Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

jueves, 18 de noviembre de 2010

Homenaje


("Facultad de Psicología y Logopedia" - Fotografía de Leyre L.G)


- Disculpad que les moleste, joven alumno y alumna... - dice respetuoso un señor con aires de caballero andante.

Viste traje gris, tiene el cabello cano, peinado con delicadeza hacia atrás, y unas gafas con montura dorada. Las manos están entrelazadas en su espalda, su pose es erguida, y su rostro expresa dulzura y sabiduría.

- En absoluto - contestamos a la vez.
- ¿Qué se estudia en este edificio?
- Psicología y Logopedia
- Aah... Tengo entendido que estudian más mujeres que hombres en Psicología...
- En efecto...
- Por supuesto... dicen que las mujeres tienen, no un sexto sentido, sino hasta un séptimo para estas cosas... ¿eh? - sonríe. - ¿Tú que opinas?
- Estoy de acuerdo, no lo dudo... - contesta mi acompañante.

Los dos me miran. Sonrío. Sonríen.

- Ajá, si lo dice es por algo, ¿eh? ... Y decidme... ¿cuantos años de estudio son?
- Bueno, ahora las cosas han cambiado, son cuatro años. Cuatro años para Psicología y cuatro años para Logopedia...
- ¿Están relacionados?
- No, son independientes una de la otra...
- Ah... y ¿qué se estudia en Logopedia?
- Lenguaje, enseñar a los niños a hablar correctamente... - contesto.
- Bueno, a los niños, y a los mayores, ¿no?
- Sí, cierto - corroboro.
- Porque hay que ver el lenguaje que tienen los jóvenes de hoy en día... Lo maleducados que son...
- Lamentable - suspiro.
- Aunque yo... creo que ya no tengo mucho para aprender, porque verán, voy ya camino de los ochenta años...
- Ochenta años... - nos sorprendemos.
- Y ya me como las palabras, no las pronuncio bien... creo que poco tengo que aprender... En fin, como se diría en portugués... molto obrigado, tengan buenas noches...
- Buenas noches - nos despedimos.



Éstas situaciones me llegan al corazón. Éste es mi pequeño homenaje para un caballero con el corazón de oro que nos ha llegado al alma.

1 comentario:

tinta negra dijo...

que buen homenaje..te quedo esplendido!°

Saludos!°