Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

jueves, 14 de octubre de 2010

XI. Otra Noche Y Sin Compromiso


- ¡Déjame, por favor! - imploró Cristina con desesperación mientras intentaba zafarse de Dani.
- ¿No te gusta cariño? Yo pensaba que a las niñas cómo tú les gustaba la marcha... - le susurró al oído con voz melosa, mientras le sujetaba las manos a la espalda y la arrastraba hacia la oscuridad de las callejuelas, lejos de miradas indiscretas.
- Por favor... - sollozó. - Tú no eres... no eras...
- ¡Cállate! ¿Qué pensabas que era, tu príncipe azul? ¿El chico perfecto, romántico y cariñoso que todas mujeres buscan? ¿Pensabas que podías jugar conmigo y después mandarme a la mierda?
- Yo... no, yo... ¡por favor!
- Disfruta nena, ya verás como lo pasas bien...
- ¡¡¡No!!!


Mientras tanto, unas calles más arriba...

- ¿Pero quien es ese tío?
- ¿Otra vez Fran? Un primo de Juan Carlos...
- No lo he visto en mi vida... ¿Desde cuándo salís vosotras con Juan Carlos y compañía?
- Vah, alguna vez nos hemos juntado con ellos, nos echamos unas risas y para casa...
- ¿Y él estaba?
- No... pero el otro día nos lo presentaron, ¡tampoco le hicimos el tercer grado!
- ¿Y Cristina...?
- Sí, se lió con él...
- A mi ese querubín me da mala espina - habló entonces Luis. - Tiene un aire siniestro...
- ¡Estáis como cabras! Vale que hoy tenía algo raro, pero tampoco es para...
- Espera - le cortó Fran. - ¿Habéis oído eso? - dijo escrutando la calle por la que habían subido.
- ¿El qué? - preguntó Claudia.
- Un grito... - susurró seco Luis.

Fran le lanzó una mirada fugaz a su amigo, y asintiendo en silencio, giraron sobre sus talones y como una exhalación, corrieron calle abajo.

2 comentarios:

Sinfonia♥ dijo...

me gusto muchisimooo :)

tinta negra dijo...

algo atrante...es que acaba?


Saludos!°