Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Cuesta arriba


Me siento absurda, salgo a la calle y me siento absurda, frágil, perdida, débil. Es la misma sensación que me persigue ya durante tantos años y que no consigo, por mas que rasco, despegármela de la piel. Intento mantener la pose erguida, hombros atrás, barbilla en ángulo recto, y lo que más me cuesta, darle cuerda a una sonrisa que se resiste a dibujarse en mis labios. Me repito mentalmente que nadie va a estar pensando, mal hablando de mi, que han pasado los años y la gente tiene cosas mas interesantes que hacer.

Sin embargo, la calle se me hace un poco más cuesta arriba, y mis hombros tambalean en su equilibrio. Noto ciertas miradas de desaprobación, tal vez provocadas por mi propia paranoia, en un intento de justificar mi forma de actuar, un tanto cohibida y apagada.


La sensación al llegar a casa siempre es de seguridad, y me siento culpable al seguir huyendo de mi propia fuerza para dejar correr, olvidar, las cosas que ocurrieron en un pasado, y que sin embargo, siguen atormentando mis pensamientos.

4 comentarios:

Beautiful Disaster dijo...

Te entiendo bastante, sabes? A veces es difícil dejar el pasado atrás, sobretodo cuando te persigue... pero hay que hacerlo, aunque cueste. Hay que seguir subiendo, y cuando llegues al final de la cuesta, puedes empujar ese pasado y todos los miedos que conlleva y ver como ruedan. Cuesta abajo.
Un abrazo y mucha fuerza, que tú puedes! ^^

sophie dijo...

Hay días que son cuesta arriba, que los pensamientos te atormetan más que de costumbre, que sientes que te faltan fuerzas pero la buena noticia es que también hay días de sol, en que tomas fuerzas y sigues adelante.
ánimo, un beso

Ove I. Moore dijo...

Uf, soy la primera que no puede salir a la calle sin haberse asegurado de que cada pelo de su cabeza está en la posición correcta.

Luego siempre siento que la gente me mira raro. Pero pasará la sensación, en cuanto nos agarremos como stripper a barra americana a lo que nos hace mejores que los demás, no crees? :) [Porque somos mejores. Eso no lo dudes.]

Gracias, Elendilae, o Leyre, o todos tus nombres. Gracias por esos comentarios que me hacen sentir un poco mejor, y tener siempre tiempo para recordarme que puede que eso de juntar palabras se me de bien.

Y sobretodo, gracias por dejarme claro que "No es tanto el calor como tú, Sevilla" ES una entrada especial, y no es sólo que mi Sevilla es una persona demasiado especial para mi :)


Espero que todo te vaya mejor en cuanto veas las calles un poco más cuesta abajo.
Un abrazo inmenso.

Ove I. Moore dijo...

[Ah, por cierto. Respecto a tu pregunta de dónde he aprendido a escribir así, no te miento si te digo que en gran parte, estoy tan sorprendida como tú. Es decir, sería de un egoísta absurdo decir que soy autodidacta, pero sí es verdad que es ahora cuando empiezo a leer cosas que de verdad merecen la pena. Antes de eso, sólo he leído un gran montón de cosas "nonecesariamenteconstructivas" Es decir, a mí mi padre me leyó el Quijote con 5 años para hacerme dormir, y aprendí a leer con Mortadelo y Filemón. Pero el verso, el verso me lo han dado Ruibal, Serrat y Amaral :) Lo demás, es el resultado de sentir cosas tan descomunalmente grandes que no he visto a nadie describir jamás. ]