Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

sábado, 25 de septiembre de 2010

X. Otra Noche Y Sin Compromiso


- ¿Qué tal? - preguntó Dani cuando al fin los dejaron solos.
- Muy bien - respondió Cristina fríamente. - Pensaba que se te había tragado la tierra, como no has vuelto a dar señales de vida...
- Ya bueno, he estado trabajando y no he tenido mucho tiempo... ¿Quieres tomar algo?
- Acabo de tomar una cerveza...
- Pues otra, te invito yo...
- No gracias...

Entonces dio un paso hacia ella estirando su mano hasta rozar su mejilla.

- Te he echado de menos...
- ¡Jajaja! Se nota, se nota... - contestó mordaz.
- ¡Eh! ¿Qué te pasa? Vengo aquí con buenas intenciones y lo único que recibo son puñales de hielo... ¿No te lo pasaste bien la otra noche?
- Sí... - tuvo que reconocer.
- ¿Entonces? ¡Joder ni que estuviésemos saliendo! No te tengo por qué dar explicaciones de nada...
- ¡Bueno, vale, tranquilo! Es que me ha sorprendido que de repente salieses de la nada, después de tantos días...
- Pero estoy aquí, ¿no? Podría haber pasado de ti y ni siquiera haberte saludado...
- Ya...

Se miraron en silencio. Ella con suspicacia y él todavía molesto ante su frialdad, y sin embargo preguntó:

- ¿Damos una vuelta?
- Sí, mejor movámonos, me estoy empezando a congelar...
- Tranquila, yo te caliento... jaja...
- ¿Tú? Pero si ni siquiera eres capaz de...

No pudo terminar la frase, Dani le agarró por la cintura, y atrayéndola hacia sí, le mordió con rabia las palabras, callando sus quejas, desatando el desenfreno.

Cristina se dejó besar, no sabía muy bien si realmente era lo que quería, o simplemente lo necesitaba, como una descarga de adrenalina y un dejar de lado todas sus preocupaciones. Como un juego inocente, persiguiéndose los labios, las miradas, la lengua, las manos...

Sin embargo, notó en Dani un ansia hasta ahora desconocida, sus manos la recorrían ávidamente, desde su pelo hasta su cintura, agarrando con descaro su pecho, sin cuidado, y reteniéndola cada vez mas fuerte contra su cuerpo, dónde cada vez tenía menos espacio para moverse. Entonces, sintió miedo, el juego se había transformado en algo peligroso para lo cual no estaba preparada.


3 comentarios:

enjoymylyrics dijo...

Te sigo, por escribir cosas tan buenas.. pianista de mente caótica ;)

tinta negra dijo...

el amor asi es de magico y siempre se presenta en un momento especial!°


Saludos!°

Maria dijo...

Cristina deberia andarse con mas cuidado...
Enhorabuena por escribir como lo haces, es maravilloso,
.m