Se reclinó ante la mesa de billar y con un ligero toque, la bola blanca golpeó a la negra, que se introdujo en la tronera.

- ¡Bah! Yo me salgo a fuera a fumar - rezongó Fran.
- Te acompaño - dijo Cristina.
- ¿Tú fumas? - preguntó incrédulo.
- No, pero paso de estos tortolitos, se tienen ganas desde que se vieron, y no quiero estar estorbando... - le susurró.
- ¿Luis y mi hermana?
- Sí, ¿no te has dado cuenta? Llevan tonteando durante toda la partida...
- Pero si yo pensaba que...
- ¿Qué?
- Nada... - dijo sacudiendo la cabeza. - Las damas primero...
- ¡Uy! No sabía que fueses todo un caballero...
- Ya ves... Se ve que mi hermana no te ha dado una buena imagen de mi...
- Bueno, no habla de ti, pero lo poco que ha dicho... - sonrió con malicia.

Salieron a la calle y se sentaron en la terraza de aquel bar. Enseguida apareció un camarero, quien les tomó nota.

- Una cerveza - contestó Fran.
- Que sean dos - pidió Cristina.
- ¿Heineken, Mahou... ?
- Heineken - respondieron al unísono.

Por primera vez reparó en ella, sorprendido una vez mas por su elección. Su melena ondulada de color castaño, le cubría los hombros, a penas sí se había maquillado; aquella fina línea de ojos de color negro le hacían una mirada muy sugerente. Sus labios brillaban bajo la luz de las farolas, ya que de vez en cuando se los humedecía con su lengua. Vestía con una camisa ajustada de color rojo, dándole un aire de mujer peligrosa, pantalones pitillo negros y unos zapatos de tacón, aunque no demasiado altos.

- ¿Has terminado ya con tu reconocimiento? - le sorprendió Cristina, sacándole de su ensimismamiento.
- ¿Eh? Perdón, yo... no quería, eh... - farfulló azorado.
- Jajaja, tranquilo... ¡Mira, salvado por el camarero! Aquí llegan nuestras cervezas...

lunes, 2 de agosto de 2010

El pensar



No se qué le daba mas rabia, el pensar que ha estado perdiendo el tiempo, el pensar que ha sido una estúpida, el pensar que a él todavía podía importarle, el pensar que él había seguido con su vida como si nada hubiese pasado, el pensar que quizá nunca le hubiese querido, el pensar que ya lo había superado y sin embargo seguía autodestruyéndose poco a poco...

En aquel momento el pensar(le) había sido un error, y ahora no había escapatoria.

Ojalá pudiese odiarle, sin embargo, se sentía incapaz, eso sí le dio rabia.


Luto


El semblante de su rostro se oscureció mientras hablaba por teléfono. Lo escuchó maldecir en voz baja mientras apuntaba algunos datos en su cuaderno de notas. Algo terrible había sucedido. Un accidente. Alcanzaba a oír palabras sueltas, tres motos, un conductor de coche ebrio, 0'70, antecedentes, heridos, ¿choque frontal?, imposible, un muerto. Era de aquí.

Esperó en el pasillo en silencio. Entonces oyó como colgaba con violencia. Apareció con las notas en la mano y el rostro compungido por el dolor, sus miradas se cruzaron en silencio y supo que no le iba a gustar lo que había pasado.

- Se ve que el del coche adelantó a otro, no les vio, y se llevó a las tres motos por delante...
- Joder, hace falta ser animal, maldito cabrón - susurró apretando los puños.
- Ha habido un muerto...
- ... ¿Quién? - se atrevió a preguntar, deseando profundamente que no fuese nadie conocido.
- El hijo... el hijo del joyero, el fotógrafo...
- ¿¡¡Ese!!? - gritó incrédula, casi con desesperación. - ¡No puede ser! ¿¡Ese!?
- Sí, iba también la novia, pero a ella no le ha pasado nada... ha atendido a los otros...
- ¿¡Se ha muerto!?
- Sí...
- ¡Joder!

Sintió como el estómago se le encogía en un puño, tuvo que agarrarse a un lado del pasillo para no caer. Una punzada de dolor palpitó en su corazón y miles de pensamientos se agolparon en su mente.

"Vale que a penas tenía relación con él, a penas había intercambiado cuatro palabras, pero... alguien tan cercano, conocido, y tan joven, que muera así, por un maldito capullo que conducía borracho, y además con antecedentes, joder, al final siempre le toca al que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado... ¿Y la novia? Ver morir a tu novio en la carretera, al menos fue en el acto... ¡No, no! Por Dios, ¡es horrible! Ya llevaban mucho tiempo juntos, debe ser un palo... Si me pasase eso a mi, si perdiese... Vamos, iría hasta el culpable y..."

Tardó unos minutos en recuperarse del susto, aunque no pudo quitarse de la cabeza que aquel chico hubiese muerto porque otro chico conducía borracho.

¿De qué sirve tanta publicidad en la televisión si luego la gente hace lo que le da la gana?

domingo, 1 de agosto de 2010

Poco Juicio


Una llamada. Una noticia. Un accidente que se podía haber evitado. Un conductor borracho. Un herido. Un muerto. Una familia destrozada. Un instante que te cambia para siempre, que te destroza, que te hunde, que te marca. Impotencia. Rabia. Dolor.



Si bebes, NO conduzcas.

Sábado Noche


Casi haciendo mutis por el foro, desaparezco de la zona de marcha, dónde muchos jóvenes se concentran todavía para disfrutar de un caluroso sábado noche. Contemplo estupefacta como una muchacha grita "Hanna Montana" por la calle y otra clase de palabras mal articuladas, mientras, se tambalea y gesticula sobre sus tacones de aguja. Me da vergüenza ajena, debe tener por lo menos 18 años y ni siquiera se mantiene en pie.


Los bares estaban ambientados con música rápida y marchosa. El calor era insoportable y nuestros cuerpos casi se deslizaban entre las gotitas de sudor que perlaban nuestra piel. Una morena despampanante, contratada por el bar, se contoneaba entre los jóvenes que la miraban hipnotizados. Pantalones cortos y escote generoso era todo su vestuario. Se dejaba ver, sentir y desear, pero siempre inalcanzable. Además, otro chico, también contratado, captaba la mirada deseosa de muchas chicas del local. Pantalones ajustados, y torso al descubierto, perfectamente marcado y totalmente depilado.

- Está buenísimo, ¿eh? - me pregunta una amiga.
- Por Dios, menudo cuerpazo - corroboro - aunque me parece que está liado con la otra chica...
- ¡Eso da igual!
- Jajaja, todo para ti, tranquila - sonrío.

El alcohol corría por nuestras venas, nos dejábamos llevar por el ritmo, por las ganas de pasar un buen rato, y desconectábamos por un momento de nuestra realidad, para fundirnos en la noche, aún joven.