Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

sábado, 18 de septiembre de 2010

Mágico e Indescriptible


Café, Andy McKee inundando la habitación con su guitarra acústica, rasgando el aire con melodías tan fascinantes, que me resulta imposible no fusionarme con esa magia a la que todos llaman música.

Into the Ocean - Andy McKee

Entre mis manos, "Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo" de Albert Espinosa. Con un lápiz subrayo párrafos llenos de sentimientos, y sobretodo emociones. Me resulta fascinante. Ha logrado una perfecta armonía, y me siento tan viva, tan emocionada al leerlo, que lo único que puedo hacer es coger papel y boli y ponerme a escribir sobre cientos de aleteos que desordenan mis pensamientos.

Cito:

"Rompí a llorar. Me encanta esa expresión. No se dice rompí a comer o rompí a caminar. Rompes a llorar o a reír. Creo que vale la pena hacerse añicos por esos sentimientos".

"Es horrible y tenebroso echar de menos algo que no has poseído"

"¿De qué va la vida? Pues de amor"

"Las ideas, la creación, dependen de lo que te rodea".

"Me gusta la gente que te hace sentir cálido tan fácilmente. Lo consiguen de una manera tan sencilla que no reconoces cómo lo logran"


Siempre he admirado a aquellos escritores que tienen la capacidad de emocionar con tan pocas palabras. Que hacen que abras los ojos y por un instante, te inunde una pasión, un sentimiento tan grande, que incluso llegues a comprender el sentido de tu vida, de lo que quieres hacer, de dónde quieres ir. Como si de repente, todo lo que has estado buscando durante tanto tiempo estuviese ahí mismo, escondido entre las páginas de aquel libro. Tener ese poder, ese don, de hacerte sentir (tan) vivo.

Lo mismo me pasa con otras personas que son capaces de poner su alma, su pasión en lo que hacen, como si por un instante se olvidasen de los que están a su alrededor y fuesen ellos mismos, pura vida, pura magia, puro sentimiento, eclipsando todo cuanto hay a su alrededor. Por un momento dejan de lado sus pensamientos, sus angustias, sus sufrimientos y se dejan llevar.

Creo que todos en algún momento de nuestra vida deberíamos sentir eso. Da igual cómo sea, lo que estemos haciendo, o dónde nos situemos. Sentir algo tan primitivo que por un momento "dejemos de ser humanos" para convertirnos, simplemente en energía; irradiarla por cada uno de los poros de nuestra piel, colisionando con la realidad y con los esquemas racionales que nos anclan al suelo.



(Recomiendo encarecidamente la lectura de este libro.
Es una historia diferente, fantástica,
futurista, llena de magia, vida y pasión.)

1 comentario:

tinta negra dijo...

las palabras, las letras de texto me han emocionado.. es verdad todo el mundo tiene derecho a sentir esooo
saludos!°