Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

lunes, 2 de agosto de 2010

Luto


El semblante de su rostro se oscureció mientras hablaba por teléfono. Lo escuchó maldecir en voz baja mientras apuntaba algunos datos en su cuaderno de notas. Algo terrible había sucedido. Un accidente. Alcanzaba a oír palabras sueltas, tres motos, un conductor de coche ebrio, 0'70, antecedentes, heridos, ¿choque frontal?, imposible, un muerto. Era de aquí.

Esperó en el pasillo en silencio. Entonces oyó como colgaba con violencia. Apareció con las notas en la mano y el rostro compungido por el dolor, sus miradas se cruzaron en silencio y supo que no le iba a gustar lo que había pasado.

- Se ve que el del coche adelantó a otro, no les vio, y se llevó a las tres motos por delante...
- Joder, hace falta ser animal, maldito cabrón - susurró apretando los puños.
- Ha habido un muerto...
- ... ¿Quién? - se atrevió a preguntar, deseando profundamente que no fuese nadie conocido.
- El hijo... el hijo del joyero, el fotógrafo...
- ¿¡¡Ese!!? - gritó incrédula, casi con desesperación. - ¡No puede ser! ¿¡Ese!?
- Sí, iba también la novia, pero a ella no le ha pasado nada... ha atendido a los otros...
- ¿¡Se ha muerto!?
- Sí...
- ¡Joder!

Sintió como el estómago se le encogía en un puño, tuvo que agarrarse a un lado del pasillo para no caer. Una punzada de dolor palpitó en su corazón y miles de pensamientos se agolparon en su mente.

"Vale que a penas tenía relación con él, a penas había intercambiado cuatro palabras, pero... alguien tan cercano, conocido, y tan joven, que muera así, por un maldito capullo que conducía borracho, y además con antecedentes, joder, al final siempre le toca al que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado... ¿Y la novia? Ver morir a tu novio en la carretera, al menos fue en el acto... ¡No, no! Por Dios, ¡es horrible! Ya llevaban mucho tiempo juntos, debe ser un palo... Si me pasase eso a mi, si perdiese... Vamos, iría hasta el culpable y..."

Tardó unos minutos en recuperarse del susto, aunque no pudo quitarse de la cabeza que aquel chico hubiese muerto porque otro chico conducía borracho.

¿De qué sirve tanta publicidad en la televisión si luego la gente hace lo que le da la gana?

No hay comentarios: